El Bello Greco, pionero de los Luchadores Exóticos y leyenda de la lucha libre

"Las carteleras las encabezaban El Bello Greco y Sergio El Hermoso, su espectáculo era digno de admirarse, ya que era todo un show, cuando subían al ring, lo hacían con una vestimenta digna de una Reyna del rock", escribe para Vía Alternativa Jose Bastide

Por Jose Bastide

La Lucha Libre ha sido un deporte muy presente en la cultura de los mexicanos. Recuerdo que veía las luchas por la televisión los sábados por la noche a la hora que mi papá ya se encontraba en casa, desde el primer contacto que tuve con ellas me fascinaron.

Por aquellos años yo vivía muy cerca de la Arena México, que junto con la Coliseo, eran las dos principales plazas en las que se desarrollaba este deporte, así que pude ver al Santo, Blue Demon, Black Shadow, Huracán Ramírez, La Tonina Jackson, El Cavernario Galindo, El Doctor Wagner, El Médico Asesino, Frankenstein, en fin, un sinnúmero de personajes de este género.

En unos años, se hicieron famosas las películas de algunos de estos luchadores, principalmente El Santo, Huracán Ramírez y Blue Demon. Había quienes en las mismas salas de cine, a la hora de la proyección del filme, se ponían a imitar a sus ídolos. De igual forma otros luchadores que eran muy buenos salían en papeles secundarios o de soporte, cómo Wolf Rubinski, el Doctor Yáñez y El Greco, del cual venía precisamente como un luchador de la disciplina Greco-Romana, de la cuál tomó su nombre.

Después por un buen rato se suspendieron las emisiones de estás, ya que el gobierno consideró que eran muy agresivas para la teleaudiencia infantil. Muchos verdaderamente nos sentimos decepcionados, ya que nos quedamos sin una atracción nocturna de fin de semana.

En 1973, tuve la oportunidad de conocer a El Greco, este personaje tan extraordinario. Mi entonces novia, mi esposa actualmente, era su sobrina y me invitó a una reunión familiar. Era un personaje de estatura media, de cabello ensortijado de un color como las espigas del trigo, con un cuello como el tronco de un árbol y de una espalda casi del doble de la mía, debo reconocer que de inmediato me impactó. Sin embargo, de manera espontanea dibujó una sonrisa al ver a su sobrina y a mí, me dio un caluroso apretón de manos.

Ya apartados ella me comentó, “tal vez lo conozcas, él es luchador profesional, es el Greco, ahora está luchando en parejas con otro compañero que se llama Sergio, les llaman los “Exóticos” y nuevamente están en las grandes carteleras. Este fue el primero de muchos encuentros con este personaje salido de la imaginación de muchos y que yo tenía la oportunidad de conocerlo en persona.

En cuanto la música volvió a oírse, todas las damas querían que las sacara a bailar y cómo no, el ver como se movía al compas del Rock and Roll, del Mambo o de alguna Cumbia, te dejaba con la boca abierta y yo disfrute enormemente esa velada. En la familia de mi esposa, era muy característico que de cualquier evento se hicieran fiestas y entonces tuve más oportunidades de convivir con él e incluso con su entonces compañero del ring, Sergio El Hermoso.

En repetidas ocasiones tuvimos la oportunidad de verlos luchar, principalmente en el desaparecido Toreo de Cuatro Caminos, que alternaba el espectáculo de las corridas de toros, con el de la lucha libre. Cuando íbamos lo hacíamos en bola, ya sea con familiares o con amigos y por lo regular las carteleras las encabezaban El Bello Greco y Sergio El Hermoso, su espectáculo era digno de admirarse, ya que era todo un show, cuando subían al ring, lo hacían con una vestimenta digna de una Reyna del rock, sus capas y botas de verdad que podrían haber sido envidiadas por muchas estrellas de la farándula y aunque al principio se notaban muy cordiales, lo cierto que a la hora de la contienda eran unas fieras y por lo regular siempre salían vencedores.

Pasaron los años, la pareja se disolvió y posteriormente debido a la acumulación de las lesiones que El Greco había sufrido durante su carrera, se retiró. Nunca se alejó de ambiente, ya que sus hijos pronto siguieron sus pasos, logrando emular a su padre,  él los acompaño siempre en su esquina dándoles consejos y alentándolos a ganar incluso varios títulos.

Desgraciadamente, El Greco perdió su último enfrentamiento y murió. Toda la gente del medio luchístico y de los medios deportivos, le rindieron un gran homenaje y les entregaron a sus hijos varios reconocimientos por la trayectoria de su padre y por lo que había significado para la lucha libre, ya que él había sido un ícono de los llamados “Luchadores Exóticos”.

Su personalidad ahora es leyenda, pero su legado sigue en los entarimados a través de su descendencia, la cual posiblemente llegue a prolongarse todavía por varios años, ya que estoy seguro que alguno de sus nietos seguirá sus pasos.

Un homenaje, a la LEYENDA EL GRECO, a dos meses de su aniversario luctuoso.


Vídeo Recomendado

Previo

<i>Y ahora despierta la niña que jetona estaba en mí</i>, cuento de Alfredo Miranda

Siguiente

Hacia una Ciencia y Tecnología de la Liberación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *