Un virus que inventa sus genes podría ser la clave del origen de la vida

En 2013, el descubrimiento de dos virus gigantes diferentes a todo lo que se había visto antes, desdibujó la línea entre el mundo viral y el celular. Los pandoravirus son tan grandes como las bacterias y contienen genomas que son más complejos que los que se encuentran en algunos organismos eucarióticos. Su extraña forma de ánfora y su enorme genoma atípico llevaron a los científicos a preguntarse de dónde venían.

Una nueva investigación, desarrollada en parte por sus descubridores, ha observado que estos pandoravirus se inventan sus propios genes, que fabrican nuevos genes para que acometan nuevas funciones. Son tremendamente innovadores en el teatro de la evolución y eso explica su misterio genético.

Esta investigación, desarrollada, entre otros, por científicos del Laboratorio de Información Genómica y Estructural (GIS) de la Universidad de Marsella y del Instituto de Biociencias y Biotecnologías de Grenoble (BIG), aisló tres nuevos miembros de esta familia de virus gigantes y los comparó con otro encontrado en Alemania.


______

Estos análisis demostraron que, a pesar de tener una forma y funcionamiento similares, los nuevos miembros de la familia pandoravirus sólo compartían la mitad de sus genes codificadores de proteínas. Una sorpresa, ya que los miembros de una misma familia tienen por lo general muchos más genes en común.

Pandoravirus quercus
Pandoravirus quercus hallado en Marsella, Francia. La imagen fue capturada por microscopia electrónica a una escala de 100 nm | © IGS- CNRS/AMU

Además, los nuevos miembros de la familia poseen también numerosos genes huérfanos, es decir, sin homólogos en los genomas de otros organismos, una característica observada en los dos primeros pandoravirus descubiertos.

Esta característica inexplicada es la que plantea el misterio del origen de estos virus gigantes. El misterio ha aumentado con esta investigación, porque los genes huérfanos son diferentes de un pandoravirus a otro, haciendo mucho más improbable que hayan podido proceder de un ancestro común a toda la familia.

Analizados con diferentes sistemas bioinformáticos, estos genes huérfanos se manifiestan como intergénicos, es decir, sus regiones de DNA genómico están situadas entre los genes, y su función en su mayor parte es desconocida.

Los investigadores han llegado a la conclusión de que la única explicación del tamaño gigantesco de los genomas de los pandoravirus, de su diversidad y de la gran proporción de genes huérfanos que contienen, es que una gran parte de los genes de estos virus nace espontáneamente y por azar en las regiones intergénicas.

Origen y evolución de la vida

Estos nuevos genes, surgidos espontáneamente, aparecen de pronto en el interior del pandoravirus en lugares diferentes, lo que explica su carácter único.

Los pandoravirus son completamente inofensivos para los humanos. La importancia de su descubrimiento radica en su utilidad para el estudio de la historia de la evolución de la vida en nuestro planeta. Ya que además de su sorprendente tamaño, estos virus despliegan una inusitada creatividad genética, algo que es un elemento central de todas las concepciones sobre el origen de la vida y de su evolución.

Los investigadores franceses piensan que los pandoravirus evolucionaron a partir de células y que sus ancestros eran muy diferentes a las bacterias y otros microorganismos actuales. Según esta teoría, algunas células dieron lugar a la vida como la hemos conocido, mientras que otras sobrevivieron en forma de virus que dieron lugar a los virus gigantes y pandoravirus.

Previo

Sitio web que compartió Anaya en el debate habría recibido ataque desde Rusia

Siguiente

Cesaron a funcionarios de Movistar por corrupción con gobernadores y alcaldes mexicanos