¿Texcoco o Santa Lucia? Apuntes en torno a la consulta ciudadana del NAICM

Por Alejandra Medina

Posgrado en Desarrollo rural, UAMX

La resolución de la controversia en cuanto a qué sucederá con la ya iniciada construcción del NAICM (20% y no el 31% de avance, que se había señalado) en la superficie del Ex lago de Texcoco, es hoy por hoy el principal desafío de la próxima administración. La apuesta por llevar a cabo un ejercicio de democracia directa, en este caso una consulta ciudadana a nivel federal ha derivado en variadas y contrapuestas opiniones entre las y los ciudadanos. Para muchas personas es inadecuado que la decisión recaiga en la sociedad mexicana, pues en su opinión, “es el próximo gobierno quien debería tomar la decisión; es absurdo que nos pregunten sobre temas que desconocemos, por ejemplo, de aeronáutica”. Para otros, este será probablemente en ejercicio de democracia directa más importante de los últimos años y para el cual, están convencidos de que participarán. En el último mes se han realizado diversas encuestas telefónicas a ciudadanos; una de las últimas (8 de octubre) realizada por Consulta Mitofsky señala que el 39.3 por cierto prefiere la opción de continuar la obra en Texcoco, mientras que el 16.5 por cierto, opta por Santa Lucia.

En este universo de opiniones, están quienes poco a poco han comenzado a conocer las dimensiones del impacto ambiental, hídrico y social que tendrá esta mega obra a nivel regional (ZMVM), motivo por el cual han comenzado a manifestarse en contra. Para otros, los costos de inversión ya en marcha significarían una gran pérdida en términos económicos, pero también políticos, pues preocupan las futuras inversiones en México.

En este marco, en lo que fue el primer foro televisado por Imagen T.V, el mes pasado, se evidenció una postura hasta ahora poco dicha, en la cual se expuso que hay voces a favor de su continuación dentro de los mismos municipios y comunidades de la región, dadas las “oportunidades de desarrollo”, tales como fuentes de empleo y turismo. Y es que, es aquí, donde opositores al aeropuerto he la región Atenco-Texcoco tiene claridad de que el resultado puede no favorecerles.

En cuanto a la opción en Santa Lucia muchos habitantes de la zona, incluidos profesores y académicos pronunciaron su rechazo a ser considerado como un plan B, desde la campaña electoral de AMLO. Al respecto, cabe recordar, que, dada la incompatibilidad de estudios de viabilidad entre el MITRE y estudios de ingenieros mexicanos y chilenos, está en marcha un tercer estudio, el cual, paradójicamente estará listo en cinco meses, es decir, mucho tiempo después de haberse realizado la consulta (28 de octubre). En el caso hipotético de que Santa Lucía resultará ser la opción ganadora, no tendríamos del todo claro si dicha alternativa, es realmente una “opción.

Ahora bien, en días pasados López Obrador dio a conocer que, a pesar de que inicialmente se informó que no sería necesario invertir más recursos públicos en caso de continuar con las obras el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), sí se requerirán 88 mil millones de pesos extra, a lo cual, señaló que esto no es posible, pues nosotros no podríamos financiar esto”, a pesar de que el dictamen inicial señalaba que una de las ventajas de continuar el NAICM en Texcoco era que no sería necesaria una inversión del presupuesto público. De igual manera, informó que “pase lo que pase, se tendrán que usar aeropuertos alternos”, pues en caso de continuar la obra en Texcoco, éste quedaría concluido en 2024, por lo cual “prácticamente nos pasaríamos todo el sexenio construyéndolo”. Esto tiene relación con lo señalado por Alicia Bárcena, representante en la CEPAL, quien en semanas pasadas propuso considerar el aeropuerto de Toluca como una tercera opción para construir el NAICM. Todo parece indicar que la opinión de habilitar un sistema aeroportuario metropolitano (Toluca, Cuernavaca, Querétaro, Puebla) como alternativa a corto plazo comenzará a tener una mayor consideración.

Volviendo al tema de la consulta, cabe decir que dentro de los diferentes grupos opositores al NAICM, existen distintos grados de rechazo frente a la consulta. Por un lado, los que niegan cualquier relación con el estado, al punto que desconocen el triunfo del próximo presidente de México, y, por tanto, la consulta es un ejercicio de simulación para continuar con las actuales obras en Texcoco. Por otro lado, se ubican quienes preocupados por que el resultado no les favorezca y gané la continuación de obras en Texcoco, se mantienen alertas y activos frente a lo que pueda suceder; dichos grupos han señalado que, de resultar ganadora dicha opción, continuarán manifestándose hasta llegar a las últimas consecuencias. Cabe decir que este grupo es quien ha acaparado en mayor medida la atención de los medios de comunicación y quienes iniciaron formalmente acciones de oposición frente a esta nueva etapa del proyecto (2014-2018), al cierre de la pasada coyuntura electoral en México (julio, 2018). En este escenario encontramos también a quienes, desde antes del anuncio de consultar a la sociedad mexicana, ya tenían previsto la realización de un referéndum. Como se observa, las opciones frente a la consulta ciudadana tanto en la sociedad civil, así como dentro de los grupos opositores son múltiples y en muchos casos, contrapuestas. Las distintas posturas de cómo diseñar estrategias de resistencia y oposición frente a este megaproyecto, esta vez frente a la consulta, por parte de los grupos opositores en la región Atenco-Texcoco, nuevamente no favorece a la conformación de un grupo plural y estratégico que teja la resistencia desde el interior de la región.

En este orden de ideas, es importante decir que el pasado 3 de octubre, algunos representantes de pueblos afectados (principalmente por devastación de cerros y amenazas de despojo de agua) se reunieron con algunos de los próximos funcionarios que estarán a cargo de secretarias de gobierno bajo la próxima administración, y quienes acordaron que de manera paralela a la consulta ciudadana, se llevará a cabo una consulta específicamente a las y los pobladores indígenas de la región oriente del Estado de México, siguiendo los lineamientos de los artículos 6º y 7º de la OIT, una de las demandas que han acompañado a muchos de los grupos opositores. En cuanto a este acuerdo, poco se sabe de cómo y cuándo se realizará, pero, sobre todo, ¿el resultado será vinculatorio? El status de las consultas previas (a poblaciones indígenas) en México es aún más difuso que el de cualquier mecanismo de democracia directa como lo es la consulta ciudadana. Como otro acuerdo convenido en el marco de la reunión en cita, el próximo 10 de octubre funcionarios de la próxima administración en conjunto con pobladores afectados llevarán a cabo un recorrido por las zonas afectadas al oriente del Estado de México.

Nos encontramos a escasas tres semanas de que se lleve a cabo la consulta ciudadana y la convocatoria a foros, mesas de dialogo, marchas, entre otras acciones, va en aumento. Algunas de las acciones por parte de los dos más activos son, la realización de un cerco (plantón) el próximo 12 de octubre (Pueblos unidos, en Facebook) en las principales vialidades de acceso al NAICM y una marcha #YoPrefieroelLago del Ángel de la independencia al Monumento a la Revolución, el 25 de octubre (16hrs), por parte de otro grupo.  

La fundación Arturo Rosenblueth será la encargada de realizar la consulta ciudadana, informó Jesús Ramírez Cuevas, próximo vocero de Andrés Manuel López Obrador. También expuso que se realizará en al menos 500 municipios del país. Se espera que el próximo lunes 15 de octubre sean publicados los lineamientos mediante los cuales se llevará a cabo la misma. La moneda sigue en el aire.

**

ale_meda00@hotmail.com


Vídeo Recomendado

Previo

Sánchez Cordero se lava las manos en el tema de amnistía por aborto (y confunde función de la CEAV)

Siguiente

La negligencia de autoridades y especialistas provocó daños irreversibles en zona arqueológica de BCS

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *