“Sermón del migrante (bajo una ceiba)”, poema de Balam Rodrigo

Presentamos un poema de Balam Rodrigo, de su 'Libro centroamericano de los muertos', el cual tiene como tema central la dolorosa realidad que viven los migrantes centroamericanos en su éxodo por México, desde el río Suchiate hasta el río Bravo.

Presentamos un poema de Balam Rodrigo (Villa de Comaltitlán, Chiapas, 1974) de su Libro centroamericano de los muertos1Libro centroamericano de los muertos, Fondo de Cultura Económica/Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura/Instituto Cultural Aguascalientes, México, 2018.. Este poemario tiene como tema central la dolorosa realidad que viven los migrantes centroamericanos en su éxodo por México, desde el río Suchiate hasta el río Bravo. En palabras el propio autor este libro representa un intento de unir “un río de muertos y de historias de centroamericanos que perdieron la vida en nuestro país.” Este poemario obtuvo el Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2018.


Sermón del migrante (bajo una ceiba)

Declaro: Que mi amor a Centroamérica muere conmigo.
Francisco Morazán (Testamento)

Y Dios también estaba en exilio, migrando sin término;
viajaba montado en La Bestia y no había sufrido crucifixión
sino mutilación de piernas, brazos, mudo y cenizo todo Él
mientras caía en cruz desde lo alto de los cielos,
arrojado por los malandros desde las negras nubes del tren,
desde góndolas y vagones laberínticos, sin fin;
y vi claro como sus costillas eran atravesadas
por la lanza circular de los coyotes, por la culata de los policías,
por la bayoneta de los militares, por la lengua en extorsión
de los narcos, y era su sufrimiento tan grande
como el de todos los migrantes juntos, es decir,
el dolor de cualquiera; antes, mientras estaba Él en Centroamérica,
esa pequeña Belén hundida en la esquina rota del mundo,
nos decía en su sermón del domingo, mientras bautizaba
a los desterrados, a los expatriados, a los sin tierra,
a los pobres, en las aguas del agonizante río Lempa:
“el que quiera seguirme a Estados Unidos,
que deje a su familia y abandone las maras, la violencia,
el hambre, la miseria, que olvide a los infames
caciques y oligarcas de Centroamérica, y sígame”;
y aún mientras caía, antes aún de las mutilaciones,
antes de que lo llevaran al forense hecho pedazos
para ser enterrado en una fosa común como a cualquier otro
centroamericano, como a los cientos de migrantes
que cada año mueren asesinados en México,
mientras caía con los brazos y las piernas en forma de cruz,
antes de llegar al suelo, a las vías, antes de cortar Su carne
las cuadrigas de acero y los caballos de óxido de La Bestia,
antes de que Su bendita sangre tiñera las varias coronas de espinas
que ruedan sobre los rieles clavados con huesos
a la espalda del Imperio Mexica, el Señor recordó en visiones
a su discípulo Francisco Morazán y le dio un beso en la mejilla,
y tomó un puñado de tierra centroamericana y ungió con ella
su corazón y su lengua, y recordó que Morazán le preguntó una vez,
mientras yacían bajo la sombra de una ceiba,
aquella en la que había hecho el milagro de multiplicar el aguardiente
y las tortillas: “¿Maestro, qué debemos hacer si nos detienen
y nos deportan?” a lo que Él respondió: “deben migrar setenta
veces siete, y si ellos les piden los dólares y los vuelven a deportar,
denles todo, la capa, la mochila, la botella de agua, los zapatos,
y sacudan el polvo de sus pies, y vuelvan a migrar nuevamente
de Centroamérica y de México, sin voltear a ver más nunca, atrás…”.


Balam Rodrigo
Poeta. Entre su obra destaca Hábito lunarSilenciaBitácora del árbol nómada y Marabunta, entre otros.


Vídeo Recomendado

Referencias   [ + ]

1. Libro centroamericano de los muertos, Fondo de Cultura Económica/Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura/Instituto Cultural Aguascalientes, México, 2018.
Previo

Confirman la existencia de un sexto sentido

Siguiente

Tania Ganitsky #VocesVioletas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *