¿Crees que salir de la pobreza es cuestión de actitud? Este estudio puede hacerte repensarlo

El Centro de Estudios Espinosa Yglesias ha presentado los resultados del estudio: ¿Un ascensor social roto? Cómo Promover la movilidad social y nos ha dejado pensando mucho. Y es que en México existe un escaso nivel de movilidad y persiste una gran desigualdad, por lo cual, siguiendo lo establecido por el informe, a los hijos de una persona que nació en el quintil más pobre le tomará unas cinco generaciones ascender al quintil más rico, es decir, unos 150 años si se cuenta que cada generación es de 30 años.

En México todavía hay personas que aseguran que los pobres lo son porque quieren, y por eso les recetan leer libros de autoayuda, elevar una plegaria por el país al medio día y ahorrar como desquiciados. Sin embargo, estas recetas no parecen funcionar para las mayorías. Nosotros pensamos que quizá una forma de comenzar a cambiar eso es asumir un diganóstico científico sobre las verdaderas causas de la pobreza y la desigualdad, creando en consecuencia políticas públicas que permitan superar esos rezagos. Pero cada quien.

El mismo estudio señala que en la porosidad de las instituciones también hay diferencias. Por ejemplo, a una persona del quintil más pobre en Dinamarca le tomaría dos generaciones poder llegar a ser parte del quintil más rico. En Suecia, serían tres. Lo que se demuestra, por tanto, es que se puede ajustar el modelo social y económico para que, como dicen los economistas progresistas, origen no determine destino.

Más información en La Jornada

Previo

Exhibe PT que candidatos de Morena fueron registrados bajo sus siglas y reclama pluris

Siguiente

El despojo y destrucción de la Sierra Norte de Puebla

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *