Televisa no pudo con la radio y ahora venderá la emblemática XEW

Televisa tira la toalla con la radio. La televisora acaba de ver la salida definitiva de su reciente coordinador de contenidos, en esta nueva etapa donde está más ligada que nunca a Univisión y donde su ejecutivo más emblemático salió de la empresa para micromanejar al América, está vendiendo sus activos no estratégicos y eso incluye la venerable empresa conocida como Radiópolis o Televisa Radio. Sí, la casa de la XEW.

Es conocido que la W fue la punta de lanza del negocio de Emilio Azcárraga Vidaurreta, el abuelo de Emilio Azcárraga Jean y padre de El Tigre Azcárraga Milmo, y a partir de dicha estación de radio se construyó un emporio mediático que tuvo su punto más alto a finales de los ochenta con satélites, un canal que  pretendía ser el CNN Latino (Eco), un experimento editorial para tener un impreso deportivo en Estados Unidos  acercamientos a Europa y el único star system de nuestro país.

Para nadie es sorpresa que la radio fuera un tema con esfuerzos a medias para Televisa. Y literalmente, ya que tenía una sociedad del 50% con Grupo Prisa, los españoles de Santillana y El País. Ellos virtualmente eran los operadores de las concesiones y franquicias radiofónicas de Televisa, empresa que reportadamente tenía poca injerencia en el día a día de estaciones como W y Los 40 Principales. Para muestra un botón: sus [incluso para estos años] enormes figuras de entretenimiento y noticieros preferían poblar las filas de MVS Radio, Imagen, Radiofórmula,  ACIR y hasta consorcios en teoría más chicos como Radio 13.

El último intento serio de W para poblar las ondas hertzianas fue la iniciativa de Hoy por Hoy, una serie de informativos que tuvieron a la figura más exitosa de la radio reciente, luego de José Gutiérrez Vivó: Carmen Aristegui. Esa historia terminó de manera infame ya que a Daniel Moreno (entonces director de la estación) le tocó informar a Aristegui de su remoción en la parrilla programática.

Otros conductores en esa etapa fueron Carlos Puig, Carlos Loret de Mola y Javier Solórzano. La W, que ya había pasado en años anteriores varios rebrandings esquizofrénicos como ser una emisora de música moderna bajo la batuta de Charo Fernández y Alejandro Franco, volvió a despertar interés con producciones posteriores como el Weso pero nunca dejó de ser una frecuencia con contenidos que apelaban primordialmente al chilango.  Otro intento desesperado fue enlazar el noticiero de Brozo con el espacio matutino pero su éxito fue tan poco que se removió esta versión de televisión en la radio (¿en serio?) para colocar Así las Cosas.

Este matutino, cuya versión inicial nunca acabó de cuajar, entró durante la etapa de Gabriela Warketin como directora de la estación. Su primera iteración tenía a un extrañamente desangelado Sopitas junto al legendario Martín Hernández (a la par de sus nominaciones al Oscar) y Rulo, siendo los tres parte [de alguna u otra manera] de la camarilla de creativos que infatuarona una generación con Reactor y Radioactivo.

Los tres conductores poco a poco fueron cayendo, hasta que la misma Warketin comenzó a intervenir de manera regular al aire, siendo que finalmente ella fue la titular junto a Javier Risco, quien aparte de periodista también es un popular memero. Esta es la versión de Así las Cosas que ha dado la nota y que cuenta con buena afinidad en redes sociales, a pesar de ser un tanto chilangocentrista.

El impacto de este informativo estaba lejos al de aquellos más conocidos por otros medios como López-Dóriga, Gómez Leyva, Beteta (veterano en Fórmula) , Denise Maerker o hasta los mismos clips de Aristegui en vivo por internet.

Leemos en El Economista:

Grupo Televisa explora la venta de su participación del 50% que mantiene en el Sistema Radiópolis, que también es operado por el grupo español Prisa desde el año 2002. 

Quien se haga con el control del 50% de Televisa en Radiópolis colaborará con Grupo Prisa, hasta la expiración de los contratos firmados en 2002, dijo la fuente. El corporativo de Prisa en México está de vacaciones y Televisa y Grupo ACIR fueron contactados vía electrónica, telefónica y por mensaje de voz, pero de momento, hasta las 13:45 horas, no han atendido a la solicitud para fijar una posición sobre esta información.

Trasciende lo relativamente pequeño en la operación radial de Televisa ya que cuenta con menos de 20 estaciones, mientras que ACIR tiene cerca de 99 en todo el país. Otro comprador que baraja El Economista es MVS Radio, que hasta el momento sólo cuenta con dos frecuencias en el Distrito Federal (EXA y Noticias MVS) pero sí tiene presencia en provincia con conceptos en sociedad a empresarios locales.


Vídeo Recomendado

Previo

Esto es alarmante: Se reportan dos feminicidios al día en México

Siguiente

Así es la filosofía de Merlí, la serie española que cautivó a las audiencias

1 comentario

  1. […] Televisa no pudo con la radio y ahora venderá la emblemática XEW […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *