La verdad sobre el anuncio del TLCAN: Una medida electorera a la orden de Trump

Ayer, los gobiernos actuales de México y Estados Unidos difundieron como una especie de logro el hecho de haber cumplido con una responsabilidad hacia sus poblaciones, pero los acercamientos y puntos en común acerca del Tratado de Libre Comercio de América del Norte [si bien son importantes] a fines prácticos no representan algún cambio al comercio entre ambas naciones. Ni a tu bolsillo. Dirían los gringos, es wishful thinking.

Peña Nieto publicó este video acerca de los acercamientos (a casi dos años de amenazas de Trump y sin una renovación natural del TLCAN), con una mención acerca de la infame visita de Trump en la que se le trató como Jefe de Estado cuando era candidato, aunque parece que EPN es adicto a eso:

Esto dijo Trump y lo que destaca C-SPAN en el copy resume todo. La ex estrella de The Apprentice destaca que se dejaría de llamar NAFTA o TLC. ¿Por qué? Por su promesa electoral de dejar el acuerdo, por otro nuevo.

Recordemos esto en un momento, porque es importante que Trump sólo está cumpliendo un compromiso mediático con sus electores.

La prensa internacional ha tomado de manera más calmada el diálogo venidero entre Justin Trudeau y Donald Trump, sin que se hable de logros

Esto es lo que Trump salió a presumir a la prensa, una victoria. En gran medida ayudado por las declaraciones positivas de Enrique Peña Nieto. ¡Pero es que esto no significa nada! (más de eso en siguientes párrafos):

Pero esto dice The Hill, un medio de centro-izquierda especializado en Washington:

Esto dice el hijo de Trump. Hace referencia al respaldo del gobierno mexicano:

El partido republicano también lo vende a su base de electores como “un logro” o “promesa cumplida”, y aunque medios generalistas con tendencias a centro-izquierda estén divulgando el hecho como lo que es [un acercamiento con nada firmado], las burbujas informativas generadas en redes sociales y/o por canales como Fox News harán más grande “la victoria”:

Aquí la cobertura un poco más moderada de CNN:

Los televidentes de Fox News tampoco verán esto:

Con estas intenciones del gobierno de Trump más que claras y también evidenciado el apoyo que le hace el gobierno de Peña Nieto, es importante hablar de la relativa importancia del anuncio de ayer pero teniendo claro que no es un logro ni de EPN o Trump.  Sólo fue acordar puntos formales en los que otras partes todavía tienen voz y voto:

Jennifer Hillman es catedrática en el Centro de Derecho de la Universidad de Georgetown y, obviamente, experta en derecho. En el tuit anterior está explicando que la operación fotográfica y de video que acordaron ambos presidentes, a fines prácticos sirve para nada. ¿Por?

  • La obsesión de Trump para terminar el NAFTA al menos en nombre tiene que ser notificada [al congreso] con seis meses de antelación. Si lo hiciera esta semana, cosa improbable, tienen que pasar 6 meses.
  • El congreso americano tiene que ser extremadamente eficiente y esa no es su característica. Pensemos que sí, entonces comienzan negociaciones que cambiarán algunos terminos. En los otros países (México y Canadá) también tiene que existir movimiento legislativo al respecto.
  • Aquí pasarían al menos otros 90 días en lo que pasa por el Congreso estadounidense para aprobación.

Macario Schettino lo explica mejor en su columna de hoy en El Financiero:

 En Estados Unidos, la facultad de negociar acuerdos comerciales reside en el Senado, que puede autorizar al presidente a llevar a cabo el proceso, siempre y cuando al final el documento se ponga a votación (sin modificación posible) del mismo cuerpo legislativo. Hace cosa de un año, el Senado autorizó a Trump a negociar una nueva versión del TLCAN, pero no a construir nuevos acuerdos, de forma que no puede existir lo que anunció ayer. Si Canadá no llega a un acuerdo con los otros dos países, no hay nada acordado. Si Trump quiere un acuerdo con México por separado, puede pedir autorización para ello, pero será volver a empezar.

[…] Lo que en realidad ocurrió el lunes fue el anuncio de que México y Estados Unidos lograron resolver sus diferencias en el marco de la renegociación del TLCAN, que no es poca cosa. [,,,] Pero el evento de ayer, realizado para que Trump pudiera satisfacer su ego, que es lo único que él entiende, pudo haber alejado a Canadá de un acuerdo. Aunque México, entiendo, siempre mantuvo contacto con Canadá para facilitar el arreglo trilateral posterior, la forma en que Trump se refirió a ese país fue deplorable. Y si Canadá no se suma en esta semana al acuerdo, ya no podrá firmarse y discutirse en los legislativos antes de la elección intermedia de Estados Unidos..

Así las cosas. Lo del lunes fue importante, en su debida perspectiva. Y ya. Toda una operación para que los voceros de Trump afirmen que se cumplió la promesa de acabar con el NAFTA o TLCAN.

Posdata


Vídeo Recomendado

Previo

Otra de Bielsa: le pide perdón a un jugador 16 años después

Siguiente

Una mente en paz produce sueños placenteros

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *