Heroína: Víctima de abuso sexual testificó ante el Senado estadounidense contra un nominado a la Suprema Corte

¿Es tan difícil tener una figura política importante de Estados Unidos que no haya sido acusada de cosas horribles? Al parecer es muy complicado, ya que Trump (otro ser espantoso) ha nominado para el asiento vacío de la Suprema Corte de su país a ¡un supuesto violador!.

Entre todo el ciclo mediático que tenemos en México (con ex bailarines presidiendo comisiones de cultura y corruptos con sentencias de risa), pero no hay que perder de vista lo que está sucediendo en Estados Unidos con el juez Brett Kavanaugh, la propuesta de Trump y el partido republicano para la Suprema Corte, quien desde hace dos semanas ve como se evaporan sus posibilidades de llegar a la máxima silla para un jurista debido a una acusación de su pasado: Christine Blasey Ford lo acusa de haberla abusado sexualmente cuando él iba en la preparatoria.

Retomamos parte de su testimonio ante un grupo de Senadores que pidieron su declaración ya que en el sistema estadounidense Kavanaugh tiene que ser entrevistado y ratificado. Ante las acusaciones de la Blasey Ford, la opinión pública y los demócratas (el partido opositor) pidieron que la historia de ella fuera escuchada en el Capitolio.

Compartimos, la transcripción de uno de los momentos más importantes  vía El Confidencial:

“Creía que me iba a violar. Grité. Cuando lo hice, Brett me tapó la boca con la mano. Era difícil respirar. Y pensé que Brett me iba a matar accidentalmente”, narró ante los senadores, con la voz quebrada y visiblemente afectada.

“Estoy aquí hoy no porque quiera. Estoy aterrada. Estoy aquí porque creo que es mi deber cívico decirles lo que me sucedió mientras Brett Kavanaugh y yo estábamos en la escuela secundaria“, dijo la mujer ante los legisladores. Ford confesó haber “agonizado” durante meses desde que supo de la nominación de Kavanaugh al Supremo, tratando de reunir el valor para hacer pública su historia.

Una arista de la nota es la declaración de Blasey Ford de manera formal ante el Senado, aunque el tema lleva dos semanas circulando en los medios, pero [como suele pasar en estos casos] la cosa se torna más compleja con las diversas reacciones de los políticos estadounidenses así como los apuntes de algunos líderes de opinión. Los republicanos (el partido de Trump, conservadores socialmente) afirman que todo esto es una estrategia contra el presidente por parte de los demócratas (liberales socialmente) para abollar más la administración de la ex estrella de televisión de realidad.

Las diversas coberturas de medios estadounidenses han dejado claro el desprecio de los Senadores republicanos, en su mayoría hombres blancos de edad avanzada, al testimonio de Blasey Ford (quien es doctora en psicología) e incluso uno de ellos [Lindsay Graham] llegó al extremo de declarar que la vida de Kavanaugh está arruinado y que eso quedará en la consciencia de todos aquellos que querían la verdad pero en lugar de eso exhibieron “una desgracia”. Es decir, que en su lógica él desestima el testimonio de una mujer ante el Senado (con todo lo que eso implica) y pide que más bien nos fijemos en los sentimientos de un hombre privilegiado y su legado, [Kavanaugh, quien ya es juez pero aspira al tribunal más importante] dándole toda la confianza a su versión.

Cabe mencionar que Kavanaugh es acusado por otras mujeres, lo que volvería un abusador sexual serial. Retomamos de El País:

La presión sobre los republicanos se disparó este miércoles después de que una tercera denunciante Julie Swetnick asegurara, en una declaración jurada, que Kavanaugh participó en violaciones en grupo en los años ochenta en los alrededores de Washington en las que se drogaba a chicas con sedantes sin que lo supieran para poder abusar de ellas.

Todas las acusaciones tienen en común que Kavanaugh estaba ebrio cuando los presuntos hechos ocurrieron. La descripción de la tercera denunciante de fiestas de desenfreno en la juventud de Kavanaugh coinciden con las acusaciones de Ford y de la segunda presunta víctima, Deborah Ramírez, excompañera de Kavanaugh en la Universidad de Yale, que le acusa de haberla agredido sexualmente en una fiesta en el curso 1983-1984.

A casi un año parece normalizado pero esto es una especie de #MeToo en medio de la elección de uno de los cargos más importantes en toda la vida pública de Estados Unidos, ya que ser un ministro de un Tribunal Supremo (o Suprema Corte) en dicho país también es un cargo vitalicio.

Uno de los argumentos más comunes en redes para descalificar a la Dra. Ford es el por qué no denunció antes, pero al igual que en México, la justicia en Estados Unidos también suele ser machista y revictimizar a las mujeres.

Otro punto indignante de la deposición de la Dra. Ford es que la fiscal encargada de interrogarla, tiene un historial algo gris en cuestiones de género. Por ejemplo, su incompetencia (o negligencia) han dado condenas poco satisfactorias para un cura pederasta. Mitchell, que fue fiscal especializada en crímenes sexuales de Arizona, tuvo una participación que fue caracterizada con medios como especialmente cruel con la Dra. Ford y con poca empatía hacía una supuesta víctima de abuso sexual.

Luego de las declaraciones de la Dra. Ford, un fúrico Brett Kavanaugh contestó el interrogatorio. En algunos momentos perdió la compostura o simplemente tuvo un fallo lógico: mientras afirma que Ford no recuerda con claridad los hechos, pide que a él se le disculpe por lo mismo. Incluso ha presentado un calendario (!) de sus años escolares para demostrar que no pasó nada. ¿Algún lector marcaría sus crímenes en su agenda?

La Dra. Ford es una héroe


Posdata

Middle Aged White Man

https://twitter.com/ositanwanevu/status/1045323579506786304


Vídeo Recomendado

Previo

¿Y tú, cómo aprendiste a follar?: El video sobre educación sexual que nos pone a reflexionar

Siguiente

Por "falta de pruebas" dejan en libertad al priísta cómplice de César Duarte en Chihuahua

1 comentario

  1. […] anterioridad, en Tercera Vía preparamos un explicador acerca de las acusaciones contra Kavanaugh y la valentía de la Dra. Blassey Ford al testificar y […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *