Desaparecerá el universo onírico de Leonora Carrington del MAM

El 23 de septiembre será el último día para visitar la exposición Leonora Carrington. Cuentos mágicos en el Museo de Arte Moderno del Instituto Nacional de Bellas Artes. Compuesta por alrededor de 200 piezas, además de las 14 esculturas originales de la artista que están frente a las rejas de Chapultepec, la muestra que ha sido todo un éxito se despide.

Como parte de los festejos por los 100 años de Leonora Carrington, esta muestra evidenció que el universo personal de la artista sigue cautivado a todos los mexicanos. Además de la obra la vida de la artista sigue causando fascinación por  sus vertientes literaria y mística religiosa, así como su activismo político, feminista y ecologista.

El discurso curatorial de esta exposición,  concebido por los curadores Tere Arcq y Stefan van Raay, abordó  seis décadas de carrera artística, desde los tiempos de temprana juventud, sus estancias en París y en Nueva York y el exilio en México hasta su muerte.

En este sentido, se trata de una exposición total que se vincula mediante 200 piezas, entre pinturas, esculturas, gráfica, tapetes, escenografías, máscaras, fotografías, documentos, libros y múltiples objetos personales de la artista.

Si bien Leonora Carrington es principalmente reconocida a nivel internacional como una de las máximas representantes de la plástica surrealista, en esta muestra queda claro que se trata de una artista multidisciplinaria. Por ejemplo, es autora de la novela La trompetilla acústica (publicada el año pasado por el Fondo de Cultura Económica), trabajo en el cual se pone de manifiesto su talento para llevar a los terrenos de la literatura su propio universo artístico.

Esta faceta poco conocida como escritora, tanto de novela como teatro, es uno de los tantos elementos que conforman el cuerpo de la magna exposición. Además de la obra ya mencionada, La trompetilla acústica, Leonora Carrington también escribió La casa del miedoLa puerta de piedraLeche del sueño y Conejos blancos.

En otro núcleo de la exposición se muestra la profunda huella que dejó Carrington en nuestro país y cuya influencia permanece viva en la plástica mexicana contemporánea. Pinturas llenas de magia y humor, mundos de color y seres fantásticos que cobran vida a partir de sus sueños y sentimientos, son parte del legado de esta gran artista. Basta con señalar el imponente mural que realizó para el Museo Nacional de Antropología, mismo que vincula las mitologías maya y celta.

El discurso narrativo de la exhibición se centra en mostrar a una Leonora Carrington comprometida con las causas de su tiempo, como lo son el feminismo y la defensa del medio ambiente. Esta faceta muestra a una artista de su época, a una persona fuerte y con los pies bien plantados en la tierra, a una mujer echada para adelante que defendió sus ideales.

De igual manera, la exposición muestra otra cara diametralmente opuesta, la de una Leonora Carrington que coquetea con el mundo de la magia, con el Tarot, la alquimia, la filosofía esotérica y su relación con los postulados de Gurdjieff y Ouspensky, por ejemplo.

Leonora Carrington. Cuentos mágicos muestra a una artista ecuménica y completa que fue capaz de moverse como pez en el agua en diversos campos del quehacer artístico.

Con información del INBA


Vídeo Recomendado

Previo

Son 644 los cuerpos que la Fiscalía de Jalisco transportó en “camiones de la muerte”

Siguiente

Se vale ser arriesgado pero no tanto como Prudence for Her y su irritante campaña

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *