El otro crimen contra Marbella Ibarra: Su expulsión del equipo y la liga que ayudó a formar

La semana pasada se dio a conocer que la entrenadora y entusiasta de futbol femenil, Marbella Ibarra, había sido torturada y asesinada en Baja California, luego de un mes secuestrada.

Aunque Marbella fue fundadora del plantel femenil de Xolos en Tijuana, ha trascendido que ni el equipo propiedad de los Hank o la FMF se habían manifestado formalmente sobre el lamentable suceso. Se habló acerca de una política de no comentar acerca de personas que no son miembros de la liga, como era el caso de Marbella, pero el silencio formal de las autoridades deportivas fue algo que llamó la atención.

En lo personal, me llamó la atención el arco narrativa alrededor de la impulsora de la liga femenil:

  • Era abogada de profesión y su trabajo formal era en la procuraduría.
  • El equipo de Xolas prácticamente lo formó con su propio dinero y tiempo, ya que las bases de este plantel solamente serían cambiadas de nombre cuando la directiva de Xolos decidió invertir en el proyecto.
  • Se vuelve una de las fundadoras de la liga femenil al sufrir el desencanto de que los equipos fronterizos de Estados Unidos no querían jugar en Tijuana con el equipo que ella coordinaba debido a la percepción de inseguridad.
  • Ahí, desde Xolos, se vuelve una de las principales proponentes de una liga femenil profesional.
  • Varias notas la mencionaban como ex entrenadora, cargó que efectivamente dejó en 2017, pero las razones eran vagas y discordantes con alguien que luchó tanto por un sueño.

Ayer, en La Jornada nacional, se publicó una columna acerca del otro crimen que sufrió Marbella: su expulsión del futbol mexicano profesional. Marlene Santos Alejo relata una situación de homofobia dentro de la directiva de Xolos y la liga femenil en general, derivando en que varias jugadoras fueran discriminadas o relegadas debido a su orientación sexual.

Dice la columna acerca del momento, en que ya formada la liga mexicana y después de que las pupilas de Marbella obtuvieran el tercer lugar en la competencia norteamericana, Xolos decidió acerca a un lado del rol de entrenadora:

Pero Marbella se estrelló contra la homofobia y el machismo. Por decisión de Palou o de Jorgealberto Hank o de Jorge Hank, fue relegada a directora deportiva en marzo de 2017 y casi forzada al retiro. El club tijuanense explicó: Nosotros teníamos un equipo femenil que lo manejaba ella. Marbella nos pidió chance de usar las instalaciones, el uniforme; nosotros le dimos chance, pero no era un equipo profesional ni nosotros le pagábamos a ella. Le dimos todos los beneficios del club, pero cuando se hace la Liga femenil contratamos a Andrea (Rodebaugh)como entrenadora.

Fue así como Marbella sufrió el haber sido quitada de un puesto que disfrutaba y en el que había dado resultados, con una explicación más bien penosa de Xolos.

Más allá de lo mucho que podemos leer entre líneas, Marlene Santos asevera en La Jornada que off the record le fue confesada al diario la verdadera razón, en voz de Marbella:

“Ya no estoy en Xolos, nos dieron las gracias (…) Hay cosas más homofóbicas (que el grito de ‘eh, puto’), como lo que están haciendo con las jugadoras. No quiero entrar en ese tema porque no quiero que me tachen de grilla”. 

De acuerdo a la columna, Marbella habría salido por un ambiente homofóbico en el plantel tijuanense, además de [si tomamos en cuenta los datos públicos] una total falta de respeto con la técnica al no tratarla a la altura luego de formar los cimientos de un club profesional de manera independiente.

Sigue la columna:

Ibarra confirmó denuncias de chicas que habían pedido el anonimato. Reveló que hubo despidos de jugadoras por sus preferencias sexuales y algunas decidieron continuar bajo la condición de ocultar su naturaleza. 

Otra de las revelaciones de la autora es que, Ibarra le habría contado, la FMF incluso habría presionado para que jugadoras dejaran el equipo en el caso de estar embarazadas.

Se pone peor con el mansplaining de una de las figuras más recordadas en el futbol femenil, que irónicamente es hombre:

Leonardo Cuéllar, ex técnico de selecciones femeniles, dijo que era una heroína anónima. ¿Anónima?… ¡Qué va! ¡Tiene nombre y apellido!, ¡y una maravillosa historia que FIFA y el mundo entero deben conocer! Su herencia, lo reconozcan o no, es fenomenal, al punto de que hoy casi todos los equipos de la liga femenil tienen a algún elemento que fue forjado por ella.

La columna completa, aquí


Vídeo Recomendado

Previo

Una mirada al Festival Internacional de Artes Feministas de la CDMX

Siguiente

La Serie Mundial: entre mexicanos y culichis

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *