Ironías: En Santa Lucía se afectarían más aves que en Texcoco

Una de las principales motivaciones para salvar el lago de Texcoco, a propósito de la #ConsultaNAIM, era el tema ecológico: el agua de los capitalinos junto al anhelo de no afectar a la fauna de la zona, especialmente las aves.

Aquí entra una de tantas ironías de estos días. Pasa que si se construye el nuevo aeropuerto en Santa Lucía, la opción ganadora en la consulta que apenas tuvo 1 millón 180 mil votantes, se afectarán más aves que en Texcoco. Cabe mencionar que no son 100% equivalentes lo ecosistemas de ambas regiones, pero en Santa Lucía hay un tráfico más denso de aves migratorias, además de otras especies nativas como patos.

Como paréntesis, el medio digital Nacion321 ironizó la importancia mediática de haber elegido Santa Lucía sobre Texcoco para los ecologistas, al realizar una sátira de lo que dijo el presidente electo sobre “las aves, los patos”.

Leemos en La Jornada:

Trasladar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) a la Base Aérea de Santa Lucía tendría consecuencias negativas para el medio ambiente y hábitat de aves. Patricia Ramírez Bastida, bióloga especialista de la UNAM, afirmó que el riesgo es que se expropiarán terrenos de cultivo que se encuentran a menos de 600 metros, pero además peligran 114 especies endémicas y migratorias, entre ellas garzas, patos, zambullidores, rapaces, gaviotas y gallaretas.

Cerca de Santa Lucía  se encuentra la laguna de Zumpango, en donde convergen miles de aves.

¿Cuantas? De acuerdo a la bióloga Patricia Ramírez Bastida, en varios meses han detectado hasta 260 mil.

¿Más que en Texcoco? Sí, porque ahí -dice la especialista- a lo mucho sobrevuelan 150 mil, mientras que en tiempos de reproducción puede haber alrededor de 6 mil. Lo menos que hay en Zumpango son 5 mil aves, pero hay que notar la diferencia de 110 mil en los máximos.

Si nos vamos a especies específicas, como la Pitta iris, en Texcoco el grupo de la mencionada experta sólo ha ubicado 50 ejemplares pero cerca de Santa Lucía la diferencia es dramática ya que se ven parvadas de hasta 400 especímenes.

El peligro no es sólo para el hábitat de las aves o la tranquilidad de las mismas, sino para el tráfico aéreo. ¿Por qué? Las migraciones naturales junto al movimiento drástico que se da con los festivales de pirotecnia en municipios cercanos.

Más información, mucha más en La Jornada.


Vídeo Recomendado

Previo

Un David contra Goliath: Melilla es el club que busca eliminar al Real Madrid en medio de su crisis

Siguiente

Volver al pasado: Un acercamiento a la reconstrucción de los dinosaurios

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *