Se critica a Estados Unidos pero México también separa menores de sus familiares

El mundo se cimbró ante los desgarradores vídeos y fotografías que mostraban la separación de familias enteras de inmigrantes y el encierro de niños dentro de centros de detención, por orden ejecutiva del gobierno de Donald Trump. En México se exigieron medidas urgentes, el canciller dijo que sólo el 21% de los niños eran mexicanos (¿importa?), Trump reculó y otros más denunciaron que los mexicanos más bien somos hostiles con los centroamericanos que vienen a nuestro país de paso.

En medio de este ciclo de noticias hay información valiosa que no ha tenido la información  necesaria y que sigue la narrativa que Jan Jarab, el representante de ONU Derechos Humanos para México, mencionó durante su visita a la Universidad Autónoma de Aguascalientes: México también tiene que mirarse a los ojos y reconocer que la crueldad que nos indigna por parte de EEUU a los connacionales, nosotros la repetimos con los centroamericanos.

Parafraseando a Jarab, la retórica de México acerca de la hermandad en los pueblos y el trato humano sólo vive en el discurso, ya que la realidad es bastante diferente para los migrantes que llegan por el sur de nuestros país.


______

Hoy leemos en Publimetro, una información retomada de Reforma acerca de hechos concretos sobre cómo se trata a los migrantes en nuestro país. Resulta que una investigadora de El Colegio de la Frontera Norte expresó al diario que las separaciones entre familiares suceden también en México pero entre menores que viajan con sus tíos o hermanos. Es decir, cuando el niño no va con sus padres pero sí con alguien mayor de su misma familia. Especialmente si son niñas con familiares del sexo masculino que no son sus padres.

Gabriela Zamora, la investigadora, expresó que si son detenidos en Nuevo León es ahí cuando se separan porque al no existir una estación migratoria ahí más bien son llevados a centros tan lejanos como Veracruz o San Luis Potosí.

Citamos del diario:

En tanto, información recopilada por el Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana refiere que la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados tiene detenidos los procesos de 3 mil 488 menores de edad que han pedido refugio a México entre octubre de 2017 y mayo de 2018.

Se trata de 778 niños y niñas de Venezuela, 834 de El Salvador, mil 649 de Honduras, 210 de Guatemala y otros 17 de diferentes nacionalidades, a los que se les complica el acceso a sus derechos, según el estudio elaborado por Denise González y Felipe Sánchez.

Por otra parte, retomamos la crítica de Jan Jarab a las autoridades mexicanas (vía La Jornada Aguascalientes):

Desde hace mucho tiempo, apuntó Jarab, las políticas migratorias de México se construyen en estrecha coordinación de los Estados Unidos y poseen un enfoque de detención y deportación expedida: “Lo que está haciendo el Gobierno Estadounidense es incrementar la atención incluso de periodistas hacia la condiciones de los migrantes y entonces sensibilizando al público mexicanos a las condiciones de los migrantes que transitan por el propio México”.

El trabajador de la ONU insistió en la entrevista que las posturas de los candidatos a la Presidencia de la República respecto a las políticas de inmigración en México si bien son “coherentes” también son “genéricas”, “Para ser coherente en la defensa de los mexicanos en Estados Unidos hay que proteger a los derechos de los hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y de todos los que pasan por el territorio mexicano y no sólo a los que pasan, sino quienes eligen México como su lugar de destino”.

Más información en Reforma

Previo

El último parpadeo de Jackson Pollock en una obra que no te puedes perder

Siguiente

“A los escritores nos hace falta tener historias de vida extraordinarias”: Carlos González Muñiz en entrevista