Tolerancia y derechos humanos: La consolidación democrática no sólo depende de ajustes estructurales

Las graves violaciones de derechos humanos que se han evidenciado en el país en los últimos años, no sólo dependen de ajustes en las estructuras institucionales. Los altos niveles de intolerancia ciudadana frente a la diferencia y el respeto por las garantías individuales deberán ser un tema prioritario para que el próximo gobierno consolide la democracia de México.


Construir la democracia de un país no es tarea sencilla, sin embargo, asegurar su consolidación y funcionamiento tiene como resultado un impacto favorable en el respeto y garantía de los derechos humanos básicos, puesto que fomenta la igualdad de oportunidades, y el respeto a las diferencias. Pese a que en el papel México se define como una república democrática, representativa y federal, en los últimos sexenios se ha cuestionado la falta del estado de derecho y el aumento en las crisis tanto sociales como políticas que han impactado en graves violaciones a los derechos humanos; una hipótesis de esto podría ser, que pese a las diversas alternancias de poder en la búsqueda de la consolidación democrática, la mayoría de los cambios implementados han sido de tipo institucional pero no han ido acompañados de una construcción cultural de tolerancia y respeto.

En los últimos años el país ha sido el centro de recomendaciones emitidas por organizaciones internacionales defensoras de derechos humanos debido a las escasas soluciones que se han generado frente a las diversas crisis socio-políticas que atraviesa. El año 2000 -con la entrada de Vicente Fox y el Partido Acción Nacional (PAN) a la presidencia- pudo haber sido un año que marcara la consolidación democrática y por consiguiente el aumento en la garantía de los derechos humanos; sin embargo y en retrospectiva, este cambio, lejos de construir una transición democrática, deterioró el clima político y la gobernabilidad.  Pese a que el gobierno de Fox intentó generar una serie de acciones “democráticas” que consideraban la creación de mecanismos de control y participación social, estos quedaron como simples simulacros. Basta recordar la supuesta apertura de espacios de participación política para la comunidad zapatista o el fallido intento de creación de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra los Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP).

Frente a la nueva alternancia de poder cabe la pregunta ¿Cómo podrían complementarse los ajustes institucionales para garantizar mejores resultados en la lucha contra la impunidad y otorgar reconocimiento de verdad y justicia para las violaciones a derechos humanos1Según el índice de Desarrollo Democrático de América Latina 2015, 19 de los 32 estados de México no alcanzaron un puntaje suficiente y en comparación a otros países, descendió a la posición 10 de 18 países evaluados.Según el índice de Desarrollo Democrático de América Latina 2015, 19 de los 32 estados de México no alcanzaron un puntaje suficiente y en comparación a otros países, descendió a la posición 10 de 18 países evaluados.. Algunas autoras como Victoria Camps, coinciden en que la tolerancia es uno de los valores rectores de la consolidación democrática de un país, puesto que el reconocimiento de las diferencias es la base para la coexistencia pacífica y la construcción de relaciones justas y equitativas entre todas las personas.  

Sí bien es cierto que México tiene grandes retos en el mejoramiento de su sistema de justicia y en el combate de la impunidad y la corrupción para disminuir la crisis de derechos humanos, una dimensión poco explorada tiene que ver con los niveles de intolerancia y discriminación ciudadana frente a la diferencia y el poco respeto de las garantías individuales que muestran las y los ciudadanos. En la encuesta de salida realizada por SIMO Consulting2Durante la jornada electoral del 1 de julio de 2018, SIMO Consulting realizó 3,825 entrevistas cara a cara a hombres y mujeres de 18 años y más que cuentan con credencial de elector y que emitieron su voto en algunas de las casillas seleccionadas. Para eso, se eligieron previamente 110 secciones a nivel nacional. Este tamaño de muestra se calculó con base en un nivel de confianza de 95% y un margen de error de +/-2.1%. Las secciones se distribuyeron proporcionalmente dentro de cada estrato. La estratificación corresponde: al tipo de zona rural, urbana o mixta; al nivel de participación electoral de la sección en la última elección federal. Los encuestadores condujeron entrevistas con los ciudadanos que recién habían emitido su voto. Es importante señalar que no se les ofrece ningún tipo de incentivo a los entrevistados para que participen en el estudio. durante la jornada electoral del 1 de julio, se identificaron niveles de intolerancia preocupantes en temas coyunturales, que en definitiva, el futuro gobierno deberá considerar para la consolidación democrática de México.

Uno de los temas en donde las y los ciudadanos se muestran con mayores niveles de tolerancia es el de la migración; pareciera que la política de Trump ha generado un impacto en los diferentes grupos de edad, puesto que en promedio más del 50% se muestra en desacuerdo frente a la posibilidad de limitar el ingreso de migrantes y refugiados al país.   

Sin embargo, en los temas relacionados con la impartición de justicia y crimen organizado se identifican niveles altos de intolerancia: únicamente los jóvenes entre 18 y 25 años se encuentran divididos frente a la posibilidad de ver en la amnistía una medida que ayude a reducir la violencia, sin embargo, la tendencia por rangos de edad es significativamente alta en su preferencia para atrapar criminales por encima del respeto a sus derechos humanos.

De igual forma,  frente al tema del aborto son las generaciones más jóvenes las que se encuentran divididas sobre estar de acuerdo en considerarlo un crimen que deba ser perseguido y castigado por la justicia o no, sin embargo, el resto de los rangos de edad se posiciona con porcentajes altos en estar de acuerdo con la frase.

La formalización de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de los Pactos tuvo su origen luego de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, eventos que reflejaron de fondo la crueldad que puede llegar a tener la raza humana. Desde entonces, los representantes de los países aliados comenzaron a plantearse medidas que permitirían evitar tragedias parecidas y generar un consenso de las ideas de respeto, igualdad, dignidad, libertad y justicia. Frente a la tendencia observada en los niveles de intolerancia de las y los mexicanos, será fundamental que el nuevo gobierno genere una cultura de la tolerancia y un respeto por los derechos humanos como base fundamental para la consolidación democrática del país.


Vídeo Recomendado

Referencias   [ + ]

1. Según el índice de Desarrollo Democrático de América Latina 2015, 19 de los 32 estados de México no alcanzaron un puntaje suficiente y en comparación a otros países, descendió a la posición 10 de 18 países evaluados.Según el índice de Desarrollo Democrático de América Latina 2015, 19 de los 32 estados de México no alcanzaron un puntaje suficiente y en comparación a otros países, descendió a la posición 10 de 18 países evaluados.
2. Durante la jornada electoral del 1 de julio de 2018, SIMO Consulting realizó 3,825 entrevistas cara a cara a hombres y mujeres de 18 años y más que cuentan con credencial de elector y que emitieron su voto en algunas de las casillas seleccionadas. Para eso, se eligieron previamente 110 secciones a nivel nacional. Este tamaño de muestra se calculó con base en un nivel de confianza de 95% y un margen de error de +/-2.1%. Las secciones se distribuyeron proporcionalmente dentro de cada estrato. La estratificación corresponde: al tipo de zona rural, urbana o mixta; al nivel de participación electoral de la sección en la última elección federal. Los encuestadores condujeron entrevistas con los ciudadanos que recién habían emitido su voto. Es importante señalar que no se les ofrece ningún tipo de incentivo a los entrevistados para que participen en el estudio.
Previo

El territorio futurista del GIFF, entre la ciencia y el cine

Siguiente

El clavadista mexicano que gana medallas de oro...y es vegetariano

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *