Germán Venegas, la hibridación de lo espiritual

La exposición más exhaustiva que se ha montado en nuestro país de la obra del artista Germán Venegas (Puebla, 1959), se presenta en el Museo Tamayo Arte Contemporáneo hasta el 31 de marzo de 2019. Todo lo otro. Germán Venegas es el título de la muestra integrada por 350 piezas que abarcan su trayectoria creativa desde 1995 hasta la fecha.

“Se divide en tres vertientes que han estado presentes en su obra: temas y representaciones de la Historia del arte, el Budismo zen y la mitología prehispánica, en especial, las cosmogonía mexica”, explicó José Antonio Cornejo, del área educativa del museo. Señaló que toda la exposición habla sobre la introspección, sobre quién eres y hacia dónde quieres llegar.

Durante el recorrido por las salas se pueden apreciar dibujos con tinta sobre papel, talla de madera estucada, esculturas, temples y óleos sobre tela, además de 15 series reunidas.



Desde temprana hora, público nacional y extranjero disfruta del trabajo del pintor, escultor, dibujante y grabador mexicano que se ha caracterizado por la hibridación de tradiciones y mitologías.

Entre las obras destaca un Buda monumental tallado en madera de cinco toneladas de peso, que conecta el universo mitológico de Venegas ubicado a la altura de la cabeza, con su propuesta terrenal que se exhibe en las salas ubicadas a los pies de la escultura.

Por ello, las diferentes series están distribuidas de acuerdo a su temática. Desde la sala superior (sala 6), el Buda asoma su cabeza y de frente hay piezas relacionadas con lo esotérico, la mitología y las deidades, es el caso de Tlalocan (2015-2017) y la serie Ehécatl (2007-2009) en tinta sobre papel.

El paso por lo espiritual y divino por medio de la sabiduría, la meditación y el ascetismo aparecen en dípticos como Encuentro en el bosqueDecapitación y Lección.

Alrededor de la sala 3 se despliegan 54 obras pertenecientes a la serie El violín y la flauta, dando cuenta del trabajo que Venegas realizó a partir del cuadro clásico El desollamiento de Marsias, de Tiziano, en un acto de repetición en la que incorpora la práctica budista a su trabajo como artista.

Uno de los espacios de la sala 4 está dedicado por completo a la serie de Autorretratos (2006) en el que el artista se representa a sí mismo.

_____

_____

Finalmente en las series Tlatoanis y Monos, Venegas explora dos estados de conciencia: el ego exacerbado y la exaltación. En el apartado “Todo lo otro”, se estructura alrededor de una serie de dualidades: lo terrenal y lo religioso, lo humano y las deidades y los pies del Buda y su mente.

Esta exposición representa el regreso de Germán Venegas a los recintos museísticos, después de 20 años de permanecer alejado de ellos.

Actualmente la obra forma parte de colecciones de importantes instituciones públicas y privadas, como lo son el Museo de Ponce, en Puerto Rico; el Museo de Arte Moderno, en la CDMX; el Museo Metropolitano de Nueva York; el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo en Badajoz, España, y las colecciones de Carlos Ashida, Francesco Pellizzi, Enrique Guerrero, Diego Sada, Gilberto Charpenel, Roy Smith. Así como de la Galería OMR y Ramis Barquet, en Nueva York.

Todo lo otro. Germán Venegas permanecerá hasta el 31 de marzo de 2019 en el Museo Tamayo Arte Contemporáneo, ubicado en Av. Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec. El museo permanecerá cerrado únicamente el 1 de enero.

De martes a viernes hay visitas guiadas gratuitas a las 13 horas. Sábados y domingos a las 16 horas.

Información: CGP

Previo

Polarización en México, ¿sectarismo o convicción política?

Siguiente

La magia de El cascanueces regresa a Los Pinos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *