Oda a Universo 2000, el martillo negro que cimbró al orbe

Feroz e implacabale, el rudazo Universo 2000 dejó estampada su figura en el corazón de todos los aficionados al deporte espectáculo. Su famoso Martillo Negro fue el aporte que legó al mundo de los castigos. Ahora su nombre brilla en letras de oro en la historia de la lucha libre

Universo 2000 abandonó la existencia terrenal convertido en una leyenda de los cuadriláteros.  Andrés Reyes González es el hombre que dio vida a esa legendaria trayectoria. Para quienes son cercanos a la mitología de la lucha libre, Universo 2000 es uno de esos nombres que jamás se borrarán de la memoria. Dentro del imaginario de los aficionados al deporte espectáculo está plasmada la portentosa figura de este gladiador; el cual, junto a sus hermanos —Los Hermanos Dinamita— marcó toda una época: los años noventas.

A los 55 años de edad —una edad bastante temprana para los longevos deportistas del ring— se despide de nosotros  un rudo feroz de vieja escuela: agresivo, antipático e implacable. Hace más de tres décadas tomó la poderosa máscara blanca y negra para seguir el camino de sus hermanos de sangre Carmelo y Jesús. Los cuales ya eran conocidos en el ensogado como Cien Caras y Máscara Año 2000, respectivamente.

Andrés Reyes fue el menor de su hermandad, pero al incorporarse al arte del gotch completó una incendiaria tercia que logró conmocionar al orbe. El carisma de los tres hermanos, el porte en su figura, la fiereza y la contundencia ruda, los convirtieron rápidamente en los colosos a vencer. Los famosos Hermanos Dinamita fueron el azote de los técnicos, un equipo imparable. Con el apoyo de la televisión, se volvieron una tercia icónica, que fue pilar en la formación de la empresa AAA.  


______

Los niños y adultos que veían las transmisiones de la lucha libre por Televisa, vieron nacer la estela fulgurante del rudo Universo 2000, quien portaba en la máscara un antifaz del que sobresalían unos largos colmillos negros como de jabalí. Eso, precisamente, era lo que definía a Andrés Reyes, los largos colmillos retorcidos en los que se apoyaba para cometer tropelías y obtener sus polémicos triunfos. Además del colmillo en la maldad, había algo que lo volvió legendario, un aporte que hizo al mundo de los castigos, me refiero a su famoso Martillo Negro, una especie de martinete con el que envolvía a sus rivales para enterrarlos en la lona.

Pero no fue en AAA donde este gladiador llegó a los cuernos de la luna, sino en la empresa con más tradición en este país: el CMLL. Ahí consiguió el Campeonato Mundial de Peso Completo CMLL. Este cinturón lo defendió más de veinte veces con el rigor de su sapiencia luchística. Pero fue implacable con sus adversarios,  retiró al legendario Perro Aguayo en la Arena México tras ganar su cabellera. 

No había quien parase a Universo 2000. Obtuvo la máscara del canadiense Bulldog (Manny Clausing) en la función del Día de la Independencia en 2002, y un año después, rapó a otra leyenda de la lucha libre Pierroth. Pero como la vida también es implacable, y no todo puede ser triunfo, el hermano dinamita perdió la máscara el  17 de septiembre de 2004, en la función de LXXI Aniversario del CMLL.

Esta derrota está grabada en el imaginario colectivo por su alta dosis de polémica. Pues Universo fue descalificado tras aplicar su Martillo Negro en contra de Canek. Ahora el Martillo era el artefacto de su propia derrota, boquiabierto Andrés Reyes no podía creer que el mismo castigo con que rapó al Perro Aguayo ahora tuviera una dolorosa sanción. Ese día cayó su máscara pero nació su leyenda, pues al dar a conocer su rostro confirmó que tenía un lugar entre los rudos más emblemáticos en la historia del pancracio.

Sin la tapa, continuó cosechando cabelleras. A pesar de que un joven Hijo del Perro Aguayo ya le pisaba los talones en busca de vengar a su padre. En este derrotero de la ira rapó a dos de los miembros de la facción Perros del Mal: Héctor Garza y Halloween. Tiempo después también se llevó a su vitrina las cabelleras extranjeras de Marco Corleone y Kenzo Suzuki

El 17 de marzo de 2006, otra vez probó la derrota, pues el Hijo del Perro Aguayo concretó su venganza al  vencerlo en el duelo de cabelleras.

La estela de Universo 2000 comienza a alejarse del mundo del deporte del espectáculo a partir del 2009. En este semiretiro seguía luchando en terreno independiente. Lejos de la CMLL se convirtió en maestro de nuevas generaciones de luchadores, y mantenía con honor el prestigioso de su trayectoria enfrentando cuando era requerido a otros luchadores. Pero en el 2017 la enfermedad llegó para no abandonarlo Universo fue hospitalizado después de sufrir un paro cardiaco.

Desde ese momento el nombre de Universo 2000 comenzó a recorrer el camino hacia la otra arena. La noticia de su deceso llegó para apesadumbrar nuestros corazones, pero los aficionados al deporte espectáculos recordamos con inmensa alegría su trayectoria luchística. Pues gracias a su implacable rudeza tuvimos momentos de inmensa emoción.

Previo

Explicador: 50 años del Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes

Siguiente

ETA anuncia desmantelamiento de sus estructuras