Casi Fake News: ¿Qué Callo de Hacha recibe más dinero que la Cineteca? No, pero es complicado

Hoy tenemos función doble de Modos y Medios. En la mañana compartimos la fantástica historia de cómo un grupo de reporteros en Gizmodo Media Group (propiedad de Univision) habían dado a conocer el clima laboral hóstil y las malas decisiones corporativas de su compañía madre, Univision. El sueño de todo reportero.

Ahora, vamos a la escena nacional. Resulta que estos últimos dos días estuvo circulando una nota que también sería el sueño del blogger común: otro periodicazo en el hocico al personaje llamado Callo de Hacha. Este mero:


______

La animadversión a Callo de Hacha se da desde varios polos. Puede ser por sus posturas de derecha, por saber que es un troll que aprovecha su condición para no tener una ideología clara, o para decirse periodista cuando solamente es el Chumel de descuento.

En lo personal, hay tirria contra todos los youtubers por una sensación tipo ellos son el milénico que sí ¿lo logró?. Digo, todos los profesionales de medios digitales de treinta años (los miles, sí) entramos a Twitter en 2007 y abrimos un blog cuatro años antes para salir en Chilango y tener un programa de radio nacional, ¿no?. Y vemos que el mundo lo tomaron una serie de modelos de segunda con hartos views en la plataforma de vídeos más grande de mundo.

A pesar de mi confesado desprecio a Callo, algo no me cuadraba de la nota del medio Breaking titulada: El gobierno le da más dinero a Callo de Hacha que a la Cineteca Nacional.

Vamos por partes:

  • El presupuesto mencionado de  la Cineteca, es de poco más de 47 millones de pesos anuales. Ahora, puede sonar a mucho o poco, si lo vemos sin proporción. Por parte del medio Breaking es una comparación certera que indigna debido al cariño hacía la institución. Incluso si vives en Nuevo Laredo y nunca has ido a CDMX, piensas en la Cineteca como algo noble.
  • Si nos ponemos a pensar, la Cineteca es una institución amada pero con una funcionalidad con ciertos límites y que no se comparaba en tamaño o responsabilidad al INBA o INAH, también dependientes del ramo 48 (Cultura).
  • Ahora, los datos de Contratobook citados para dar el gran total de 66 milones de pesos a la casa productora de Callo de Hacha, son desde el 2011 a la fecha.

https://twitter.com/contratobook/status/989543848241258496/

  • ¿Contratobook miente? No es caso para los policías de la moral de Verificado 2018, pero el tuit será erróneo pero nunca impreciso. Es una productora, sí, ligada a Callo de Hacha. No fueron 66mdp exclusivos para su programa de radio, canal de YouTube o página web. Y más importante, fueron en seis años.
  • Lo que pasa es que la nota de Breaking es que comparan el presupuesto anual de una institución federal menor con al menos seis años de gasto de una casa productora.
  • ¿Más importante? El troll Callo de Hacha ya era alguien en 2011 como para gastar los kilos en sus espacios. No, para nada. Su auge es más reciente, yo diría que al menos desde 2013.
  • Otra cosa curiosa es que la nota de Breaking que explota este lunes, cita el 26 del abril de Contrato Book. Se vuelve viral (envidia mil) y Contratobook vuelve a actualizar el hilo:

  • Suena siempre curioso el repetir con escepticismo el nombre a veces anacrónico con el que el gobierno federal da de alta sus rubros para proveedores. Y ya.
  • Además de que, si nos ponemos pickys, había un error en el nombre del programa de Callo que duró al menos un día en la nota, (la cual ya fue modificada).

No es por ser mala onda. Hasta ayer no me sonaba Breaking y ahora hasta una nota estoy escribiendo a partir de su artículo, gracias a la viralidad de ese contenido en específico. A mi, en lo personal, me ha pasado el tener comentarios no tan agradables debido a diferencias con los sujetos criticados.

Lo grave viene cuando personajes respetados como Antonio Ortuño comparten un análisis somero pero bien intencionado.

Mismo caso con Genaro Lozano

Tryno Maldonado:

Fabrizio Mejía

Además de comunidades en Facebook que entran en la categoría de super grupos

Al hacer esto, se le otorga un peso verdadero a la nota. “La compartió Ortuño, oh”. Hablo de que todo esto es bien intencionado porque Callo de Hacha y su infotenimiento de odio no merecen un sólo peso de recursos públicos, lo malo es el titular impreciso y sensacionalista.

Ojo.

PARA LEER (o lo que opinamos sobre Callo)

Fracasan influencers en la radio: Se termina programa de youtuber misógino

Toda la fama, sin responsabilidad: las promesas rotas de los influencers

Sobre la penosa línea editorial de Grupo Fórmula: Revictimizando a Yndira Sandoval

Previo

Ya es delito tomar fotos a mujeres sin su consentimiento en la CDMX

Siguiente

El justiciero de mallas plateadas. A 100 años del natalicio de Rodolfo Guzmán Huerta