Explicador: En Veracruz están liberando a ex funcionarios de Duarte y piden la cabeza del fiscal

¿En qué se está gastando el bono democrático e histórico de Morena? En algunos estados, como Veracruz, con acciones confusas que apelarían al dicho no hagas cosas buenas que parecen malas. 

Pasa que en el Congreso local, donde los de AMLO son mayoría, se baraja la posibilidad de remover al actual Fiscal del Estado (Jorge Winckler) ante la reciente liberación de un grupo de ex funcionarios acusados o ligados a los actos de corrupción del sexenio de Javier Duarte en Veracruz.

Mientras algunos, como Antonio Tarek siguen libres sin mayores consecuencias, otros ya pisan las calles para enfrentar su proceso en libertad  debido a fianzas y demás artimañas. Esto también aplica para aquellos que están acusados de tortura y hechos violentos, como el ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez.

Leemos en Animal Político, en una investigación de Arturo Ángel:

Tan solo esta semana han recuperado su libertad tres exfuncionarios del gobierno de Javier Duarte que se encontraban presos: el exsecretario de Seguridad Pública Arturo Bermúdez, el exsecretario de Finanzas Mauricio Audirac, y el excomisionado del Sistema de Aguas Francisco Valencia. Ninguno de ellos está exonerado, pero ganaron amparos para que sigan sus procesos en libertad y no en prisión, como se había decretado originalmente.

Bermúdez, al igual que una veintena de expolicías de la administración de Duarte, están acusados de haber implementado una supuesta estrategia de combate al crimen, que en realidad consistía en detener ilegalmente a personas (en su mayoría jóvenes) de los cuales no se volvía a saber de ellos.

Ante estos hechos, la bancada de Morena y algunos funcionarios estatales (de la misma extracción política) están pidiendo la cabeza del actual fiscal, con el colmo de que su predecesor Luis Ángel Bravo (también ligado en actos corruptos) está también en la antesala de obtener un amparo en contra de una orden de aprehensión.

¿Incompetencia de Wrinckler o revanchismo de Morena? 

Justamente el caso tiene esas dos aristas, ya que la diputada panista Josefina Gamboa argumenta que no deberían buscarse opciones para remover al fiscal, quien entró al cargo durante la administración pasada (del panista Yunes) y es más bien ajeno a los intereses de los legisladores de Morena. Dice el reporte de Arturo Ángel en Animal:

“Lo que está pasando en el tema del fiscal es un atentado no solo contra la autonomía de esa institución, sino contra la división de poderes. Y se hacen valer de la falta de representatividad que tenemos en varias comisiones (…) ahora quieren destituir y meter a la cárcel al fiscal que encarceló a los duartistas, y si eso no es una clara protección y complicidad (del gobierno de Morena) con Duarte, y si no es un claro revanchismo con el que lo metió a la cárcel, yo ya no sé qué sea. Es una locura lo que está sucediendo”, concluyó Gamboa.

A pesar de esta lógica, es difícil validar la efectividad de Wrinckler ya que los de Morena indican que es gracias a los errores de su oficina que los ex funcionarios de Duarte están enfrentando su proceso en libertad o bien, obteniendo amparos.  Esta visión tan noble o en pro de la eficiencia se mancha un poco cuando caemos en cuenta que el mismo Arturo Bermúdez, el duartista ex titular de Seguridad recién amparado, es uno de los proponentes de una especie de juicio político contra Wrinckler.

Para rematar, tenemos al gobernador morenista declarando contra el Fiscal y más bien defendiendo a Bermúdez. Leemos en XEU:

El gobernador Cuitláhuac García afirmó que el fiscal general del Estado, Jorge Winckler, negoció con el ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez, imputarlo solo por el delito de desaparición forzada, ya que es un delito calificado como no grave.

“Tenemos información precisa de que fue el fiscal general del estado, Jorge Winckler Ortiz, quien negoció con Bermúdez Zurita solo por el delito de desaparición forzada, el cual lamentablemente no es considerado grave en el estado de Veracruz”, dijo acompañado del secretario de Gobernación, Eric Cisneros.

“En una acción perversa, le ofreció meterlo a la cárcel para que él posteriormente pudiera salir, siempre y cuando cooperara con lo que ellos llamaron pruebas de amor, como aquella de entregarles una casa en Estados Unidos para que Yunes Linares la usara en tiempos electorales”, agregó.

PARA LEER: El reporte completo en Animal Político


Vídeo Recomendado

Previo

¿Es peligroso este “nuevo amor”?

Siguiente

Aumentan los delitos que ameritan prisión preventiva, pero eso va contra los DDHH (y Morena votó a favor)

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *