Para no recibirlo de Peña Nieto, el poeta Enrique González declina Premio Nacional de las Artes 2018

Como una muestra de congruencia política, el poeta y filósofo declinó aceptar el Premio Nacional de Artes 2018 al que se hizo acreedor.

El poeta y filósofo Enrique González Rojo Arthur  se hizo acreedor al Premio Nacional de Artes 2018. No obstante, declinó aceptar el galardón debido a que lo recibiría de mano del Presidente Enrique Peña Nieto. Así lo informó el hijo del escritor Guillermo González Phillips.

A través de su cuenta de Facebook González Phillips  escribió: “Me cuenta mi padre que le llamaron para informarle que se hizo acreedor al Premio Nacional de Artes 2018, sin embargo, por entregarlo Enrique Peña Nieto, declinó aceptarlo… Felicidades. Mantengamos la congruencia.”


La asociación civil Para Leer en Libertad hizo eco de esta noticia. En su cuenta de Twitter escribió: “Le Otorgaron el Premio Nacional de Artes y Literatura 2018 al poeta, filósofo, amigo y compañero de luchas Enrique González Rojo Arthur, pero por provenir, la entrega, de parte del gobierno mexicano, no lo aceptó”.

La asociación señaló “la enorme congruencia” de quien se refirió como “un hombre fundamental para este país”.


Como escritor, Enrique González Rojo Arthur ha incursionado en la poesía, la narrativa y el ensayo. Además de su carrera literaria, se ha destacado como filósofo y psicoanalista. En 1959 se graduó de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM con una tesis llamada: “Anarquismo y materialismo histórico”.

Obtuvo el grado de maestro en filosofía en 1959, además realizó estudios del doctorado en filosofía, pero no escribió la tesis requerida por lo que no obtuvo el grado de doctor. Como el mismo escritor ha señalado los cuatro pilares de su actividad cultural son: el magisterio, la literatura, la filosofía y el compromiso político.

La Universidad Autónoma Metropolitana en 2016 lo reconoció con un doctorado honoris causa. Autor de decenas de volúmenes de poesía, ha sido acreedor del Premio Xavier Villaurrutia en 1976 por El quíntuple balar de mis sentidos y el Premio Nacional de Poesía “Benemérito de América” (2002), en Oaxaca, por Viejos.


Vídeo Recomendado

Previo

Los consejos machistas de la Federación Argentina de Futbol a periodistas

Siguiente

Cocktail | Cuento contemporáneo

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *