Yanine Villalobos #VocesVioletas

#VocesVioletas es un espacio semanal dedicado a compartir poesía escrita por mujeres de México y Latinoamérica.

Yanine Villalobos (Ciudad de México, 1987) Lic . en Comunicación y RP. Tour  manager, coordinación y producción festivales de música. Diez años de tour me pidieron un respiro esporádico. En 2015 estudié un Diplomado de Corrección y Estilo en Español (en línea) de La Universitat de Barcelona, ( para corregir mis textos más sucios ortográficamente en la existencia). Eliminados ya de Errr Magazine web. 2016 me anoté a un Diplomado de Creación Literaria en Casa Lamm, que no logré concluir por trabajo, entonces paré. Me dediqué a leer, escribir, corregir mis textos. También tomé un Taller de Poesía híbrida con el escritor y poeta Alejandro Tarrab. 2016 y 2017 fue tiempo de figurar en festivales y mesas poéticas, algunas de ellas organizadas por Hostería La Bota , algunas más como: Game Over III. Pulquería Insurgentes, Festival Infinito, Poemas y Otros Problemas en (Celaya y Querétaro), Escenario Poético en Tlaxcala, Colectivo Poético de San Miguel de Allende, 10 Poetas al verde vivo en Huerto Roma, Miércoles Itinerantes de Poesía en Bandini, Poesía en voz alta para Bazar de Arte Mexicano y Nuevas Voces de la XVII Feria Internacional del Libro, Zócalo 2017. Algunos de mis poemas fueron publicados en revistas electrónicas como: Cultura Colectiva, Revista La Otra Literatura y Revista Saltapatrás. Autora del poemario “GEMIDOS”, próximo a presentarse el 24 de enero de 2018 en Bandini Espacio Cultural, Ciudad de México y durante el mes de febrero 2018 en varias provincias de España.


Espejismo

Quiero ser la nube rosada

sobre el jardín de niños

empezar a llover

sin que otras nubes

cuestionen por qué

se unan

y comenzar

la verdadera tormenta.

Quiero

cuando seamos charcos

reflejemos

el juego de memorama

las escondidas

marinero que se fue

a la mar y mar y mar

reflejo de la infancia

de los adultos fatigados

de los adultos ocupados

de los adultos tristes

al recoger a sus hijos

en el jardín de niños.

Quiero ser la nube rosada

que organizó

la verdadera tormenta

con sus amigas

nube blanca

nube gris

la nube que se hizo charco reflejo

de nobles recuerdos

atrapados en personas adultas

que miraron de reojo el charco

que inevitablemente pisaron

y los hizo enfadar

al remojar sus zapatos

y los hizo sonreír

al verse en sus hijos

saltando sobre el charco

que fue nube gris

nube blanca

nube rosada

de la verdadera tormenta.


*

A veces o muchas, uno no puede estar para ayudar a la familia,

a los amigos, a nadie.

Lo que pasa es que a veces o muchas,

uno no está ni para ayudarse así mismo,

entonces no queda algo, ni siquiera poco

que compartir desde dentro.

Porque uno está lleno de huecos, huecos con nada

y a la par llenos de una imposibilidad interminable.

Uno está más que derrotado ante las circunstancias invariables,

vulnerable al aleteo de una mosca, al soplar de un ligero viento,

que pueda llegar a derrumbarlo todo, por completo.

A veces o muchas, uno se encuentra tan destruido

que es incapaz de juntar sus trozos

y hacerse un camino con alguien de cómplice,

es por eso que uno construye castillos en el aire,

para trepar y no pisar los pedazos de uno mismo

que pudieran llegar a ser irreparables.

A veces o muchas, uno encuentra su lugar

bajo las mantas de la cama

y se siente a salvo de toda esa guerra

que ocurre al salir de ella,

y entonces uno no sale por días,

y semanas.


*

DECIR LA VERDAD

como quien abre los ojos

así de natural

decir la verdad

llenar los frascos de la alacena

llenarlos de experiencias sin recato

llenarlos de amaneceres.

tardes, noches que se compartieron

con otras personas.

Decir la verdad como decir:

vamos a lavar la ropa

quizá no te guste

pero hagámoslo juntos

decir la verdad como decir:

ayer comí más de la cuenta

y no me siento mal

ayer viaje por no sé cuántas veces

a ese país y la conocí

ayer, y dos y tres días antes la vi y reí,

y compartí mi tiempo con ella, y lo sentí.

Decir la verdad

como quien no teme al detector de mentiras

porque sabe que lo que siente es real,

o no lo sabe y lo que siente es miedo

pero miedo: puede ser sinónimo de afecto.


Vídeo Recomendado

Previo

Todos los trailers de películas y series estrenados en el Super Bowl

Siguiente

La polémica entre Proceso y Ricardo Anaya

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *