‘Al final del trabajo’, una intervención artística sobre las luchas laborales y el racismo

A través de su obra, Simon Gush toma la historia de las luchas laborales y raciales en Sudáfrica para pensar la imagen artística como una intervención política.

Ex Teresa Arte Actual presenta Al final del trabajo, exposición individual de Simon Gush (Sudáfrica, 1981) que se inaugurará el jueves 22 de marzo a las 19:30 h en el recinto del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Esta exhibición es la primera que el artista sudafricano presenta en nuestro país. La cual surge a partir de la investigación del problema laboral y las luchas sindicales y raciales en Sudáfrica.

De acuerdo con sus curadoras, Helena Chávez Mac Gregor y Virginia Roy Luzarraga, el artista “explora la configuración de nuestras sociedades, así como la creación de la temporalidad con la distribución laboral del tiempo a partir de la tensión entre la memoria y los objetos. Gush toma la historia de las luchas laborales y raciales en Sudáfrica para pensar en la imagen artística como una intervención política”.


Publicidad

Lo notable de la investigación del artista es que da pauta a la visibilización de una problemática global. Si bien el estudio del tema se realizó en Sudáfrica, historia que podría parecer muy lejana a nuestro contexto, Al final del trabajo nos invita a reflexionar acerca de las problemáticas en el entorno local.

De igual forma resalta la significación que tiene el empleo dentro de la sociedad como el medio en el que la mayoría de los sujetos se imaginan a sí mismos como individuos independientes y socialmente activos. El trabajo juega un papel fundamental en la estructuración de las sociedades, es el principal medio por el cual las personas se integran, no solo en el sistema económico, sino también les permite insertarse y visibilizarse en las dinámicas políticas y familiares.

El artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos plantea que el trabajo digno es un derecho humano; por lo tanto, al negarle a un sujeto la posibilidad de tener un empleo con condiciones dignas, se le está negando también la posibilidad de desarrollarse como individuo y como miembro de una comunidad.

El trabajo de Simon Gush documenta y critica las condiciones de trabajo. Muestra la lucha por los derechos laborales y humanos que trabajadores y sindicatos tuvieron que realizar en Sudáfrica, esto nos permite reflexionar si las condiciones que propiciaron el apartheidrealmente se han erradicado del todo, no sólo en Sudáfrica, sino en el mundo entero.

La muestra está conformada por siete piezas de diversos formatos como video, stencil, póster, piezas de automóvil y dibujo.

Entre las piezas que podemos destacar de la muestra se encuentra Work Sleep What We Will (2015) (Trabajar, dormir, lo que queremos) establece la división del día. Retoma el lema internacional que surgió a principios del siglo XX en la campaña para un día laboral de 8 horas: “8 horas para el trabajo, 8 horas para el sueño y 8 horas para lo que queremos”.

También la pieza After the Work Stopped (2013 – en proceso) (Después de que el trabajo se detiene) el artista presenta una serie de retratos audiovisuales estáticos de lugares de trabajo fuera de las horas laborales. Los retratos están filmados en City Deep, una zona industrial situada al lado del principal distrito de negocios de Johannesburgo. Por medio de la utilización de una serie de espejos y filtros adaptados, los videos capturan la atmósfera de estos lugares desérticos. El resultado es un movimiento coreográfico de luces que borran la imagen

Además en Red (2014) (Rojo), una pieza en colaboración con James Cairns, se examina las relaciones de trabajo en el año 1990 en la planta de Mercedes-Benz en East London, Sudáfrica. En la historia de la fábrica, aquel es un año que se recuerda por dos eventos decisivos: la construcción de un vehículo color rojo hecho por los trabajadores para el recién liberado Nelson Mandela y una huelga que cerró la planta durante nueve semanas.

El público también podrá apreciar un par de obras realizadas en colaboración con Louise Almon. El origen de las piezas tuvo lugar a partir de un acontecimiento sucedido en 1985 durante el primer Congreso de Sindicatos Sudafricanos (COSATU por sus siglas en inglés). Jay Naidoo le solicitó a Louise Almon una propuesta para el logotipo que identificaría al sindicato. Usando su taza de té vacía, Louise trazó un círculo en un papel y esbozó una rueda con 3 trabajadores. Después de valorar varias propuestas se seleccionó el diseño de Almon, pero se le solicitó cambiar a un trabajador por una mujer, lo que conformó la configuración que nos es familiar. Almon creyó que podría terminar y limpiar el diseño en una etapa posterior, pero no pudo hacerlo ya que el logo se fue a imprenta casi de inmediato. Sin título (Cosatu) 1(2011) y Sin título (Cosatu) 2 (2011) representan la oportunidad que Simon Gush le da a Louise Almon para terminar el logo del COSATU que en 1985 no pudo finalizar.

Para concluir, también se presentará la pieza Iseeyou (2013) cuyo título proviene de la consigna del primer sindicato multirracial en Sudáfrica. El filme explora la forma en que el trabajo y los trabajadores fueron conmemorados a través de monumentos públicos en Johannesburgo durante el apartheid y posapartheid de Sudáfrica. El resultado es una meditación sobre la visibilidad del trabajo.

Simon Gush es un artista sudafricano, cineasta e investigador establecido en Johannesburgo. Actualmente cursa una maestría en Sociología por la University of Witwatersrand, con el apoyo de la Fundación Nacional de Investigación y el Oppenheimer Memorial Trust.

Al final del trabajo estará en exhibición del 22 de marzo al 20 de mayo en Ex Teresa Arte Actual. El recinto museístico está ubicado en Lic. Verdad núm. 8, Centro Histórico, Ciudad de México.

Previo

Reportero es asesinado en el norte de Veracruz

Siguiente

'Bye Bye Bird' y la soportable frivolidad del chaca de Azcapotzalco