Mientras en Hollywood luchan contra el acoso sexual, en Francia defienden la “seducción insistente”

En Francia, un colectivo formado por un centenar de artistas e intelectuales tomó este martes la dirección contraria a Hollywood y el movimiento #MeToo al firmar un manifiesto opuesto al clima de “puritanismo” sexual que habría desatado la ola de acusaciones y revelaciones de abuso en la industria del entretenimiento anglosajón. Desde octubre/noviembre parecería que cada semana hay un nuevo hombre en la industria del cine, música o televisión que es acusado de abuso sexual. Por ejemplo, estos días el foco ha ido hacía James Franco, para quien no son ajenos estos rumores ya que él mismo ha admitido ir tras chicas menores de edad.

Para lo respectivo a Francia, citamos desde El País la nota y parte del discurso, el cual es firmado por muchas prominentes figuras de la cultura en dicha nación:

La tribuna, publicada en el diario Le Monde, está firmada por conocidas personalidades de la cultura francesa, como la actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet, la cantante Ingrid Caven, la editora Joëlle Losfeld, la cineasta Brigitte Sy, la artista Gloria Friedmann o la ilustradora Stéphanie Blake.


Publicidad

“La violación es un crimen. Pero la seducción insistente o torpe no es un delito, ni la galantería una agresión machista. Desde el caso Weinstein se ha producido una toma de conciencia sobre la violencia sexual ejercida contra las mujeres, especialmente en el marco profesional, donde ciertos hombres abusan de su poder. Eso era necesario. Pero esta liberación de la palabra se transforma en lo contrario: se nos ordena hablar como es debido y callarnos lo que moleste, y quienes se niegan a plegarse ante esas órdenes son vistas como traidoras y cómplices”

El reporte del diario español le pone piernas a lo que varios lectores pueden estar pensando ya que la nota editorializa sin rodeos y plantea que varias de las firmantes hasta este momento no había emanado opiniones “contrarias a ciertas luchas del feminismo”.

Algunos de los argumentos de los abajofirmantes es que la supuesta cacería de brujas  que plantean “podría tener repercusiones en la producción cultural” ya que -por ejemplo- en trabajos de ficción se tendría que moderar el machismo de ciertos personajes masculinos o bien tratar con mayor sensibilidad los arcos argumentales de las mujeres.  ¿Qué reacción hubo en redes por parte de la comunidad #woke? Citamos, otra vez, de  El País:

El texto generó este martes malestar entre las asociaciones feministas en Francia, que lo atacaron en las redes sociales. “Indignante. A contracorriente de la toma de conciencia actual, algunas mujeres defienden la impunidad de los agresores y atacan a las feministas”, declaró la asociación Osez le féminisme. 

Mientras tanto, ya el día de hoy El Mundo tiene más respuestas de feministas a la polémica carta del colectivo francés:

“Cada vez que se avanza hacia la igualdad, aunque sea medio milímetro, hay almas buenas que nos advierten inmediatamente de que podríamos caer en el exceso”, afirman estas mujeres firmantes de un texto publicado en el sitio francetvinfo.

Consideran que la mayor parte de personalidades citadas en Le Monde son “reincidentes en materia de defensa de pedocriminales o de apología de la violación” y utilizan su “visibilidad mediática para banalizar la violencia sexual” y “desprecian el hecho de que millones de mujeres sufran o hayan sufrido este tipo de violencia”.

Previo

Los pinceles de la Naturaleza

Siguiente

Radiohead alguna vez fue acusado de plagio, como ellos ahora con Lana Del Rey