Una audición se vuelve una pesadilla machista en este corto de BBC Arts

En los tiempos del #MeToo ya lucha contra el acoso cotidiano, una de las quejas más comunes entre las mujeres angloparlantes es que en la calle les griten Smile. Es decir, sonríe. En español no he leído o puesto tanta atención sobre el acoso representado en esa frase en particular aunque no se tiene que ser un genio para ubicar en donde radica su incomodidad: ¿por qué una chica tiene que sonreír cuando un hombre le diga?

A partir de qué, brinco a un impactante vídeo de BBC Arts que estuvo circulando este fin de semana por redes sociales. Es acerca de una audición para un papel de doctora en una trama situada durante el otoño por el Sur de Londres, todas las actrices que acuden por el papel son famosas pero en la ficción están buscando una oportunidad. Entre las más conocidas están Emilia Clarke de Game of Thrones, Felicity Jones de Like Crazy Star Wars: Rogue One.

Viene lo interesante. Todas son bienvenidas por tres directores de casting, dos mujeres y un hombre, en una secuencia que no es agradable. Los tres las paran en seco cuando intentan dar un tono fuerte y dramático, además de mostrar desagrado cuando ellas intentan explicar al personaje como alguien fuerte, tenaz e inteligente.

La intención, les dicen, es tener a una chica boba, sumisa pero sexo. Las peticiones aumentan a un punto rídiculo pero común en la industria del entretenimiento. Quieren una protagonista delgada pero con busto grande y trasero de la misma talla, “sin caderas prominentes” pero tampoco una curvy o alguien delgada sin medidas. Quieren que sonrían.

Aquí el clip, dura poco más de 7 minutos. Míralo y al final comentamos la sorpresa.

Al final, tal vez en una comparación que raya en lo demasiado clara, llega un hombre (Tom Hiddleston)  y tiene el papel con siquiera saludar. Una de las actrices marca a alguien para decirle de su experiencia [mientras pasa por marquesinas de películas estelarizadas por mujeres, con Tom Hiddleston photoshoppeado en lugar de las protagonistas] y cuelga diciendo “Me Too,  Me Too”.

Wow, me pareció genial. ¿Y a ti?


Vídeo Recomendado

Previo

La danza contemporánea asalta la rutina de los mercados

Siguiente

El sueldo de los asesores legislativos cuesta más que financiar el Seguro Popular

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *