El Guardiolismo: la filosofía futbolera que va más allá de ganar

Josep Guardiola es el referente más protagónico de una corriente de futbol que inició Johan Cruyff en los ochenta, denominada el Fútbol Total. Un estilo de juego que se resume en el tiki-taka, tocar el balón de manera permanente, constante, dominar la posesión del balón, jugar bonito, atractivo y a veces ganar. No ganar por ganar, sino ganar bien, jugando bien, dando espectáculo, siendo efectivo y atacando siempre.

Guardiola, bajo esa ideología ha conquistado España con el Barcelona, Alemania con el Bayern y ahora Inglaterra con el Manchester City. Múltiples jugadores lo definen, algunos como Zlatan lo menosprecian, otros como Iniesta, Xavi, Henry, De Bruyne, Silva y muchos más, lo alaban. El Guardiolismo define al futbol.

En un podcast conducido por el narrador de ESPN  Fernando Palomo, Sebastián Abreu (quien fue compañero de Guardiola en su aventura por México) afirmó que sabía que Guardiola iba a ser director técnico pero que evidentemente no se imaginaba que iba a ser el mejor director técnico. Abreu confesó que Guardiola vino a México no por dinero, ni porque quisiera jugar en Sinaloa sino porque era su última oportunidad de ser dirigido por uno de los técnicos que más admiraba: Juan Manuel Lillo.

Según narra el futbolista uruguayo, Guardiola se quedaba después de le entrenamiento con una libreta, preguntando a Juan Manuel, las razones de cada uno de los ejercicios en el entrenamiento y las consecuencias de esos ejercicios.

Años después Guardiola dirigiría las menores del Barcelona y paso a paso hasta llegar al equipo mayor del club, logrando dirigir a lo que muchos han bautizado como el mejor equipo dela historia. Henry narra un poco como funcionaba ese equipo; Guardiola pedía disciplina en la defensa y medio campo, ahí deberían hacer lo que les mandaba el técnico, pero adelanta, al momento de meter gol, podían hace lo que quieran, claro, ya en mayoría, 4 atacantes frente a un defensa o con grandes posibilidades de anotar, porque todo iniciaba desde abajo.

En alguna ocasión, narra el astro francés, Henry tomó el balón en la media cancha, burló a sus rivales y anotó un gol inolvidable. Guardiola lo sacó del campo y le dijo que había faltado el respeto a tandas de entrenamiento, a sus compañeros y a todo el club, porque se trataba de un trabajo en equipo.

El guardiolismo es perfección.

El guardiolismo es táctica, es jugar el futbol como el ajedrez.

El gardiolismo es liderazgo.

En el servicio de streaming Amazon Prime se estrenó la serie sobre el campeonato histórico del Manchester City en la temporada pasada, donde puede observarse a fondo como funciona el guardiolismo.

En algún partido, cuando su equipo evidentemente lo hizo mal, Guardiola los insultó en el vestidor, les gritó y les dijo que adentro eran lo peor del mundo. Afuera, ante la prensa eran lo mejor y que el error había sido cometido por él.

José Mourinho, su rival dijo que no tenía clase por permitir que se ventilaran esas acciones en la serie; Guardiola le respondió:

“Efectivamente, la clase no se compra”- refiriéndose al entrenador que años atrás le había picado el ojo a un auxiliar de Guardiola.

El guardiolismo respeta a todos los rivales, los estudia, los analiza y juega un partido diferente para ellos, con más de 13 puntos de ventaja Guardiola no se hacía campeón, sabía que tenía que jugar todos los partidos: el club terminó rompiendo todos los récords posibles, pero no ganó la Champions, a veces el futbol no es solo de ganar.

El guardiolismo es disciplina.

“He visto que juegan mucho mejor cuando están enojados conmigo, si quieren odiarme, ódienme, no tengo problema, pero jueguen bien”

“Are you tired? Fuck you. Are you tired? Fuck You”

Estas dos frases resumen el nivel de disciplina de entrenar de un equipo de Guardiola, después de jugar 4 partidos en una semana, el equipo manifestaba cansancio y Guardiola los maldijo, porque no habían ganado nada y porque un profesional no se cansa. Además deja de lado que los jugadores lo alaben, siempre y cuando jueguen bien.

Josep Guardiola ha marcado un antes y un después, ha sido criticado porque su futbol a veces es aburrido de tanto tocar el balón, otros afirman que esa es la esencia del futbol, una combinación de táctica, de disciplina, de carácter, de buen juego, de orden, de mantener el balón, de anotar gol después de 30 pases y de paso, ganar.

Para muestra este gol, el equipo rival no toca el balón hasta que saca después de recibir un gol.

El equipo de Guardiola se compone por 18 personas cercanas, pero más de 50 en total que tienen que ser contratados para analizar videos, hacer ciencia del futbol, terapia, acondicionamiento y visorias de jugadores. El guardiolismo es toda una ideología que está colonizando el futbol.


Vídeo Recomendado

Previo

Libros de texto incorporan capítulo sobre represión estudiantil de 1968

Siguiente

Recordando a 'Los 41', víctimas de ejercer su diversidad sexua

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *