Hoy hubo tres eventos para apoyar a la mujer que sólo tuvieron hombres en el panel, pero en uno de los casos tiene [algo de] sentido

Hoy hubo un evento en la Ciudad de México que en papel tenía la noble intención de apoyar un tema en beneficio a las mujeres. La marca para promover la iniciativa es bastante directa: #NoSinMujeres

Aquí un tuit con la invitación y una foto del panel. ¿Ves algo raro?

Hay 8 hombres (7 visibles, uno tapado pero se ve su cabeza) en el panel presentador dentro de las instalaciones de la Escuela Libre de Derecho. Y el evento gira alrededor de algo llamado No Sin Mujeres. Nuestra cabeza explota.

Y la de la República Tuitera también:

Y es que no fue el único evento del día de hoy dónde sucedió esto, ya que aunque la firma de #NoSinMujeres después tuvo una explicación que se remonta a sus raíces en Europa, hubo un panel sobre la lactancia en la que hubo mayoría de hombres. Y otro para acerca a las mujeres a las ingenierías, que cayó en el mismo error.

Diría Belinda: Ganando como siempre.

**

POSDATA: La justificación de #NoSinMujeres y un recordatorio de lo importante dentro de dicha iniciativa, más allá  del rarísimo mensaje que se dio en la firma de hoy.

Sobre el movimiento No Sin Mujeres, vía el HuffPost de España:

Imágenes como las de foros en Davos, casi 100% masculinas, no volverán a repetirse si triunfa la iniciativa de un nutrido grupo de economistas y académicos de ciencias sociales españoles. Bajo la etiqueta #No_Sin_Mujeres acaban de lanzar una iniciativa y un compromiso: no participar como ponente en ningún evento académico -conferencias, congresos, jornadas, mesas redondas- de más de dos ponentes donde no haya, al menos, una mujer en calidad de experta.

En corto: Son hombres comprometiéndose para que el hecho del panel no vuelva a suceder. Lo cierto es que hubo un problema de comunicación ya que la polémica se ha comido las buenas intenciones.


Vídeo Recomendado

Previo

Cuando miras y no aprendes: Medio especializado en deportes vuelve a ignorar a selección femenil

Siguiente

Olas de calor: Un reto para el futuro inmediato de la humanidad

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *