Estudiantes se pronuncian contra profesor del Colegio de Geografía de la UNAM

A la comunidad universitaria
A lxs estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras
A la sociedad mexicana

El 15 de enero pasado Jossymar Ordaz, estudiante del programa de maestría de Estudios Latinoamericanos, hizo pública una denuncia por agresión sexual en contra de Héctor Ignacio Martínez Álvarez “Nacho”, estudiante del doctorado en Geografía y profesor de asignatura de la Facultad de Filosofía y Letras en el Colegio de Geografía. La denuncia se viralizó rápidamente por redes sociales y con ella comenzaron a salir más denuncias de mujeres que habían resultado agredidas por él, principalmente a través del acoso, pero también  con humillaciones públicas y agresiones físicas y sexuales como tocamientos, forcejeos y miradas lascivas; varios testimonios refieren que las agresiones se presentaron desde los tiempos en que Héctor Ignacio era estudiante.

Los nexos de Martínez Álvarez con autoridades del colegio de Geografía, en un ejercicio de protectorado, le procuraron la posibilidad de impartir clases en la FFyL y hacerse de una posición de poder que facilitó la frecuencia y gravedad de sus agresiones sexuales y acoso a colegas, profesoras y sus propias alumnas. Hacemos responsable a la Universidad Nacional Autónoma de México por permitir a Héctor Ignacio Martínez Álvarez permanecer protegido y solapado dentro de las aulas, presentando un riesgo para todas las mujeres que lo rodean; de igual modo, hacemos responsable a la institución de haber ignorado el proceso de denuncia que decidió iniciar una alumna de la maestría en Geografía de esta misma universidad en junio de 2016, lo que significa que las autoridades universitarias ya conocían la problemática, pero decidieron hacer caso omiso, entonces nos preguntamos ¿hasta cuándo una denuncia se vuelve relevante para las autoridades de la UNAM?, ¿tiene que existir una agresión física?, ¿debemos esperar a que nuestros compañeros, profesores o trabajadores nos violen para que las autoridades universitarias consideren que es su momento de intervenir?


Publicidad

Responsabilizamos a las autoridades de la UNAM, profesores, administrativos, y funcionarios del colegio de Geografía por haber otorgado un espacio como docente a Hector Ignacio Martinez Álvarez dentro de nuestra facultad, y denunciamos sus intentos por desanimar a las víctimas de la denuncia o dudar de sus historias de violencia; por el contrario, les señalamos como incentivadores y solapadores, como cómplices al colocarlo frente a grupo pese a su comportamiento violento; denunciamos la pasividad y lentitud con que se han dirigido ante este y otros casos de violencia contra las mujeres. Por eso decimos fuerte y claro: las agresiones perpetradas por Héctor Ignacio Martínez Álvarez a las mujeres de la comunidad universitaria son su responsabilidad.

Exigimos la EXPULSIÓN INMEDIATA Y DEFINITIVA de Héctor Ignacio Martínez Álvarez de la UNAM, pues con el historial de denuncias públicas y testimonios por parte de mujeres desde hace casi 10 años, es evidente que continuará haciéndolo con lujo de violencia entre más poder y carrera tenga dentro de nuestra universidad. Lo queremos fuera definitivamente pues conocemos bien el mecanismo de la burocracia universitaria para remover elementos incómodos de las instituciones donde brotan las denuncias, para después reubicarlos en otras instituciones donde siguen incrementando su “prestigio” académico y poder, suponiendo una verdadera amenaza para las mujeres que se ven obligadas a tratar con ellos. Exigimos justicia para las mujeres que hemos sido víctimas de Hector Ignacio Martínez Álvarez a lo largo de todos estos años como estudiante de la licenciatura en Geografía, de la Maestría en Geografía, de profesor del Colegio de Geografía y actualmente como estudiante del doctorado en Geografía, dentro de la misma institución donde una y muchas veces más, hemos sido ignoradas.

Finalmente, hacemos responsable a la UNAM por cualquier represalia contras las denunciantes, acompañantes y personas que se ha solidarizado con este caso.

¡Ni una agresión sin respuesta!
¡Fuera agresores de la UNAM!

Mujeres Organizadas de la Facultad de Filosofía y Letras

Previo

La lucha de la Comunidad de Milpa Alta contra la tala clandestina

Siguiente

<i>Somos el muro</i> es una parodia que nos deja una sonrisa helada