Explicador: ¿Por qué están pidiendo la dimisión del presidente de Nicaragua?

Miles de nicaragüenses han protestado en al menos cinco intensas jornadas para pedir la dimisión del actual presidente, Daniel Ortega, así como de su régimen de represión. Las protestas han sucedido en Managua, Matagalpa Masaya, Granada, León y Bluefields.

¿Por qué?

El descontento reciente, uno más en la lista de molestia hacía la gestión de Ortega, es a causa de una reforma al sistema de pensiones que formulaba un alza a las contribuciones de los trabajadores pero reduciría las pensiones a futuro. Esta reforma, tras la  presión de la sociedad, ya fue anulada.

A pesar de todo, hay al menos 28 personas fallecidas a causa del enfrentamiento de autoridades con la sociedad civil, incluído un periodista.

¿Qué pasa con Daniel Ortega?

En un perfil realizado por El Clarín, se narra su paso de líder sandinista a odiado jefe de estado, incluído el dato de que su esposa es la vicepresidenta. Frank Underwood se quedó corto. Leemos:

Daniel Ortega fue presidente por primera vez durante la revolución de la década de 1980, un convulso período que atrajo la simpatía de miles de personas en el mundo pero que estuvo marcado por una cruenta guerra entre los sandinistas y los “contras”, apoyados por Estados Unidos.

Después de 17 años y tres fracasos electorales, Ortega volvió al poder en 2007. Desde entonces se ha reelegido en dos ocasiones(2011 y 2016) tras eliminar un artículo constitucional que le impedía continuar al frente del Gobierno.

Acosado por sus detractores de reiteradas denuncias de fraude, el gobernante mantuvo el poder gracias al apoyo financiero venezolano y el capital privado local, con los que estableció una “alianza estratégica” a cambio de importantes exoneraciones fiscales y otros beneficios económicos.

Las protestas

En El País se comenta que el presidente Ortega “ha perdido el control de las calles” y ha sufrido una derrota por su marcha atrás en la reforma al sistema de pensiones.  Por otro lado, su esposa (la vicepresidenta) ha minimizado las protestas mientras mientras que Ortega comenta que los participantes “son pandilleros”. De El País, citamos:

“¡Qué se vayan, qué se vayan!”, coreaban miles de personas al unísono exigiendo el fin del régimen del presidente Daniel Ortega, que ha gobernando Nicaragua de forma autoritaria durante 11 años. “¡Daniel y Somoza, son la misma cosa!”, gritaban a todo pulmón. Una consigna muy dura para el mandatario, porque lo compara con el dictador contra el que luchó en su juventud.

La gente formaba parte de una marea humana que contrastaba con el discurso oficial dominado por Rosario Murillo, la vicepresidenta y esposa de Ortega, para quien las protestas eran “minúsculas” y sus manifestantes “vampiros en busca de sangre”.

Trasciende también que Estados Unidos ha ordenado la retirada de personal oficial debido a las protestas, las cuales tenían intención pacífica pero han encontrado represión violenta del Estado.

Más información en El País


Vídeo Recomendado

Previo

Lo que hay que salvar en estas elecciones es el pensamiento crítico

Siguiente

El caso de Javier, Daniel y Marco: ¿Otra verdad histórica?

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *