Nosotrxs lxs indixs

Hugo Blanco es un dirigente campesino quechua del Cusco, Perú. Su lucha por la tierra desde la década del sesenta, constituye una de las más grandes historias rebeldes que han florecido en este territorio sin fronteras que llamamos Abya Yala. En la época de militancia política del joven Hugo, la retórica marxista-leninista ocupaba gran parte del discurso revolucionario peruano e invisibilizaba los saberes indígenas tras el disfraz de las masas proletarias. Hugo apeló entonces a dominar la lengua indígena, el quechua, para poder conversar con los indios e impulsar las luchas campesinas.

Fue así que comprendió la complejidad de su identidad, de los problemas de los pueblos, más allá de predicar su propia ideología. Hugo dedico su vida entonces a la defensa de los pueblos y sus formas de vida con la tierra. Como consecuencia de su inquebrantable espíritu fue golpeado, torturado, vivió largos años como preso político y tuvo que afrontar algunos exilios para no ser asesinado. Sus ideas, más vigentes que nunca, impulsaron enormes procesos de organización campesina en el Perú, incluyendo la formulación de la primera Reforma Agraria “desde abajo”.

Actualmente sigue recorriendo territorios indígenas, campesinos y populares a sus casi noventa años y edita mensualmente el periódico “Lucha Indígena” que distribuye vía internet a compañerxs de decenas de países del mundo. Su sed de aprender, escuchar y conversar con las luchas nunca termina. El legado de su rebelde caminar se teje en cada conversación que brota y atraviesa algún lapso de su vida, en cada lectura de sus textos que hace la gente común que se opone a ese sistema de muerte.

Su obra más importante titulada “Nosotros Los Indios”, consiste en una significativa aportación de Hugo que inspira a pueblos y procesos a seguir resistiendo, a dejar de negar la Madre Tierra, a encontrar lo indio dentro de nosotrxs, lo que en verdad somos “nosotros, los pisoteados por todos; nosotros, los más burros que los burros; nosotros, los azotados peor que perros; nosotros, los escupidos. Sí, tayta, en una palabra, entonces, nosotros los INDIOS.”

A  continuación reproducimos el texto “Nosotrxs lxs indixs”, escrito por el propio Hugo Blanco y publicado en la edición 147 del periódico ‘Lucha Indígena’, para compartir el legado que ya comienza a caminar.1Introducción por Alberto Colín Huizar.

Nosotrxs lxs indixs – Por Hugo Blanco

Por mis ansias de seguir en la lucha cuando estoy cada vez más cerca de la muerte, pedí a las personas relacionadas conmigo que cuando muriera cremaran mi cuerpo, metieran las cenizas en frasquitos y las enviaran a los grupos de las diferentes luchas sociales.

El compañero colombiano Manuel Rozental me dijo que eso era una estupidez, que lo que debía hacer en favor de las luchas era compartir mi experiencia con lxs luchadorxs actuales.
El libro «Nosotros los Indios» es la colección de escritos míos en diversas épocas, inclusive en la isla penal «El Frontón», donde me enviaron luego de no haberse atrevido a sentenciarme a muerte como pidió el fiscal.

El libro se ha editado 3 veces en castellano, una en inglés y otra en italiano. Ahí están las principales lecciones que la vida me ha enseñado.

Como por mi edad ya no debo vivir solo, ahora radico en México, con mi compañera Ana.
Desde el colectivo «Pueblos en Camino» organizamos con Manuel un grupo que denominamos «Nosotrxs lxs Indixs», con integrantes de diferentes países y diferentes grupos en México. Tenemos reuniones periódicas por internet. Originalmente la idea central era preparar una cuarta edición, por lo que vamos leyendo capítulo por capítulo para ver su validez actual o no y hacerle los cambios necesarios. Comenzamos cambiando el nombre, corrigiendo mi machismo, se llamará «Nosotrxs lxs Indixs». Además debemos agregar algunos temas, como la lucha internacional de las mujeres contra el sistema patriarcal, sobre todo el ejemplo de las mujeres kurdas.

Pero más importante que la reedición ha resultado la idea de trabajar los capítulos o temas por separado, para hacer de estos escritos un material accesible de reflexión y organización en las diferentes luchas. La primera experiencia en este sentido se llevó a cabo en Guadalajara. La Brigada Dr. Ignacio Martín Baró tiene trabajo con estudiantes y organizaciones sociales. Ya habían dado a leer mis escritos a su gente, de modo que conocían mis luchas, cuando fuimos mi compañera y yo a visitarlos. Tuvimos reuniones muy concurridas y emotivas donde la gente se comprometió a seguir luchando con el grito de «¡Tierra o muerte! ¡Venceremos!»

En octubre se realizó en Quito, Ecuador, el Congreso Internacional Indígena «Cuerpos, despojos, territorios: vida amenazada» y el grupo Nosotrxs lxs indixs decidió participar. Nos representó el compañero de Querétaro, René Olvera. Escogimos qué capítulos del libro podían ser útiles y allá en Quito se hizo una edición para repartir a lxs asistentes. Hay compañerxs de allá que se integran a nuestro grupo. Mandamos videos acerca de nuestro proyecto. Un colectivo acá en México trabaja con una asamblea de niñxs y estos pequeños leyeron y opinaron sobre uno de los escritos del libro. Esto también se mostró en el Congreso.

En el folleto está incluido mi relato «El Maestro» sobre Lorenzo Chamorro, el combatiente indígena que conocí en mi adolescencia, que finaliza así:

L. Ch.- ¡Carajo! ¡Ya no puedo pelear! Estas malditas piernas ya no pueden ir a los cerros. Mis manos ya no sirven. No valgo para nada. ¡Ya no puedo pelear, carajo!

H. B.- ¡Si tayta! ¡Vas a seguir peleando! Tú no estás viejo tayta, tus pies, tus manos nomás están viejos. Con mis pies vas a ir donde nuestros hermanos, tayta; con mis manos vas a pelear, tayta; como cambiarte de poncho nomás es. Mis manos, mis pies, te vas a poner para seguir peleando. ¡Como cambiarte de poncho nomás es, tayta!

Es significativo que se haya distribuido esto en Quito ahora, puesto que hoy día el viejo soy yo, y moriré tranquilo sabiendo que mi legado ha comenzado a caminar, que habrá quienes usan mis experiencias para motivarse a seguir luchando.


Vídeo Recomendado

Referencias   [ + ]

1. Introducción por Alberto Colín Huizar
Previo

Monopolio en el futbol mexicano: bajo la lupa

Siguiente

La belleza del cuerpo mexicano en la mirada de Valery Katsuba

1 comentario

  1. 17/11/2018 at 14:45 — Responder

    Buenas tardes quería hacer una observación ..en esta publicación .el nombre del artista del la pintura .es Orlando Huacac Santa cruz.. hay un error el la publicación con el apellido es Huacac más no Huacal … Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *