La guitarra eléctrica está en agonía: Gibson en bancarrota y el futuro del rock es incierto

¿La guitarra eléctrica está en vías de extinción? ¿O sólo es el cambio de un paradigma en la industria de la música?

En los últimos años se ha hecho evidente un crisis muy grave en el mundo de la música: la guitarra eléctrica está en vías de extinción.  La venta de guitarras eléctricas ha decaído drásticamente, ante el embate de la popularidad cada vez mayor de géneros sintéticos como el hip hop o la música electrónica.

Este hecho contundente se ha reflejado en que una empresa como Gibson se encuentra al borde de la bancarrota. Fundada en 1894 por Orville Gibson, esta empresa es una de las más importantes fabricantes de guitarras eléctricas, y junto con Fender forma parte medular de la historia del rock.

A pesar de que el rock cuenta con millones de fieles seguidores a lo largo del mundo, es cierto que cada vez son menos. Las legiones del rock están menguando, y esto es un hecho doloroso para la industria de la música. La cual mira con agobio el hundimiento de Gibson, una empresa que se destacó por innovar y que ahora está estancada.

Según anunció el Nashville Post, la compañía se enfrenta a una deuda de 375 millones de dólares (alrededor de los 300 millones de euros) que tiene que saldar, como fecha límite, el 23 de julio. Si no consiguiera saldar la deuda antes de la fecha, Gibson podría ser sancionada con una multa de 145 millones de dólares.

Esto no es una sorpresa, la compañía lleva años luchando contra esta situación. Las pérdidas del fabricante de guitarras se deben a las pocas ventas de los modelos más nuevos y los pocos beneficios que obtienen de sus instrumentos de segunda mano, que no han convencido al público tanto como los modelos más clásicos.

Sin embargo, las ventas en picada no son el único problema. Las personas ya no están interesadas en el rock. Este argumento se puede sostener con estadísticas: el año pasado el rap superó al rock como el género de música más escuchado en Estado Unidos.

Según los analistas, ocho de cada 10 artistas más escuchados de 2017 fueron ubicados en la categoría de R&B/hip-hop, al igual que siete de los 10 mejores álbumes. Para corroborar esto basta con echar un vistazo a los nominados y a los ganadores del Grammy tanto en ediciones pasadas como en la edición de este año.

Además de esto, el rock sufre porque no ha habido un cambio generacional adecuado para que los nuevos héroes de la guitarra encabecen las listas de popularidad. Poco a poco van muriendo los grandes rockeros que definieron el género, como Chuck Berry (fallecido en 2017) quien compuso varios himnos que definieron el nacimiento de esta música: Johnny B. GoodeRock and Roll MusicMaybelleneRoll Over BeethovenSweet Little Sixteen

La vieja guardia del rock tendrá que fenecer, esto es un hecho natural e indiscutible. Los ídolos del ayer, nombres como Jimmy Page, Eric Clapton, Jeff Beck, Paul McCartney y Slash (quienes también hicieron de Gibson su marca favorita) han envejeciendo y ponto dirán adiós.

Jack White, quizá el último guitarrista que marcó época, no ha tenido un heredero al cual cederle el fuego de esta antorcha que se va apagando día con día.

Gibson tendrá que mirar hacia los adelantos tecnológicos y a la música hecha en un ordenador. Tal parece que este es el futuro de la música. Así como un día las viejas generaciones veían con recelo a la guitarra eléctrica y se preguntaban con inquietud si eso no destruiría la esencia de la música. Hoy en día, nos preguntamos lo mismo ante la música hecha a través de computadoras.

¿La guitarra eléctrica está en vías de extinción? ¿O sólo es el cambio de un paradigma en la industria de la música? Si la guitarra muere, ¿qué seguirá después?


Vídeo Recomendado

Previo

Firmas del Bronco habrían sido pedidas en nombre de otros aspirantes, reporta Reforma

Siguiente

La belleza de la danza taiwanesa cautivó al público mexicano

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *