Poemas del libro inédito ‘Mañuwìín-Cordel torcido’ de Hubert Matiúwàa

Presentamos una breve selección de poemas de Hubert Matiúwàa (Guerrero, 1986), del libro inédito Mañuwìín-Cordel torcido

Ilustraciones de Alec Dempster


I

Buanuu mbúkàà

 

Ná rexoo gù’wá dxákhuun

nidú mijná akùún buanuu

nidú mijne gajmá akho ndaa mbúkàà,

nithen:

—Ikan xó’ monè mijnàá

itsí rí ma’ne mbita’a jùbàá—,

numuu ru’kue gi’doo numuu

itsi rí gatin na xuajian ló’,

xúgè’ nijanú xkundú,

naguwa xàbò

nanduu mundi riñiin xi’ña ló’.

I

Abuelos oro

 

En el patio de la iglesia

se enterraron cuatro abuelos

con cuatro ollas de monedas,

dijeron:

— Nosotros seremos piedra

que brillará en la montaña —,

con el tiempo se convirtieron en oro,

por eso somos ricos,

ahora,

llegaron los problemas,

viene la gente de lejos

a desenterrar a nuestros abuelos.

Abuelos oro

II

Xàbò àga

Naguwua xàbò àga

ndu’ñíí ijyín jùbà’,

naguweé na’phíí xpèè ajmùu ixè,

kuín’, kuín’ è’nè rawún naguweé

mbámba gìdú,

nuxidíí ambuún ná mathá ló’,

nagóo judèe itsí rí nambíta’a.

Ná awún mbro’on,

asndo mbi’i iñúun naguweé

ìdo rí gòn’ ñajún xó bìyú

khamí ijián ló’ ñajún àbò’ tsí brakaa rawún.

II

Hombres cerdo

 

Vienen los hombres cerdo

a comer a las hijas de la tierra,

mastican árboles,

haciendo kuín’, kuín

desde varias siembras,

tiran su estiércol en los ríos,

se llevan el tornasol de las piedras.

Bajo la noche

les brillan los dientes,

donde la luna es un águila

y nuestros hijos

una serpiente en vuelo.


 

III 

Tátà Juañò

Xúgè’ vierne ginii, mbi’i mbàà,

nàriguù yujndà’ ná rawuun kúrràà,

nándawaa rí màthaxuxí xtédia

rí màriguiìn xediì nánà Julia rá,

nanguá nìxkamà madrina itsò inaa dxo’.

Nìtatsíñáà jùbàá,

nìtatsíñáà a’gíà,

nìmbumàà è’nè ajngáà,

rí magòò mànujngàa mbaa ridaá,

ná nàtiaxíí nà’nè mitsaan júbà ló’

numuu ñajun rí nidxu’ atha’ya.

III

Don Juaño

Hoy es Primer Viernes

y el polvo se escama en los corrales,

nadie moverá el sombrero

para montar a los toros de Doña Julia,

los besos de las madrinas

no encontrarán tu medio hueso.

Dejaste la tierra seca

y un vientre a medio crecer,

te arrancaste la lengua

a punta de chingadazos

para mirar tu Montaña desde el Norte.

Don Juaño

IV

Patsí kamero

 

Niwa’than:

—Atrúgua idaa xí nanunjgaa ná patsí kamero —,

tanimboo,

gixàà ni’ni itsúu àjuan’ xuwiu

khami itsí rí na’dú rajún,

ikajngó xúgè’,

idó nándatigììn ejèn,

ngíná na’duu nimíí ná jùbá.

IV

La piedra del diablo

 

Le dijeron:

— Cierra tus ojos

cuando pases en patsí kamero1La piedra del diablo. —,

no lo hizo,

el diablo convirtió

en piedra de campana su carne,

en badajo su lengua,

ahora,

cuando hay un niño perdido,

suena su corazón de montaña.

La piedra del diablo

Vídeo Recomendado

Referencias   [ + ]

1. La piedra del diablo.
Previo

En Morena, con todo y mayoría, no logran organizarse para bajar sueldo a diputados

Siguiente

Una más de Rosario Robles: Faltan 700 millones de pesos en sus dependencias

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *