¿La presidenta de Croacia? Es de ultraderecha y con posturas no muy geniales

El equipo de Croacia fue pintado como una especie de cenicienta o caballo negro debido a su historia como una selección de medio pelo que no sólo disputó semifinales, sino que llegó al gran partido; sobrepasando estadísticamente a potencias como Alemania, Brasil o Argentina. Es el tipo de narrativa que seduce a los noticieros y prensa especializada, el que a pesar de las adversidades o chequeras de las ligas, al final lo que gana es el ánimo en la cancha.

No es descabellado decir que es una manera velada de los editores y productores para seducir a la audiencia con una versión extraña de el cambio está en ti. Argumento incierto y algo injusto, al menos en México.

Otra cuestión viral sobre Croacia en este mundial ha sido su mandataria, Kolinda Grabar. Hay un tuit con miles de interacciones donde hablan acerca de su paso por aviones comerciales, días sin goce de sueldo para disfrutar del Mundial y hasta una supuesta sencillez. También ayuda que tenga una personalidad carismática y ciertamente sea una mujer atractiva. Aunque las cosas son un poco más complicadas.

La gestión de Kolinda Grabar se ha caracterizado por ser de ultraderecha y ya lleva cuatro años en el cargo, emanada del partido Unión Democrática Croata. Aquí algunos puntos relevantes que han marcado su estilo de gobernar:

  • Es partidaria de nacionalismo de mala manera ya que apoyó la futura y/o posible construcción de vallas para evitar la entrada de inmigrantes con su país.
  • Leemos en El Deber de Bolivia (vía agencia EFE) que también está en contra de la denominada ‘cuota de refugiados’  para recibir personas en situación vulnerable en los países de la Unión Europea.
  • En 2016  se tomó una foto con una bandera relacionada con los ustachas, que podría decirse que fueron los nazis croatas ya que encabezaron un movimiento antisemita y en contra de gitanos, serbios y bosnios.

Hay más detalles sobre sus afinidades de ultraderecha en el medio chileno El Desconcierto, incluidos sus lazos con oligarcas croatas. Es así como no todo es la versión amable de pagó su propio viaje no tendrá sueldo estos días.

Para rematar, recomiendo leer el excelente perfil que Mónica Maristain escribió en Sin Embargo acerca de expresiones fascistas entre los jugadores de la selección croata.


Vídeo Recomendado

Previo

Ya se acabó 'Luis Miguel' y nos volvió comentaristas culturales a todos

Siguiente

María Vázquez Valdez #VocesVioletas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *