Peña Nieto celebra la historia del cristianismo desde San Ildefonso

El Presidente Enrique Peña Nieto llevó a cabo la declaratoria de apertura de esta muestra, en el marco de los 25 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede.

Uno de los mayores compendios históricos y artísticos que da cuenta de la influencia cultural de la religión católica en la civilización occidental fue abierto al público, a través de la magna exposición Vaticano: de San Pedro a Francisco.  La cual fue inaugurada por el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, la noche del lunes 18 de junio en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Puedes leer: Los tesoros artísticos del Vaticano se exhibirán en México

Al referirse a la exposición que exhibe obras maestras de Rafael, Tiziano, Bernini, Paolo Caliari “El Veronés”, Guido Reni y Marcello Venusti, Enrique Peña Nieto afirmó que estos 25 años en los que México ha reconocido al Vaticano como un Estado, se enmarcan  espléndidamente con esta exposición que refrenda además la posición de México como Estado laico que respeta la libertad de expresión y de credo.


______

Para llevar a cabo la apertura de esta muestra que reúne 180 piezas provenientes de la Santa Sede y de México, el mandatario y la primera dama, Angélica Rivera, estuvieron acompañados por María Cristina García Cepeda, secretaria de Cultura; Enrique Graue Wiechers, rector de la UNAM; Jean-Louis Bruguès, delegado oficial de la Santa Sede; José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda y Crédito Público; Bárbara Jatta, directora de los Museos del Vaticano; Bertha Cea, coordinadora del Mandato del Antiguo Colegio de San Ildefonso; y José Ramón Amieva Gálvez, jefe de gobierno de la Ciudad de México.

El Presidente de México afirmó que no se entendería la historia de nuestra sociedad sin la presencia de la religión católica en el mundo occidental y por ello los mexicanos disfrutarán, independientemente de sus creencias, joyas artísticas de 2 mil años de historia que hablan de la fundación de nuestras naciones y sus coincidencias a través de la cultura.

María Cristina García Cepeda refirió que una de las prioridades de la política cultural del Estado Mexicano que la Secretaría de Cultura asume, es la difusión de las expresiones universales en los foros de nuestro país, y la presencia de México en los recintos internacionales, por ello en esta exposición podremos admirar pinturas, grabados, esculturas, objetos ceremoniales, vestuario y documentos que datan, la más antigua, del siglo uno antes de Cristo, y las más recientes del papado de Francisco.

La secretaria de Cultura celebró que esta magna muestra esté conformada por  piezas artísticas y objetos de inestimable valor simbólico, cuyo eje conductor es la historia del cristianismo, con obras de los maestros del renacimiento y el barroco, de los acervos de los Museos Vaticanos y de las instituciones coleccionistas vaticanas, así como de las colecciones de arte de nuestro país que forman parte de los acervos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, la Universidad Nacional Autónoma de México y del Archivo Histórico de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús.

Jean-Louise Bruguès, delegado oficial de la Santa Sede, afirmó que para el público será motivo de gozo conocer los símbolos que a través de piezas únicas son patrimonio de la humanidad.”La indisoluble relación de estas piezas con la cultura, nos permite comprender también la historia del Vaticano y la configuración de los diversos papados, sus iniciativas y los acervos simbólicos y teológicos” señaló.

Cabe destacar que por primera vez fuera de la Santa Sede se exhibe la obra Anunciación de Marcello Venusti, de 1555, restaurada ex profeso para su presentación en México.

Se incluyen también obras relevantes de colecciones mexicanas como “Sor Juana Inés de la Cruz”, de Juan Miranda, óleo del siglo XVIII del acervo histórico de la UNAM; el “Códice de la Cruz-Badiano”, de Martín de la Cruz y Juan Badiano, del siglo XVI; y “San Dionisio Papa y confesor”, de Miguel Cabrera, retrato novohispano del siglo XVIII; obras fundamentales que forman parte de la colección artística del INAH.

Además de otras piezas como el “Busto de San Pedro”, de Raffaele Capo; la “Custodia Lateranense”, pieza dorada con esmeraldas y rubíes, así como el fragmento de piedra con thiasos dionisíaco en relieve, del siglo I antes de Cristo y, el martillo de oro con el que se certifica la muerte de los pontífices.

Vaticano: de San Pedro a Francisco se exhibe hasta el 28 de octubre en el Antiguo Colegio de San Ildefonso. Justo Sierra 16, Centro Histórico.

Previo

'La mordida', una mordaz crítica social desde el Teatro Penitenciario

Siguiente

Los olvidados del terremoto #19s