El futbol impacta el medio ambiente

En el videoblog “La Reimers Apunta”, la periodista deportiva Marion Reimers y Leonora Millán, experta en medio ambiente, presentaron cifras y datos contundentes sobre el impacto ambiental del futbol. Por ejemplo, en cada partido se gastan 29 mil 700 litros de agua. También presentaron el caso del estadio BBVA en Monterrey donde hubo deforestación.

“Todos los eventos futbolísticos y lo que implican, contaminan.”

El impacto ambiental primordial es la generación de CO2 a través de los vuelos.

Se estima que en cada partido se generan entre 50 y 70 toneladas de basura. Se ha presupuestado en España que en cada partido de futbol se gasta en energía eléctrica lo similar al gasto diario en 600 hogares, también mencionaron que la fabricación de playeras o balones implica procesos de transformación de elementos que afectan la calidad en el ambiente.

Los efectos más claros se ven en los eventos masivos como los mundiales, por ejemplo en Sudáfrica 2010 se emitieron 2.75 millones de toneladas de CO2 y en Brasil 2.71 millones, los principales emisores son los medios de transporte, ya sea aéreos o terrestres. En Rusia, se emitieron 2.1 millones, debido a que aunque hubo medidas positivas como la construcción con materiales reciclados o iluminación LED, los traslados en avión siguen representando el 80% de los agentes emisores.

Algunos equipos y la FIFA han apostado por medidas ecológicas que no resultan suficientes como el pasto sintético porque necesita menos agua, sin embargo según estudios, el caucho tiene impactos negativos en los jugadores. Tigres por ejemplo, ha organizado brigadas de reforestación, tanto Leonora como Marion afirman que estas medidas son paliativas y no suficientes y presentaron algunos casos de éxito para cuidar el medio ambiente dentro del futbol:

  • El St. Pauli de Alemania ha creado condiciones favorables para que las abejas produzcan miel dentro de su estadio.
  • El Green Forest de Inglaterra es el único equipo en tener acreditación EMAS gracias a campos orgánicos, uso de paneles solares y otros mecanismos.

Entre las acciones que recomiendan para reducir el impacto en el futbol se encuentran evitar las retransmisiones o evitar partidos de noche para gastar menos energía eléctrica, que los estadios usen plantas ecológicas generadoras de luz, reciclar el agua en los estadios, campañas de concientización para reciclar basura, vender un solo vaso de cerveza cuando se consumen más de una, que los equipos no usen tres o cuatro equipaciones por jugador, no tirar basura en el estadio, ir al estadio en transporte público, entre algunas otras.

Sin duda, como muchas actividades humanas, el futbol también tiene un impacto ambiental, que resulta necesario e importante visibilizar para tomar medidas al respecto.

Previo

#FiscalíaQueSirva En Jalisco el ejecutivo responde a críticas, pero a nivel nacional hubo cerrazón

Siguiente

Personaje deportivo del año: Golden State Warriors

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *