“Al estilo Jalisco” una novela de Juan Pablo Villalobos

Juan Pablo Villalobos es un escritor tapatío ganador del Premio Herralde por “No voy a pedir a nadie que me crea” y escritor de “Yo tuve un sueño”, libro que en la reciente edición en la FIL presentaron Risco y Warkentin. En esa misma edición se presentó “Al estilo Jalisco” de Editorial Pollo Blanco, una novela sobre la vida cotidiana, el futbol y sobre todo sobre México.

La novela desarrolla distintas ideas que quisiera enunciar:

Todos somos atlistas

La narración versa sobre un aficionado futbolero, que dentro del mediano fracaso del emprendedurismo monta un espectáculo de futbol con leyendas brasileñas falsas para cobrar dinero en los pueblos de México; esos shows que hoy se dan con tanta regularidad. Emprende una aventura para encontrar a los mejores dobles de Zacarías, Gerson, Jairzinho y montar una selección uruguaya que funja como el equipo chocolate que deja que se luzcan los brasileños.

El protagonista se enamora del Brasil de los 70s, porque es uno de los pocos equipos que cumplieron con la utopía del futbol, quizá otro de esos equipos sea el Barcelona o la España de 2010. Y en esencia, esos equipos son radicales porque no van con la regla, aunque Villalobos hace una clara referencia al atlismo en un tono de burla, pareciera que en el fondo lo que quiere reflejar es que todos somos atlistas, porque el atlismo, según el autor; es ver a una mujer bella todo el tiempo, pero que nunca puedes tocarla, ni aunque juegues el mejor futbol del mundo. Así la vida cotidiana está llena de lecciones, hagamos lo que hagamos, juguemos al mejor futbol del mundo, hagamos el mejor ensayo o la mejor acción en nuestro trabajo, la mayoría de las veces seremos nadie, nada, fracasaremos y la mujer bella ni siquiera nos va a mirar.

México y la chingada

En muchos cierres de capítulos, Villalobos los sentencia: y ahí fue cuando todo se fue a la chingada, en un símil de nuestro país, de nosotros y de nuestra vida, cuando decisiones incorrectas son una serie de actos que hacen que al final todo se vaya a la chingada. En la travesía de montar y presentar el show, el personaje principal revela la impunidad, la cultura del narco y el lavado de dinero que está infiltrado en múltiples instituciones sociales, culturales, deportivas y públicas en nuestro país: cada paso que da, cada acción y cada decisión, lo llevan hacia ese lugar, hacia la chingada.

El futbol, la derrota y nosotros

La novela tiene el don de reflejar la relación tan cercana entre el futbol y nuestra sociedad y ofrece una explicación sublime sobre ello, ante una derrota inesperada el personaje principal cae en cuenta que a la gente le gusta descubrir que todo el mundo falla, que hasta Pelé puede equivocarse, le gusta sentir esa empatía con el derrotado, porque la vida cotidiana es una derrota continua ante la adversidad de la realidad. Aunque siempre está del lado ganador, el fondo es que disfruta más ver el perdedor, llorar por la derrota que gozar con el triunfador.

Así somos nosotros, así es el estilo Jalisco, el estilo México y el estilo humano, quizá por eso el futbol es el deporte internacional por excelencia, porque dice mucho de nosotros y de nuestra vida cotidiana.

La fama y los vicios

De manera invisible la novela hace una crítica social hacia la fama, la muy pequeña fama de algunos personaje y su refugio en los vicios, en lo vacío y en lo efímero.

Al estilo Jalisco es una novela sobre futbol, sobre México, sobre la derrota y sobre la cotidianidad.


Vídeo Recomendado

Previo

La proyección de <i>Roma</i> en Los Pinos se convierte en fiesta popular

Siguiente

La importancia del sexo en la selección natural

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *