Más allá del muro de piedra, el adiós de la escritora Ursula K. Le Guin

A los 88 años de edad, el 23 de enero ha partido de este mundo Ursula K. Le Guin, escritora de ciencia ficción y fantasía. Una de sus novelas más famosas es: 'La mano izquierda de la oscuridad'

Por Eduardo R. Gutiérrez*

“Bueno, al principio, ya sabes, cuando todo comenzó, éramos todos iguales, toda la gente y todos los animales, hacíamos las mismas cosas. Después aprendimos a morir. Y entonces aprendimos a renacer.”

Pasaje de En el otro viento, Ursula K. Le Guin

A los 88 años de edad, el 23 de enero ha partido de este mundo Ursula K. Le Guin, escritora de ciencia ficción y fantasía. Ella misma se definía como “feminista, conservacionista, ecologista, norteamericana, apasionadamente comprometida con la literatura, paisaje y vida de la Costa Oste”.

Durante su vida fue galardonada y premiada con: el National Book Award, el American Book Award, el World Fantasy Award, numerosos Hugo y Nebula y en el año 2001 recibió el SF Hall of Fame por toda su carrera.

Hija de un eminente antropólogo y una escritora, creció rodeada por mitos y leyendas de todo el mundo, sus estudios universitarios se enfocaron en la literatura romance de la Edad Media y el Renacimiento, estudió en Francia donde conoció a su marido y regresó a su país para impartir clases de francés y de literatura.

En la ciencia ficción una de sus novelas más famosas es: La mano izquierda de la oscuridad, donde explora el amor y como es posible enamorarse de ese Otro sin importar su género y especie; con un ambiente político lleno de intrigas y misticismo. Consideraba que la ciencia ficción es una metáfora de la vida.

Y en la fantasía se consagró con su saga de Terramar: Un mago de Terramar (1968), Las tumbas de Atuan (1971), La costa más lejana (1972), Tehanu (1990) Cuentos de Terramar (1999) y En el otro viento (2001). A diferencia de lo que entendemos como una saga actualmente, ya saben: sacar la mayoría de libros sobre un personaje que peguen y vendan; ella jamás trato de esa forma su historia sobre Terramar, siempre fue esa viajera y cronista de ese archipiélago habitado por magos, dragones, sacerdotisas, pueblos guerreros y pescadores.

“La manera cómo uno investiga una historia inexistente es contar la historia y descubrir qué sucedió. Creo que esto no es muy diferente a lo que hacen los historiadores del supuesto mundo real.” Algo que escribe en el prólogo de Cuentos de Terramar, donde aprovecha para hacer una certera reflexión sobre la fantasía, la imaginación y el capitalismo: menciona que en una época tan llena de cambios masivos y transformaciones morales y mentales, los arquetipos empiezan a estorbar porque son inalterables, mas los anhelamos, tanto que regresamos a esos reinos de fantasía plagados de viejas historias, leyendas y mitos; para buscar una estabilidad fundada en antiguas verdades y simplicidades inmutables. Pero “las fábricas del capitalismo se las proporciona. La oferta satisface la demanda. La fantasía se convierte en un producto, en una industria.

La fantasía hecha producto no acarrea riesgo alguno: no inventa nada, sino que imita y trivializa. Comienza por privar a las viejas historias de su complejidad intelectual y ética, convirtiendo su acción en violencia, a sus actores en muñecos, y a la verdad que revelan en un cliché sentimental.”

Esta reflexión la cierra diciendo que la imaginación perdurará a esta explotación industrializada de lo fantástico, ya que habitamos ambos mundos, tanto los reales como los ficticios; porque la memoria es una forma de imaginación. Ursula amó visitar su mundo fantástico y contemplar los cambios y las historias que allí había por descubrir; para invitarnos a conocerlo y reconocernos en Terramar. Ahora ha cruzado el muro de piedra para seguir registrando cada acontecimiento, porque “nadie puede explicar un dragón”, salvo una antropóloga de la ciencia ficción y la fantasía.

_____

_____

 


*Eduardo R. Gutiérrez, integrante del seminario de Estéticas de Ciencia Ficción,  encargado del Twitter de Tinta Chida y un poeta de minificciones y micro-versos fantásticos.

Previo

Aspirantes de Jalisco en Facebook: ¿Quién es el más influyente?

Siguiente

Fallece la poeta nicaragüense Claribel Alegría, tres poemas para recordarla

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *