El fútbol-ciencia y Juan Carlos Osorio

Lobanovski y Zelentsov son dos hombres del fútbol ucraniano pioneros en utilizar la ciencia en el deporte, uno era hombre de fútbol, otro decano del Instituto de Ciencias Deportivas de Kiev.

Se obsesionaron con los datos, con la repetición y la mecanización de los movimientos de sus dirigidos; al dirigir al Dinamo de Kiev lograron ganar la liga rusa en ocho ocasiones, la copa en seis y en 1975 la Supercopa junto con la Recopa europea. En 1986 volvieron a la Recopa perdiendo ante el Atlético de Madrid de Aragonés, pero se considera que demostraron su alta categoría.

Las máximas de estos dos genios del fútbol eran las siguientes:

  • “La colonia se encuentra en el aire y alguna es la lider. Gira a la derecha y todas giran a la derecha, si gira a la izquierda todas giran a la izquierda. Lo mismo sucede en el balompié. Hay alguien que lidera y toma una decisión de moverse y el resto debe corregir su movimiento para seguir al líder”
  • “La función es primaria, la táctica secundaria”
  • “Hay arte en la ciencia y ciencia en el arte”.

Muchos críticos han cuestionado esa corriente de entrenadores, que en la actualidad se representa por Marcelo Bielsa y Pep Guardiola, dos estudiosos. Los críticos afirman que el fútbol debe tener una dosis de improvisación, de lo contrario no existirían las cuatemiñas o la mano de Dios. Sin embargo, la ciencia y el estudio deben tener su recompensa. Ricardo Lavolpe, afirmó que el fútbol se parece más a un juego de ajedrez porque tienes que hacer movimientos tácticos o incluso quirúrgicos.

Según el New York Times, uno de los fieles seguidores del fútbol-ciencia es Juan Carlos Osorio, quien podría afirmarse que es el entrenador que más se apega a esta corriente durante la Copa del Mundo, “privilegiando el estado físico de los jugadores, la rotación de futbolistas según el análisis puntual del rival y el uso de metodologías científicas para medir el rendimiento de sus jugadores.”

Cuando Osorio declaró que llevaba 6 meses preparando el partido vs Alemania y que todo salió según lo planeado, los memes y las burlas no dejaron de fluir en las redes sociales, sin embargo, todo puede explicarse a partir de la ciencia, a partir de los números, la estadística, el análisis preciso y no de depender de un gol milagro como el de Negrete, de una cuatemiña como en Francia 98 o quedar eliminado por un gol como el de Maxi Rodríguez. A final de cuentas, el fútbol-ciencia también es una genialidad.

El estudio y la ciencia tienen sus consecuencias, en esta ocasión, una victoria histórica ante Alemania.

Con información del New York Times.


Vídeo Recomendado

Previo

¿Se privatiza el agua en México? CONAGUA dice que no, pero ONG's y especialistas dicen que sí

Siguiente

'La mordida', una mordaz crítica social desde el Teatro Penitenciario

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *