Netflix sabe que no te gusta ver las series subtituladas, aunque digas que ves Dark en alemán

Por años, los suscriptores de Netflix en México y América Latina se han encontrado con la opción de disfrutar las series y películas en varios idiomas, pero siempre respetando el idioma original como la preferencia inicial. A pesar de eso, el servicio de streaming ha invertido recursos para que el grueso de sus series originales tengan una versión doblada español neutral. Dicha modalidad es útil para personas con problemas de la vista que pudieran no leer a tiempo las pequeñas letras en el extremo interior de la pantalla o bien niños que todavía estén aprendiendo a leer.

Por otro lado, la existencia de un close caption (o subtítulos, pues) en varios idiomas también sirve para que los televidentes con algún tipo de sordera puedan consumir los contenidos. Aunque es una minoría, han existido polémicas en España debido a la poca atención que muchas televisoras ponen al tema.

Mientras que en América Latina todavía, cuando abres una cuenta nueva, se te da la opción de ver la serie en su idioma original con subtítulos al español en Estados Unidos la empresa tomó la decisión de colocar la versión doblada al inglés  americano como la opción preferencial.    que esto se debe a un pequeño experimento en la serie francesa Marseille, ya que los gringos que la comenzar a ver doblada fueron más propensos a terminar las temporadas que aquellos que la empezaron con letritas. En un juicio personal, esto para mí reafirma la aversión de los norteamericanos contra todo producto audiovisual que no esté en su idioma, mientras que la Generación X y Millennials latinos estamos acostumbrados a escuchar las voces originales. Y es más, lo preferimos.

Tal vez con la siguiente declaración esté entrando a terrenos marca @EsDeMamador, pero mientras soy ignorante del francés o alemán (¿alguien ya vio Dark?) algunas veces sólo tengo los subtítulos de series en inglés para confirmar acentos que no entiendo del todo y así, en un caso mega personal, echo por la borda el argumento de que los subtítulos manchan la fotografía de las películas y series televisivos. Otro aspecto curioso es que muchas traducciones en texto al parecer son hechas sin una referencia visual o cultural. Justamente ayer en el segundo episodio de la segunda temporada de Jessica Jones a la expresión común gringa “freak accident” le llaman “accidente insólito”, adaptación robótica aunque no imprecisa ya que nadie habla así en la vida realDebería ser, siguiendo la trama y confiando en la inteligencia de la audiencia, “un accidente terrible” o tal cual “un accidente automovilístico”.

Aunque estadísticas proporcionadas por Netflix dan pistas acerca de que su inversión para el doblaje latino es el camino correcto. Ellos son más.

En UnoCero vemos lo siguiente:

  • En el caso de Ingobernable el 40% de los espectadores prefirieron una versión doblada y con subtítulos. Con algo de lógica podemos deducir que se trata de latinos en Estados Unidos cuyo idioma primario es el inglés.
  • Mientras que 13 Reasons Why, que apela a adolescentes de varias culturas y regiones occidentales, tiene un 78% de visualizaciones en español para México,  Argentina, Colombia y Chile.  Es decir, sólo el 22% de los teens de la región prefirieron verla en su idioma original.

Los casos varían de acuerdo al producto y la serie/película pero de manera global se puede afirmar que 80% de los usuarios en América Latina ven el servicio de streaming en modalidad doblada. Netflix es famosa por no revelar demasiados datos estadísticos, pero otra información disponible revela que House of Cards (debido a su perfil y ser la primera serie original de la cadena) tiene una proporción 50/50. Y es que, ¿por qué no escuchar las intenciones originales de Spacey y Wright?

La preferencia por no leer en pantalla superó la aversión al doblaje en Estados Unidos ya que mientras en América Latina siempre se han hecho trabajos de primer nivel en estudios mexicanos, chilenos y hasta en Miami; para los norteamericanos el doblaje solía significar un trabajo vocal y literario mediocre. 

Otro dato, pero desde una conferencia de Netflix en Argentina, confirma que la preferencia de subtítulos ante doblaje depende de cada producto y su perfil. En dicho país, Mindhunter (drama “serio” sobre asesinos y crimen, apuntado al público masculino) tiene un 64% de preferencia con subtítulos.

Por otro lado, Friends tiene 77% de visualizaciones en su idioma original con subs. ¿A qué se debe? Posiblemente a la cuestión cultural donde la mayoría de sus fans de 25 a 34 años disfrutaron el clásico de Warner en su adolescencia de la mejor manera: con subtítulos y las voces del elenco intactas.

_____

_____

Como es claro a lo largo de la columna, en lo personal tengo un gusto por disfrutar cualquier contenido en su idioma original y es más, me parece una experiencia inferior el consumirlo de manera doblada. Con raras excepciones, pero un doblaje puede cambiar totalmente la experiencia de una producción audiovisual. ¿Es molesto o distrae tener siempre las letritas? Arh, no, para nada. Pero eso es algo megapersonal.

La manera ideal de consumir contenidos es la que se le acomode a cada persona según su situación particular.

¿Qué opinas?

****

(Nota: No, Club de Cuervos no tiene versión en ingles)

 

Previo

Esther Mora: la primera mexicana que anotó un gol en el Azteca y jugó en Europa

Siguiente

Déjà vu: El 'neurofake' que te hace creer en vidas pasadas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *