La cerveza: Otra “especie” en peligro por el Cambio Climático

Si la continuidad de miles de especies y vastos ecosistemas no ha sido suficiente para desencadenar pequeños cambios en tu forma de vivir, si tus niveles de consumo siguen significando una producción imparable de basura y contaminación, si prefieres los automotores a las bicicletas en trayectos cortos, si continuas sin comprender el impacto significativo de una dieta baja en carne, si consideras irrelevante el uso de unicel, si eres de los que ponen pretextos burdos para no afrontar de manera personal lo inmediato (lo que puedes hacer por mejorar las cosas desde tu espacio de privilegios y comodidades) quizá esta noticia pueda hacerte entender de una vez los peligros del Cambio Climático.

Ya que como apunta la Agencia SINC, la cebada (el ingrediente principal de la cerveza) es particularmente sensible a los fenómenos meteorológicos extremos y un estudio publicado en el último número de la revista Nature Plants analiza cómo se verá afectada la producción de esta bebida por el cambio climático.

El trabajo, llevado a cabo por un equipo internacional liderado por las universidades de Pekín y de California, Irvine (UCI), indica que la producción de cebada disminuirá sustancialmente a medida que las sequías severas y el calor extremo se vuelvan más frecuentes por el calentamiento global.

Según explica Steven Davis, profesor de investigación en Ciencias de la Tierra de la UCI y coautor del trabajo, el equipo modeló escenarios basados ​​en los niveles actuales y futuros previstos de quema de combustibles fósiles y emisiones de dióxido de carbono.

Sequías y olas de calor más frecuentes

“En el peor de los casos –destaca–, se prevé que las partes del mundo donde se cultiva cebada, incluidas las grandes planicies del norte, las praderas canadienses, Europa, Australia y la estepa asiática, experimentarán sequías y olas de calor más frecuentes, lo que provocará una disminución en los rendimientos de los cultivos entre el 3% al 17%”.

Los autores subrayan que incluso un calentamiento moderado conducirá a un aumento de la sequía y eventos de calor excesivo en las áreas de cultivo de cebada.

Sólo el 17% de la cebada del mundo se utiliza en la elaboración de la cerveza. De hecho, la mayoría se cosecha como alimento para el ganado. De acuerdo con los modelos, la disminución de la producción de cebada dará como resultado que se priorice su uso para el consumo animal (otro fenómeno que complica la sustentabilidad ecológica).

Todo ello, comentan los investigadores, se traducirá en una disminución en el consumo de esa bebida y su encarecimiento. Uno de los países más cerveceros y que se vería, por tanto, más afectado es Irlanda, donde los precios podrían aumentar entre un 43% y un 338% en 2099 en el escenario climático más grave.

Davis dice que “el mundo se enfrenta a muchos impactos del cambio climático que podrán en peligro la vida de la gente, así que una menor producción de cerveza y su consiguiente encarecimiento pueden parecer triviales”. Pero –añade– “la cerveza es una bebida muy popular en el mundo y el hecho de que pueda resultar difícil beberse una pinta fresca al final de un día caluroso, algo que será cada vez más común, simplemente añade insulto al agravio”.

Con información de Nature Plants y Agencia SINC. | Edición y comentarios del Colectivo Alterius.


Vídeo Recomendado

Previo

4 mitos sobre el nuevo aeropuerto de Texcoco a los que debes renunciar

Siguiente

Isaac Hernández: el precio del éxito

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *