Alcanzar la equidad de género en ciencias podría tomarnos siglos

Investigadores de la Universidad de Melbourne analizaron el número de autores masculinos y femeninos que figuran en más de 10 millones de documentos académicos, lo que les permite calcular la brecha de género entre los investigadores, así como su tasa de cambio para la mayoría de las disciplinas de ciencia y medicina.

El equipo estaba compuesto por el Dr. Luke Holman, el Profesor Asociado Devi Stuart-Fox y la Dra. Cindy Hauser de la Escuela de Biociencias de la Universidad de Melbourne.

El Dr. Holman utilizó métodos computacionales para recopilar datos de las bases de datos de citas PubMed y arXiv, y luego estimó el género de 36 millones de autores en función de sus nombres. El conjunto de datos de 15 años cubre más de 6000 publicaciones académicas, abarca casi todas las disciplinas STEMM (Ciencia, tecnología, ingenierías, matemáticas y medicina) e incluye autores de más de 100 países.


______

Los datos del estudio están disponibles a través de una herramienta en línea llamada Gender GAP, creada para ayudar a los investigadores, empleadores y legisladores a identificar campos de ciencia que necesitan nuevas iniciativas y reformas para alcanzar la paridad de género.

Los resultados mostraron que:

  • 87 de las 115 disciplinas examinadas tenían significativamente menos de 45% de mujeres autoras, 5 tenían significativamente más de 55% y las 23 restantes estaban dentro del 5% de la paridad de género.
  • Los temas como la física, la informática, las matemáticas, la cirugía y la química tenían la menor cantidad de mujeres, mientras que las disciplinas relacionadas con la salud como la enfermería, la partería y los cuidados paliativos eran las que más tenían.
  • La brecha de género es muy llamativa en algunas áreas. Por ejemplo, actualmente la Física tiene alrededor del 13% de mujeres en puestos de alto rango, y se prevé que esta brecha demorará 258 años en cerrarse.
  • En cuanto a la distribución por edades las personas más jóvenes en investigación tienden a ser mujeres y las de mayor edad por lo general son hombres.
  • Las revistas prestigiosas tienen menos mujeres autoras que las revistas estándar.
  • Se estimó que la tasa de invitación para presentar trabajos fue doblemente superior cuando se dirigía a los hombres.
  • Los países ricos, en particular Japón, Alemania y Suiza, tenían menos mujeres autoras que los países más pobres.
  • Las categorías de PubMed Ciencias Sociales (predominantemente revistas de Trabajo Social) actualmente tienen más del 50% de mujeres autoras y el sesgo se está incrementando.
  • Prestigiosas como Nature, Lancet, New England Journal of Medicine y BMJ, tuvieron un sesgo menor que el esperado en cuanto a primeras autoras.

La Dra. Cindy Hauser dijo que las disciplinas altamente masculinas tienden a mostrar mejoras especialmente lentas en la proporción de género; “De las disciplinas sesgadas por el género, casi todas se están moviendo hacia la paridad, aunque se predice que algunas tomarán décadas o incluso siglos para alcanzarla”.

Devi Stuart Fox dijo que eligieron enfocarse en publicaciones académicas ya que actualmente son el principal medio para diseminar el conocimiento científico y la principal medida de productividad de la investigación, influenciando así las perspectivas de carrera y la visibilidad de las mujeres en STEMM.

“Las listas de autores de estas publicaciones también proporcionaron información sobre la proporción de género de las personas que trabajan en un campo determinado y la antigüedad”.

El equipo señala que la subrepresentación de las mujeres en posiciones de autoría principal probablemente tiene múltiples causas complejas, pero que ya se han identificado varias medidas prácticas que podrían ayudar a cerrar la brecha de género y están a la espera de su implementación.

Esto podría incluir reformar la publicación académica y la revisión por pares, asegurando que las mujeres tengan acceso equitativo a redes profesionales informales, otorgando mayor reconocimiento a las demandas adicionales fuera del lugar de trabajo que tradicionalmente recaen sobre las mujeres al evaluar los logros de los investigadores, asegurando que las mujeres reciban los mismos accesos a licencias parentales y disposiciones de interrupción de carrera y buscando una proporción de género representativa de oradores invitados en las conferencias.

El Dr. Holman dijo que el nuevo conjunto de datos brinda nuevas oportunidades para evaluar la efectividad de algunas de estas estrategias.

“Además, los datos podrían usarse en estudios sociológicos para ayudar a determinar por qué algunos países tienen una gran escasez de mujeres en STEMM, mientras que otros ya han alcanzado la paridad de género “.

Previo

La Academia Sueca envuelta en escándalos ¿peligra el Nobel de Literatura?

Siguiente

Evelyn Glennie, la baterista con discapacidad auditiva que ha fascinado al mundo