Marlene Villatoro #VocesVioletas

#VocesVioletas es un espacio semanal dedicado a compartir poesía escrita por mujeres de México y Latinoamérica.

Marlene Villatoro (Chiapas-Ciudad de México), es poeta, actriz y narradora. Hizo la carrera de Arte Dramático en la Escuela de Teatro del INBA y la licenciatura en Comunicación y Relaciones Públicas en la Universidad Latinoamericana; realizó seminarios sobre historia del arte y lírica moderna, así como cursos de poesía contemporánea y extranjera;  Ha colaborado entre otras publicaciones con  El Nacional, La Jornada y Unomasuno.

Tiene publicados los libros de poesía: Pensamientos, Gobierno del Estado de Chiapas  l970; Gotea la Vida, Universidad Autónoma  del Estado de México  l988;  Estigmas, Conaculta, Tierra Adentro  l993; Percepciones, La Tinta del Alcatraz  l994; La Culpa del Origen, Universidad Autónoma Metropolitana, 200l; Ofrendas y Cascadas 2004; Configuraciones de la Memoria, Coneculta Chiapas, 20l5; En el año 20l6, la Editorial Digital Biblioteca de Las Grandes Naciones, reeditó su libro La Culpa del Origen; Cuentos:  El Misterio del Sumidero y Nacimiento. Su obra ha recibido distintos premios como el Premio Internacional de Poesía José Ortega y Gasset 1995.

A continuación presentamos una breve selección de su obra poética:


DESDE EL CORAZON de la memoria

entre el telar del día

hay otra visión en el cristal

Los rostros pasan y gravitan

caminan en parvadas de sueño

caminan en la brisa y el crepúsculo

caminan en el ritmo de las olas

como mástil de luces que se van.


LA ETERNIDAD ENTONA un monocorde canto

sonido que unge el oro crepuscular de las tardes lentas

en sus lindes agrestes va la caravana sin rostro

atraviesa la noche en nudo de aroma

y caricia que empalma

Sigue entre vendavales

la ruta azarosa de tierras continuas y despoblados perfiles

El peregrinar aturde al errante

entrampa el círculo y hacina pies desnudos

Osario abundante de arcilla ávida de germen.


ENTRE HIERBAS QUE NACEN a orillas de las aguas

y ecos en la noche

la tormenta inmola los bordes del precipicio

al despeñarse fragmentos de rocas

en la inmensidad que se bifurca

Sólo queda

una larguísima quietud latiendo

una voz que se aleja y no calla

un ávido sueño nacido del eclipse

y de nuevo

la vida enraizándose en la tierra.


TODA LA MEMORIA en el vientre de la piedra

buscando la salida

Enjambre de raíces en temblor de paroxismo

 en el polvo resumido de su entraña

Túnel del grito primigenio dando a luz

Fluir de corteza que se abre

bendiciendo a la vida anclada en el vórtice de Dios.


                                                     para Vicente Van Gogh.

MUSGOS INSACIABLES apiñen flores sin presagios

Espigas entretejan la morada

Pinceles sin sosiego

descubran el fondo del resquicio

configuren a la vida matizando fuegos en sendas indigentes.


DIGO HURACÁN cuando se desquebraja

contra los acantilados

Digo lluvia y ya no es la misma

es verla entre los ojos y las manos

surcando entre las piernas

corriendo

desbordando entre gritos y vacío

Otra vez y otra entre las rocas

en el mar

y en la tierra antes firme que se parte

Fermentar y en el fermento

se escucha venir el huracán creciendo

y luego nada.


Vídeo Recomendado

Previo

El caso de Samuel García y las camisetas de fútbol: Un absurdo en regulación electoral del TEPJF

Siguiente

Así es el paraíso fiscal de Elba Esther Gordillo

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *