¿Es ilegal desarrollar videojuegos en Venezuela? Sólo para algunos

Hace una década todavía era un sueño guajiro que creadores multimedia latinoamericanos pudieran comercializar videojuegos en consolas comerciales de última generación y en tiendas masivas, de manera legal. Sin rom hacks o repositorios oscuros para computadora. Hoy, gracias a los mercados en línea de Android, iOS, PlayStation, Xbox o hasta Steam para PC, es posible que cualquier desarrollador del mundo (luego de un proceso de aprobación en el caso de las consolas), pueda ofrecer sus videojuegos a jugadores de todo el mundo.

Resulta que en Venezuela desarrollar videojuegos puede llevarte a ser un enemigo del gobierno y hasta ir a prisión. Leemos en el medio chileno Pousta la historia de Leonardo Quintero, un programador que junto a su equipo de LQProWeb generó un producto llamado Chavista Attack. Este título para celulares era un juego de disparos en el que el protagonista podía acabar con ejercitos chavistas “que intentan hacerse del control de la Asamblea”.


______

Sobra decir que esto no puso de buenas al gobierno de Venezuela y fue así como Leonardo Quintero fue fichado por la policía, que bien podría sonar a una nota de broma o una distopía (como dicen en Pousta) pero es tan real que el New York Times lo ha reportado.

La historia de porqué el gobierno de Nicolás Maduro, y antes el de Hugo Chávez, están en contra de este medio de entretenimiento tiene sus raíces en una ironía: un título llamado Mercenaries 2 que sitúa una fantasía violenta en Venezuela, mostrando un territorio peligroso pero -ojo- dónde los villanos son los estadounidenses. Luego de que el Estado se enterara, se expidió una ley contra los videojuegos bélicos, la cual tuvo consecuencias desastrosas para la pequeña industria de desarrolladores locales. Y ha permitido que se persiga a creadores cuyos contenidos no sean del agrado del gobierno

PARA LEER [COMPLETO]: En Venezuela es ilegal hacer videojuegos y Venezuela contra los videojuegos

Previo

Exigen #JusticiaParaAdán: El biólogo Adán Gómez es asesinado en Chiapas

Siguiente

Eminem como estratega de comunicación política