Un libro recoge la historia de 50 científicas que transformaron el mundo

Rachel Ignotofsky, una ilustradora estadounidense, ha rescatado en su reciente libro  a un ramillete de científicas y tecnólogas que la rompieron con creces en su época. Ejemplos como la invención de un nuevo arco eléctrico, un densímetro, un fármaco contra el herpes zóster, un láser para quitar cataratas, elprimer programa informático, un test psicológico contra el racismo o un laboratorio submarino, entre tantas creaciones salidas de investigadoras con enorme talento, son la muestra de que el sesgo de género en el desarrollo científico y tecnológico, se debe a la distribución de las oportunidades en favor de los hombres, y no a diferencias en las capacidades intelectuales.

Y no solo se trata de inventos, en las aportaciones de las seleccionadas destacan hallazgos de gran calibre como la prueba de la existencia de la materia oscura o el descubrimiento de la telomerasa, amén de valiosas contribuciones en lageometría hiperbólica y la concienciación ecológica.

De la intrahistoria de esos logros nos informan las andanzas de las 50 pioneras recogidas en Mujeres de ciencia. Todas ellas fueron adelantadas en sus respectivas disciplinas, y todas debieron superar los inicuos obstáculos impuestos por el machismo reinante en las academias.


Publicidad

Muchas más que Marie Curie

En el listado figuran celebridades como Marie Curie, Hipatia y Jane Goodall, junto a otras científicas menos conocidas, como la física Katherine Johnson, que calculó la ruta del Apolo XI, o la matemática iraní Maryam Marzajani, la primera galardonada con la Medalla Fields. Por no hablar de revelaciones como Hedy Lamarr, icono erótico de Hollywood y coautora de la patente del espectro ensanchado base de la comunicación inalámbrica; o las biografiadas que desarrollaron sus carreras en fructífero tándem con sus compañeros (Katia y Maurice Krafft; May-Britt y Edvard Moser…), aunque no falta algún desagradecido que se aprovechó de las ideas de su brillante esposa.

El tono edificante de los itinerarios vitales, reforzado por los candorosos dibujos, no basta para sofocar la indignación que provoca el ninguneo al que fueron sometidas casi la totalidad de las protagonistas: el veto a clases de ciencia, laboratorios, despachos, publicaciones y no digamos posiciones académicas; una indignación equiparable a la admiración que suscitan las maneras con las que supieron colarse por los intersticios del sistema y sacar adelante sus investigaciones.

<p>Cubierta del libro de la editorial Nordica.</p>

Por inercia cultural, la compiladora aplica el modelo tradicional de biografía científica, cristalizado en el siglo XIX bajo el influjo de las hagiografías. Al modo de los relatos de la vida y milagro de los santos, Ignotofsky nos presenta mujeres que de pequeñas sintieron la llamada de la vocación, enfrentaron ingentes trabas que pusieron a prueba su voluntad y finalmente alcanzaron la ‘santidad’; es decir, rompieron el techo de cristal y obtuvieron reconocimiento por sus méritos.

El recurso a un tipo de biografía obsoleto que lo fía todo al voluntarismo indidualista deja en la sombra los condicionantes sociales y culturales de los que depende en última instancia el triunfo en la actividad científica. En los casos ejemplares que se nos relatan, esos condicionantes se concretaban en ambientes familiares propicios –no es causal la alta proporción de investigadoras de origen judío–, y marcos nacionales que, pese a las cortapisas patriarcales, no impedían cierto protagonismo femenino. ¿No serían convenientes narrativas menos exitistas que dieran cuenta de los complejos entornos que enfrentaron y enfrentan aquellas que quieren dedicarse a la ciencia?

Para chicas y chicos

Sacando esa objeción, cabe decir que, en un momento en que la sociedad y los medios de comunicación lentamente toman conciencia de la necesidad de visibilizar a las científicas, este homenaje ilustrado, sazonado de datos y hechos curiosos y complementado con gráficos sobre la desigualdad de género en la ciencia, cumple sobradamente un papel pedagógico y estimulante.

Pese a que la autora ha buscado la diversidad, la mayoría de las reseñadas procede de Estados Unidos y el Reino Unido o se radicaron en esos países. No estaría mal que alguien tomara el testigo y preparase una obra similar en honor de las científicas y tecnólogas de nuestras latitudes.

Profusamente coloridas, las minibiografías entran por los ojos gracias al despliegue de recursos procedentes del cómic y del trazo naif de la ilustración infantil, cuyo atractivo se ve realzado por la calidad del papel y la impresión que caracterizan a los libros de Nórdica.

Ignotofsky expresa su “esperanza de que este libro anime a niñas y mujeres a dejarse llevar por sus pasiones y sueños”. Sin duda, sus virtudes hacen de él un regalo adecuado para chicas en edad escolar –sobre todo estudiantes de secundaria–y también para sus compañeros, pues no solo las jóvenes requieren modelos femeninos positivos; también los necesitan los chicos, si es que queremos librarnos de los prejuicios misóginos.

Con información de Pablo Francescutti y Agencia SINC

Previo

El dinero heredado es el principal "talento" de los futuros innovadores

Siguiente

La brecha salarial entre hombres y mujeres fue erradicada... pero en Islandia