Explicador: Entendiendo cómo nos afectará la guerra arancelaria entre México y Estados Unidos

Aranceles. Seguro has escuchado demasiado esa palabra el día de hoy y es que el dólar llega a uno de sus niveles más altos en meses no por las elecciones presidenciales sino por la guerra arancelaria que ha comenzado a nivel mundial. Esto nos afecta más allá del conflicto entre Estados Unidos y México por el TLCAN, ya que Canadá también está entre las regiones afectadas por el yugo de Donald Trump, quién ha decidido imponer impuestos especiales ante el acero que se exporte desde EEUU a los mencionados lugares.

Vamos por partes.

¿Qué es un arancel?


______

Es una tarifa definida por una nación acerca de los derechos a pagar en rubros como costos judiciales, aduanas o transporte de un tipo definido. Básicamente es arbitrario, ya que el país puede decretar de acuerdo a sus conductos correspondientes, y en casos como el de hoy, es un instrumento de presión política.

México y Estados Unidos

Están lejos de besarse debajo de un árbol. Actualmente ambos países se encuentran en una negociación cansada y longeva (¡dos años casi!) del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), junto a Canadá. Pongamos un caso catastrófico: sin un TLCAN firmado, renovado y definido, los tres países pueden establecer impuestos arbitrarios a importaciones para capar así alguna industria.

Un ejemplo de lo más básico y anecdótico: el fin de la fayuca en México fue cuando se cayeron las barreras del comercio gracias al TLC, pudiendo ingresar así las marcas extranjeras en electrónicos y computo, supuestamente a menores costos. En otras industrias como el vestido, textiles o alimentos esto trajo consecuencias terribles para los negocios locales que no pudieron competir con gigantes extranjeros. Otro ejemplo anecdótico: ¿Sabías  que existió una [otrora] exitosa cadena de hamburguesas llamada Burger Boy -propiedad de Gruma- que pereció ante lo atractivo de McDonald’s al consumidor en plenos años noventa?

Lo que pasa el día de hoy

Será más caro que las industrias de Estados Unidos compren acero de México. Leemos en Expansión:

“El impacto lo va a tener desgraciadamente el consumidor de Estados Unidos”, advirtió el presidente de la Canalum, Ramón Beltrán Arellano en conferencia de prensa. Beltrán Arellano dijo que la industria mexicana del aluminio no va a resultar afectada porque las empresas de Estados Unidos van a tener que seguirle comprando a los mexicanos por la calidad y tecnología de los productos del país.

¿México a quien compra acero? Según el empresario, a China o India.

Pero las cosas no son tan sencillas, ya que en la misma nota se entrevista al presidente de la Cámara Nacional de Industriales de la Leche, Miguel Ángel García Paredes, quien afirma que esta medida de Trump afectará el precio de productos lácteos por el aluminio del empaque (que es hasta el 7% del costo). En este caso, que son ventas minoristas, la guerra de arancelaria también será pagada por el consumidor final por medio de un aumento de precios. Y serán más caros los productos de leche que lleguen desde EUA.

El silver lining es [según García Paredes] que el consumidor podría preferir productos nacionales que no estén afectados por la competencia de Donald Trump con el resto del mundo.

El cliente pierde

La Secretaría de Economía (la de México) anunció que en una especie de medida de justicia y presión, impondrá nuevos aranceles a la importancia de algunos productos. Es decir, lo mismo pero en México. Los rubros son:

  • Aceros planos
  • Manzanas
  • Uvas
  • Arándanos
  • Productos del cerdo

La cantidad de estos aranceles será equivalente al del acero, para tratar de resarcir los daños. Es decir, una guerra de precios con la que negociarán ambos países. Por lo tanto, el dólar se acerca a los 21 pesos.

¿Serán más caros los productos con medidas arancelarias en ambos países? Por supuesto.

¿Quién lo absorberá? Tú y yo, aunque yo viva en Aguascalientes y tú en Michigan. Todos perdemos.

Por ejemplo, el líder de los acereros mexicanos hablaba de costos que tendrían que pagar los industriales americanos pero de cualquier modo a nuestro país regresan autos, electrónicos y miles de artículos que tienen componentes de acero. Lo que directamente se verá en nuestro país será incremento de precios para maquinaria y herramienta [principalmente de la] industria de la construcción.

Las cosas en las tiendas subirán y depende de diplomáticos y políticos que esto se arregle.

Previo

Rescatan poemas inéditos de Leopoldo María Panero, el último poeta maldito

Siguiente

Se despintan 'Los girasoles' de Van Gogh