No sólo es plástico: También contaminamos de ruido los océanos

El océano está colmado de ecos tranquilos, ascendentes y agitados. Un mundo sonoro inabarcable de viento, burbujas, rompeaguas, olas y biodiversidad marina. El agua es un medio eficaz para la transmisión del sonido; varios animales como los mamíferos marinos, el pez sapo, corvinas y el camarón pistola, usan resonancias para navegar y comunicarse, percibiendo su entorno acústicamente.

Además de la variedad de los sonidos originados por la naturaleza, hay fuentes producidas por los seres humanos, destacando las del transporte marino, explosivos, estudios de sonar y pistolas de agua, que ocasionan una gran cantidad de ruido subacuático.

El ruido oceánico diferente a los sonidos es considerado una forma de contaminación que puede afectar la vida en los océanos y ha aumentado tres decibeles (dB) por decenio en los últimos cien años.

Yolanda Aurora Alaniz Pasini, consultora de la organización Conservación de Mamíferos Marinos de México (Comarino), y que también colabora con Greenpeace México, Centro Mexicano de Derecho Ambiental y la Fundación Internacional para la Conservación de Animales,1Asociación civil constituida por profesionales y ciudadanos comprometidos con la conservación de la vida marina, participando activamente en reuniones con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y distintas convenciones internacionales de comercio de especies en extinción y con grupos de protección de tortugas y mamíferos marinos. Para mayor información de sus actividades, puedes consultar su sitio web: www.comarino.org, acumula años trabajando en la normatividad referente al impacto negativo de las acciones antropogénicas en los océanos.

“A nivel internacional, se han buscado medidas que regulen dichas actividades. De acuerdo con la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en 2005 fue incluido el problema del ruido oceánico en su reporte como una de las cinco amenazas principales para ballenas y uno de los diez impactos previsibles en el mar”, explicó. Pero a pesar de esto se estima que tan solo el uno por ciento de los océanos del mundo está protegido.

1-oceano1118-1.png
Fuente: Conacyt Prensa

Origen de los sonidos

Algunas de las principales fuentes de ruido se producen en las propelas de los barcos, el sistema de los submarinos llamado sonar y explosivos que se usan en los estudios sísmicos.

“Cada vez hay más embarcaciones atravesando el mar. El ruido se produce por las propelas, que depende de la distancia y velocidad. A mayor velocidad, mayor generación de ruido. Su ancho de banda va de los 50 a 500 Hz y se transmite en varias distancias”, comentó la consultora de Comarino.

Dichos ruidos tienen rangos de frecuencia entre 20 y 300 Hz, los utilizados por muchas especies de ballenas, lo que provoca problemas para comunicarse y confusión de los barcos por sonidos naturales.

Yolanda Alaniz añadió que en el caso de los seres humanos, principalmente trabajadores, la Norma Oficial Mexicana NOM-011-STPS-1993 se encarga de las condiciones de seguridad e higiene en los centros de trabajo donde se genere ruido, la norma indica que los ruidos no pueden ascender de los 85 dB. La experta reflexionó acerca de las condiciones a las que exponemos a la fauna marina, ya que los sonares de los submarinos para medir el subsuelo producen ruidos de hasta 235 dB.

Las frecuencias del sonar afectan a la fauna marina en su comportamiento, pérdida temporal en la audición, y causa daños permanentes en los tejidos. “Hasta 2005 había 80 mil barcos pesqueros en todo el mundo y 117 barcos de Estados Unidos haciendo sonar y 300 de Reino Unido y Canadá”, indicó.

De igual forma, los estudios sísmicos (sondeos acústicos) que se realizan en la exploración para la extracción de petróleo y gas en el subsuelo marino utilizan cañones de aire comprimido de alta presión, provocando explosiones hacia el fondo del mar.

El nivel sonoro es 10 mil veces mayor al motor de un avión en reacción. Las consecuencias afectan el nicho ecológico y la fisiología de los cetáceos, peces y tortugas, llegando a producir la muerte. Por esta razón, la experta señaló que es importante aumentar la investigación científica para el monitoreo de especies sensibles, hábitats esenciales y hábitats críticos, promoviendo la creación de corredores de especies migratorias.

Aunado a lo anterior, las naciones deben tomar medidas regionales para minimizar actividades de ruido oceánico en áreas que se encuentren expuestas, a través de un marco normativo internacional para reducir la contaminación acústica del océano.

Con información de Agencia Conacyt editada por el Colectivo Alterius bajo los términos de la licencia Creative Commons 4.0.


Vídeo Recomendado

Referencias   [ + ]

1. Asociación civil constituida por profesionales y ciudadanos comprometidos con la conservación de la vida marina, participando activamente en reuniones con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y distintas convenciones internacionales de comercio de especies en extinción y con grupos de protección de tortugas y mamíferos marinos. Para mayor información de sus actividades, puedes consultar su sitio web: www.comarino.org
Previo

Nadia López García #VocesVioletas

Siguiente

Lo que hay que entender sobre el caso Nestora Salgado: Declarada inocente y ex presa política

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *