Destacada feminista renuncia a su doctorado Honoris Causa: Protesta contra la UNICACH que pretende otorgarlo también a Cienfuegos

Este viernes, con 20 votos a favor y ocho en contra, el Consejo Universitario de la UNICACH aprobó otorgarle el mencionado reconocimiento al funcionario federal, lo que indignó a la comunidad universitaria. Aunque no se ha dicho cuándo le será entregado, los docentes e investigadores apelaron a la memoria histórica y pidieron no olvidar los graves crímenes de lesa humanidad que las fuerzas armadas han protagonizado en nuestro país.

En un pronunciamiento hecho público, más de 30 universitarios adscritos al Centro de Investigaciones Sociales de México y Centroamérica (CESMECA), ubicado en San Cristóbal de Las Casas, protestaron al conocer la decisión del Consejo Universitario.

“Este tipo de distinción se otorga como un reconocimiento de trayectorias académicas, por su impacto en el conocimiento sobre la cultura, la ciencia y las artes. La trayectoria del general Cienfuegos se circunscribe al ámbito militar y representa el desenvolvimiento de una institución castrense que enfrenta un particular descrédito en el contexto contemporáneo de nuestro país”, aseguraron.

Y agregaron que “después de haber discutido sobre este deplorable acto que contraviene los principios universitarios e institucionales fundamentales, (el CESMECA) se ha pronunciado en contra”.


______

El argumento: “Consideramos que un Doctorado Honoris Causa es un reconocimiento a trayectorias excepcionales en las ciencias, las artes y la cultura, así como a los aportes trascendentales en los distintos campos del conocimiento que permiten la comprensión y el desarrollo pleno y pacífico de las sociedades. Que se rige por principios fundamentados en la ética universitaria, reflejados en el respeto a la colegialidad y la libertad de cátedra, representación democrática y la defensa de un amplio consenso sobre los valores sociales que la vida universitaria representa a través de su institucionalidad. Lo cual implica una construcción del bien común de nuestra sociedad, y, por tanto, la defensa de la vida y la humanidad”.

Cienfuegos es señalado como uno de los responsables de la grave crisis de Derechos Humanos que enfrenta el país, desde que las políticas de Felipe Calderón, llevaron el Ejército a las calles para simular una guerra contra el narcotráfico.

Para los universitarios inconformes, Cienfuegos Zepeda, además de estar al frente de una secretaría del gobierno federal, simboliza a la máxima figura castrense en el país. Por tanto, una distinción académica a la que nos referimos, se extendería a la institución castrense del Estado mexicano.

“Es una institución armada que contraviene al espíritu integral y humanístico de nuestra casa de estudios y que, por tanto, no puede abrazar en su seno haciendo uso de la máxima distinción honorífica en nuestra labor académica”, agregaron*.

La digna respuesta de Mercedes Olivera 

En señal de protesta, Mercedes Olivera Bustamante renunció al grado de Doctora Honoris Causa que le otorgó la Unicach en el 2012.

La destacada antropóloga, ejemplar activista e impulsora de la formación de mujeres indígenas en Derechos Humanos [vital herramienta para fortalecer sus luchas], anunció que renuncia “por congruencia” pues considera que no puede tener un título que tendrá también un general castrense que viola los derechos humanos de los mexicanos e indígenas**.

Para conocer más sobre la trayectoria de la investigadora, recomendamos un artículo sobre su labor titulado: “Aportaciones a una genealogía feminista. La trayectoria política–intelectual de Mercedes Olivera Bustamante”. En dicho texto, Mercedes Olivera es reconocida como una de las académicas feministas vinculadas a proyectos liberatorios, no solamente de las mujeres, sino de sus pueblos enteros.

“En ese sentido resaltamos aquí la larga trayectoria de la doctora Mercedes Olivera como luchadora social, feminista e intelectual. Para las mujeres que hemos estado cercanas al zapatismo en Chiapas y hemos apoyado la lucha por la autonomía de los pueblos indígenas”, escribía Mariana Mora sobre la importante labor de la antropóloga, que hoy destaca por su dignidad frente a la ignominiosa pretensión de una institución que, al premiar a Cienfuegos, sin duda traicionaría los principios básicos sobre los que se debe levantar la educación superior de este país.

Esperamos que el gesto de Olivera Bustamante, sea sólo uno de muchos actos de protesta de la comunidad UNICACH para que al final de todo, la pretensión del rector Rodolfo Calvo Fonseca termine siendo sólo una anécdota más, de las que desnudan la sumisión de quienes terminan dirigiendo algunos de los espacios universitarios más importantes de este país.

Con información de *Proceso y **Monitor Sur.

Previo

La lucha por la liberación del conocimiento científico

Siguiente

Berrinches desde el privilegio: Conoce las Hetero Tears