ETA anuncia desmantelamiento de sus estructuras

En un acto histórico, ETA [la organización vasca] será disuelta este 4 de mayo en un encuentro internacional para confirmar la disolución formal de ETA, en la villa Arnaga en Kanbo, en la región de Lapurdi del País Vasco francés.

El contexto

Leemos en El País que ha sido un largo camino para la desaparición de la organización terrorista:


Publicidad

En realidad, ETA desapareció de la vida el 20 de octubre de 2011 cuando cesó definitivamente el terrorismo y terminaron sus asesinatos, sus secuestros, sus extorsiones y sus amenazas. Su obstinación por intervenir en el futuro de sus presos ha alargado en seis años y medio su existencia ya meramente nominal. ETA fue derrotada en 2011 al cesar el terrorismo sin lograr ninguno de sus objetivos políticos: el derecho a la autodeterminación y la unión del País Vasco y Navarra. Ahora desaparece como organización sin lograr, como pretendía, algún acuerdo de paz por presos.

¿Qué dice ETA?

ETA pide perdón por todo el sufrimiento causado en una carta publicada en diarios regionales el pasasdo 20 de abril:

“En estas décadas se ha padecido mucho en nuestro pueblo: muertos, heridos, torturados, secuestrados o personas que se han visto obligadas a huir al extranjero. Un sufrimiento desmedido. ETA reconoce la responsabilidad directa que ha adquirido en ese dolor, y desea manifestar que nada de todo ello debió producirse jamás o que no debió prolongarse tanto en el tiempo, pues hace ya mucho que este conflicto político e histórico debía contar con una solución democrática justa. De hecho, el sufrimiento imperaba antes de que naciera ETA, y ha continuado después de que ETA haya abandonado la lucha armada. Las generaciones posteriores al bombardeo de Gernika heredamos aquella violencia y aquel lamento, y nos corresponde a nosotros y nosotras que las generaciones venideras recojan otro futuro”.

ETA entregó varías cajas de armas a las autoridades francesas el 25 de abril, allanando el camino para su anuncio definitivo del próximo viernes. Esto da continuidad a un largo esfuerzo por alcanzar la paz, que tuvo fechas clave como la del 20 de octubre de 2011, cuando el grupo abandonó formalmente la lucha armada al término de la Conferencia Internacional de Paz en San Sebastián.

Fue en esa conferencia donde personalidades internacionales de la política y reconocidos activistas por la paz como Kofi Annan, Bertie Ahern, Gro Harlem Brundtland, Pierre Joxe, Gerry Adams y Jonathan Powell firmaron la Declaración de Aiete, una hoja de ruta para alcanzar la paz en el País Vasco.

En aquella declaración los firmantes recordaban “Sabemos desde nuestra propia experiencia que lograr terminar con una situación de violencia y conflicto, y lograr una paz duradera nunca es fácil. Se requiere valentía, voluntad de tomar riesgos, compromisos profundos, generosidad y visión de hombre de Estado. La paz viene cuando el poder de la reconciliación pesa más que los hábitos del odio; cuando la posibilidad del presente y del futuro es infinitamente mejor que la amargura del pasado”.

Esta declaración echó raíces en América Latina dos años después, con la organización, en la Ciudad de México, del Encuentro Continental por la Paz en el País Vasco. Con organizaciones como la Fundación para la Democracia, el Centro Lázaro Cárdenas y Amalia Solórzano, y Serapaz, de México; Colombianos y Colombianas por la paz, de Colombia; Serpaj. Servicio Paz y Justicia, de Argentina; y la Fundación Guayasamin. Instituto Cultura, de Ecuador, y el movimiento pacifista vasco Lokarri. Todos ellos se sumaron a la declaración de Aiete.

Entre los grandes pendientes continúa el lograr el acercamiento y el juicio justo a los 282 presos, dispersos en el Estado Español y abrir un proceso que profundice en hacer justicia a las víctimas de la violencia, en la memoria y la reconciliación.

Con información de Fundación Democracia

Posdata

En el mismo reporte de El País se aclara que esto no será un borrón y cuenta nueva:

Al Gobierno del PP le corresponderá exigir el cumplimiento de la legalidad a los presos de ETA que pretendan reinsertarse, pero sin excederse en las condiciones. Es el momento de que el Ejecutivo del PP cumpla lo que muchos de sus representantes dijeron en el pasado: que cuando ETA se disolviera se replantearían la política penitenciaria, concebida para luchar contra el terrorismo. Tanto el Gobierno vasco como el Parlamento autonómico jugarán un papel supervisor. La convivencia pasa, también, por un cumplimiento de la legalidad sin cláusulas abusivas.

El avance en la convivencia pasa, asimismo, porque no sólo se trate de esclarecer los casos pendientes de víctimas del terrorismo etarra. También de las víctimas de la guerra sucia, pendientes de investigación en más de un 60%. Asimismo, a efectos legales, las instituciones deben conceder a todas las víctimas, sean de ETA, de la guerra sucia o de abusos policiales, el mismo reconocimiento.

Previo

Oda a Universo 2000, el martillo negro que cimbró al orbe

Siguiente

En Jalisco, los universitarios pararon por la inseguridad y desapariciones