El voto generacional: Los jóvenes marcan tendencia en la historia política de México en las elecciones del 2018

El supuesto desinterés y apatía de las nuevas generaciones queda en el olvido y su voto apuesta por una alternancia en el poder del PRI a MORENA.

Diversos analistas políticos concluían que la participación de las y los jóvenes sería fundamental para definir el posible triunfo de la coalición “Juntos haremos historia” que integra MORENA puesto que, según la lista nominal del INE (2018), sumando el segmento de primeros votantes (18 a 24 años) y millennials (25 a 34 años) se alcanzaba casi a las 36 millones de personas, sin embargo cabía la posibilidad de que la apatía y el abstencionismo mostrada en dicha generación desde las elecciones presidenciales del 2012 definiera el comportamiento en las urnas electorales y fuera más bien, la vieja retaguardia1Al analizar el número de posibles votantes las generaciones más antiguas en el segmento de 46 a 60 años y más, tiene un peso similar a los segmentos jóvenes (35, 459 millones) según datos del Instituto Nacional Electoral. (baby boomers y generación silenciosa) quiénes motivados por el hartazgo que atraviesa el país determinaran el voto de castigo para el gobierno del presidente Peña Nieto.

Los resultados en las encuestas de salida fueron contundentes: el voto joven marcó una tendencia en la elección del candidato presidencial, puesto que el total de primeros votantes (jóvenes de 18 a 24 años) y millennials (25 a 35 años) que optaron por Andrés Manuel López Obrador habrían sumado el 47% del porcentaje total, mientras que los baby boomers y la generación silenciosa solo habrían otorgado el 22% y el 9% respectivamente.


En contraste, para la elección de senadores, Morena tuvo una distribución generacional bastante balanceada del 20% en promedio por grupo de edad. Sobresale que el partido Encuentro Social habría concentrado alrededor del 32% de sus votos en el rango de edad de entre 18 y 25 años, mientras que el Partido del Trabajo (PT) habría encontrado aproximadamente 32% de sus votos en las edades de  25 y 35 años. Finalmente, las generaciones de edades mayores habrían concentrado su voto en los partidos tradicionales PAN (26%), PRI (34%) Y PRD (37%), lo que indica que son los segmentos jóvenes quiénes siguen buscando nuevas opciones que se alejen de las partidocracias.

Algo similar ocurrió con la elección a diputados federales, puesto que Morena mostró una distribución generacional estimada del 23% en promedio por grupo de edad, mientras que el PRI, PAN Y PRD concentraron mayores porcentajes en las viejas generaciones, sobre sale que la generación millenial le dio el porcentaje mayor al candidato independiente y al PVEM.

La encuesta también muestra que la esperanza y la confianza fueron los dos estados de ánimo que más influyeron en estas elecciones, sin importar el rango de edad; por ejemplo, se observa que en los segmentos de entre 18 y 25, el 49% declaró haber estado motivado por la esperanza y el 37% por la confianza. Lo mismo sucedió con el rango de mayor edad (más de 60) quién declaró estar motivado por la esperanza en un 47% y un 38% por la confianza.

Finalmente, los datos muestran que pese a la creencia de los altos niveles de desinterés político del segmento de edad de 18 a 25, el 36% decidió su voto hace más de dos meses, mientras que el 31% de votantes pertenecientes a la generación x (36 a 45 años) manifestó votar siempre por el mismo candidato. Esto podría interpretarse como que, al parecer, los múltiples intentos por ocupar la presidencia ejercidos por Andrés Manuel finalmente generaron una lealtad entre los votantes de este grupo de edad; situación similar a la lealtad mostrada por las generaciones posteriores (baby boomers y generación silenciosa) quiénes también siguen votando por el candidato de siempre.


Frente a este escenario cabe la pregunta ¿Podrá el gobierno de Morena mantener la confianza y la esperanza de las y los jóvenes durante el próximo sexenio? ¿y cómo tendría que construir un diálogo con las generaciones que optaron por otros partidos?


Durante la jornada electoral del 1 de julio de 2018, SIMO Consulting realizó 3,825 entrevistas cara a cara a hombres y mujeres de 18 años y más que cuentan con credencial de elector y que emitieron su voto en algunas de las casillas seleccionadas. Para eso, se eligieron previamente 110 secciones a nivel nacional.

Este tamaño de muestra se calculó con base en un nivel de confianza de 95% y un margen de error de +/-2.1%. Las secciones se distribuyeron proporcionalmente dentro de cada estrato. La estratificación corresponde: al tipo de zona rural, urbana o mixta; al nivel de participación electoral de la sección en la última elección federal. Los encuestadores condujeron entrevistas con los ciudadanos que recién habían emitido su voto. Es importante señalar que no se les ofrece ningún tipo de incentivo a los entrevistados para que participen en el estudio.

Referencias   [ + ]

1. Al analizar el número de posibles votantes las generaciones más antiguas en el segmento de 46 a 60 años y más, tiene un peso similar a los segmentos jóvenes (35, 459 millones) según datos del Instituto Nacional Electoral.
Previo

La dolorosa derrota del PRI en estas elecciones y lo emblemático de perder Atlacomulco

Siguiente

Carmen Nozal #VocesVioletas