Xochipilli, el Señor de las Flores, cobra vida en el Museo de Antropología

La muestra 'Xochipilli, el señor de las flores' abrió sus puertas al público el mediodía del 27 de abril. Su objetivo es transmitir las ideas más representativas de la cosmovisión mexica, y a la vez brindar una nueva propuesta de lectura de la pieza, invitando al visitante a realizar una interpretación propia, con el apoyo de herramientas digitales.

Al centro de la Sala A1 del Museo Nacional de Antropología se puede observar sobre un asiento decorado con flores, mariposas y el glifo del calor del Sol la figura de Xochipilli, considerado dios de la nobleza, patrono de la música, las flores, los placeres, el castigo a los vicios y la encarnación del Sol del crepúsculo.

Esta escultura emblemática de la cultura mexica protagoniza la tercera muestra temporal de la serie Una pieza, una cultura, proyecto de exposiciones temporales del recinto museístico donde se explora la riqueza de las diferentes culturas del México de ayer y hoy.

La muestra Xochipilli, el señor de las flores, abrió sus puertas al público el mediodía del 27 de abril. Su objetivo es transmitir las ideas más representativas de la cosmovisión mexica, y a la vez brindar una nueva propuesta de lectura de la pieza, invitando al visitante a realizar una interpretación propia, con el apoyo de herramientas digitales.


______

La obra maestra del patrimonio cultural de México que se exhibe data del periodo Posclásico Tardío (1200-1521 d.C). Fue encontrada en las faldas del volcán Iztaccíhuatl, cerca de la localidad de Tlalmanalco, Estado de México, durante el siglo XIX.

El director general del Instituto Nacional de Antropología, Diego Prieto Hernández, comentó que Xochipilli es un portento en piedra labrado por manos mexicanas, el cual recoge la historia y los matices de los pueblos, y el vasto firmamento del arte y la cultura del México antiguo.

Abundó en que la exposición celebra las nuevas miradas que el INAH ofrece sobre del patrimonio cultural, e informó que, para la realización de la muestra, las curadoras María del Pilar Cuairán, Bertina Olmedo y Aurora Montúfar, contaron con la asesoría, amabilidad y sabiduría de Miguel León-Portilla y Alfredo López Austin.

“Construida por siglos, la sabiduría de los mexicas creó un sistema de representación simbólicas inconfundible, sus rasgos culturales fueron rápidamente compartidos y enriquecidos por otros pueblos pertenecientes al gran tronco civilizatorio que los antropólogos del siglo XX llamaron Mesoamérica”, puntualizó Diego Prieto.

En un recorrido por la muestra, Bertina Olmedo, arqueóloga y responsable de los contenidos de la Sala Mexica del Museo, explicó que de Xochipilli se han realizado diferentes explicaciones y exhibiciones.

Señaló que la impresionante escultura lleva una máscara de piel, un pectoral con la figura de un ser cubierto de espinas como el monstruo de la tierra y ajorcas adornadas con espinas o garras de animal.

“Su cuerpo, pintado de rojo y cubierto por un sencillo braguero o máxtlatl, está tapizado con flores con propiedades psicotrópicas como la flor del tabaco, la datura o la enredadera del ololiuhqui”, explicó Olmedo.

“Su cabeza está cubierta con un manto orlado de plumas y labrado con los glifos del tonalli, o calor del Sol, formado por cuatro círculos, y el de cuatro barras paralelas que representan los puntos cardinales”.

Un relato que compartió fue el texcocano de la creación del Sol, que, dijo, señala que Xochipilli fue engendrado por la pareja divina del Sol joven llamado Piltzintecuhtli y de Xochiquétzal, la joven diosa de la tierra.

Junto a la pieza se proyectará un cortometraje animado en un lenguaje simbólico, educativo y sensorial que busca contemplar la experiencia de contemplación.

Con otras herramientas multimedia, el visitante podrá adentrarse al tiempo, contexto y obra de los mexicas, y a través de materiales infográficos conocer el tipo de flores existentes en la región.

Xochipilli, el Señor de las Flores, estará hasta el mes de julio próximo en la Sala A1 del Museo Nacional de Antropología, Avenbida Paseo de la Reforma y Calzada Gandhi, con horarios de martes a domingo, de 9:00 a 19:00 horas. Entrada general $70. Domingo, entrada libre.

Con información de INBA

Previo

La caída de los dioses de papel: Historia de los científicos tramposos

Siguiente

El País está transmitiendo sólo por un día el nuevo documental de Diego Enrique Osorno