El paso de John Cage por México se expone en el Museo Jumex

En la muestra se exploran dos visitas importantes que John Cage realizó a México, en donde tenía muy buenos amigos, entre ellos Octavio Paz y Mario Lavista.

John Cage marcó un antes y un después en la historia de la música. Este compositor multifacético demostró que el silencio también es parte de la melodía. Originario de Los Ángeles, John Milton Cage Jr. experimentó con los sonidos y movimientos, con el lenguaje y la arquitectura. Su trabajo es un conjunto de ideas que a lo largo de su vida lo posicionaron como un ícono ante el mundo, en especial para los amantes y conocedores de la música.

Para conocer más sobre este compositor y su relación con nuestro país, el Museo Jumex ha montado la exposición Pasajeros 03: John Cage que retrata dos de las visitas que el artista realizó a México en 1968 y 1976.

Se trata de la tercera parte de la serie “pasajeros”: exposiciones biográficas documentales de extranjeros que en su paso por México tuvieron un intercambio significativo dejando un importante legado.

La muestra nos acerca a las estrechas relaciones que el artista sostuvo a lo largo de su vida, retratando un poco la forma de ser de este importante compositor. “No fueron solo dos visitas las que Cage realizó a México, ya que tenía muy buenos amigos (entre ellos Octavio Paz y Mario Lavista), pero si son dos de las visitas más recordadas y documentadas de su paso”, explicó Gabriel Villalobos, curador de este espacio.

Se puede destacar también el uso del mobiliario museográfico diseñado ex profeso. En esta ocasión se muestran en un eje lineal: de un lado está la documentación de la visita de 1968 y del otro lado la visita de 1976. Se resaltan las diferentes facetas de Cage, no solo como músico sino también como promotor y poeta, dice Gabriel, para quien el instrumentista fallecido en 1992 “fue uno de los músicos más importantes del siglo XX, un parteaguas en la música y dejo un importante legado”.

John Cage rompió con los esquemas tradicionales de composición explorando la jerarquía de tono, cuestionó la diferencia entre música, ruido y silencio. También propuso componer por medio de métodos mecánicos y azarosos.

Durante el recorrido podrás conocer la documentación que evidencia las importantes relaciones e intercambios creativos que el también poeta y pintor tuvo con varios artistas intelectuales mexicanos, como son programas de mano, fotografías, reseñas, entrevistas y correspondencia.

También se puede constatar la relación de Cage con la compañía de danza de Merce Cunningham, y su llegada a México, como parte de un programa cultural como nunca antes se había visto, en 1968 y que contempló la llegada de bailarines, actores, músicos, escritores, entre ellos este pionero de la música aleatoria.

La muestra estará vigente hasta el 16 de septiembre en el Museo Jumex, ubicado en la calle de Miguel de Cervantes Saavedra 303, colonia Granada. Abierto a partir de las 11:00 horas.

Información: ARP


Vídeo Recomendado

Previo

Indígenas gestionan más del 25% de la superficie del planeta

Siguiente

La seguridad de las mujeres: un asunto pendiente y urgente para el próximo gobierno.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *