El amor entre dos príncipes, en una obra para niños (y adultos)

'Príncipe y príncipe' es una puesta en escena que reflexiona sobre los estereotipos en las relaciones sentimentales y temas de género

La reina de un país lejano se quiere jubilar. Para ello su hijo, el príncipe Tadeo, debe iniciar una búsqueda para encontrar a su princesa ideal, pero el destino lo llevará al encuentro con el verdadero amor.

Es así como la obra de teatro Príncipe y príncipe, a través de una propuesta narrativa divertida y dinámica, busca provocar una reflexión sobre los estereotipos, no solo en términos de las relaciones sentimentales, sino alrededor de los temas de género.

La puesta en escena, dirigida a niños mayores de ocho años, ofrecerá funciones hasta el 7 de octubre en la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque, todos los sábados y domingos a las 13 h.

A través de una historia cómica, ligera, escrita con mucha claridad y sencillez, la dramaturgia de Perla Szuchmacher “toma el tema de la diversidad de género con mucho valor, porque lo presenta de frente, sin miedo, sin tapujos y con humor. Este último elemento es fundamental, porque nos distancia de la dificultad y la seriedad que podría implicar el tema”, señaló Artús Chávez, director de la propuesta escénica.

La historia aborda los altos y bajos que tiene que vivir el príncipe Tadeo para encontrar a su pareja de vida. Al conocer a la princesa ideal, Celeste, el heredero termina enamorándose del hermano de la joven. Una ventaja es que, desde la dramaturgia, “el tema está tratado con naturalidad, sobre todo en un país donde el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal desde hace varios años”, destacó Artús Chávez.

Pero la obra no solo aborda la diversidad desde esta perspectiva, también lo hace desde la princesa Celeste, quien no quiere casarse, sino realizarse como una ciudadana y un ser humano libre y creativo. Además, está la perspectiva de la reina que, con una actitud razonable y respetuosa, acepta el matrimonio de su hijo con el príncipe y apoya que la pareja decida adoptar para construir una familia más grande.

“Son temas actuales, necesarios, que los papás deberían abordar con sus hijos porque los enfrentan de manera cotidiana. A veces pareciera que en realidad los adultos somos quienes tememos hablar sobre estas cuestiones, mientras que los niños las miran con naturalidad”, indicó el dramaturgo.

De acuerdo con Chávez, la obra responde al cambio que estamos transitando hacia la compresión de la diversidad. “La forma en que vemos el mundo ha cambiado, hay series y películas que abordan todos estos temas, problematizan sobre ellos. Y es necesario que el teatro mexicano aborde esto”, señaló Chávez .

Y agregó: “Como en todos los cambios, hay cierta resistencia que requiere mucha educación, pero el teatro, desde sus inicios, ha sido uno de los medios didácticos más importantes y contundentes, capaz de contar historias que en el momento te hacen soñar y después reflexionar”.

“Esta es una gran oportunidad para que los papás vengan con sus hijos, descubran una historia divertida, amable, sencilla, con bastante claridad, honesta y después se sienten a hablar sobre el tema, como cualquier otro asunto del que hay que hablar en la vida”, finalizó el director.


Vídeo Recomendado

Previo

Alondra: la fractura impune de una vida

Siguiente

TEPJF convalidó a los diputados cachirules de Morena

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *