‘El ruido generado por el choque de los cuerpos’ inunda la explanada de Bellas Artes

Suspendidas en un tiempo aparentemente paralelo, tres figuras humanas envueltas en un fino velo parten en viaje, y lo hacen paradas sobre una barca casi deshecha. Para su autor, Jorge Marín, esta pieza titulada El ruido generado por el choque de los cuerpos, nos recuerda los viajes míticos del barquero Caronte por los ríos griegos hacia el Hades, y “representa los cambios que vivimos en la actualidad”.

Esta obra, que se inauguró ayer en la explanada del Palacio de Bellas Artes, es una escultura de más de mil kilogramos que, de acuerdo con Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), invita a que “el público pueda hacer una reinterpretación de lo que más le conmueve. Una obra que nos transmite múltiples sensaciones”.

La funcionaria, acompañada por el creador, así como por Magdalena Zavala, coordinadora nacional de Artes Visuales y Miguel Fernández Félix, director del Museo del Palacio de Bellas Artes, destacó que esta pieza representa “el trabajo de uno de los más importantes artistas contemporáneos de México”.

Según Zavala, la presentación de esta obra en un espacio público se enmarca en los esfuerzos del INBA por acercar el arte al público mexicano. “A través de esta exposición se hace reconocimiento a los grandes artistas del país. Esta presentación se enmarca en el trabajo que hemos realizado durante el año y que Jorge Marín lo culmina, resultado de pensar cómo acercarnos al público, cómo introducir otras formas de ver el arte y acercarlos al Palacio de Bellas Artes”. 

En su oportunidad, Félix Fernández subrayó que también esta escultura muestra el interés del artista por tener un diálogo con la ciudadanía y los espacios públicos. “Solo hay que recordar su obra Alas de México, la cual ha viajado a diversas partes del mundo. Para nosotros es un orgullo y es muy interesante tener en el Palacio de Bellas Artes el nuevo paradigma que nos plantea con El ruido generado por el choque de los cuerpos.

“Ver estos cuatro elementos: una barca, que proyecta la idea de fluidez, contrastada con tres personajes hieráticos y velados, concuerda con la idea del artista en dejar que el espectador interprete, de acuerdo con lo que quiere ver, no ve o desea ver”, comentó Fernández.

En el evento, el artista Jorge Marín expresó que la obra representa “el momento de cambio que estoy viviendo, pero también representa a la Ciudad de México y es también la fotografía de mi estado (Michoacán)”.

“La obra le dice a cada uno lo que le tenga que decir. Invito a que todo mundo pase por aquí, tratando de no pensar en el título, pero convocando lo que les haga sentir, las inquietudes que les provoca. Para mí es una obra hecha a la medida de quien la quiera observar, porque cada uno tiene que construir su diálogo”, expresó el artista. 

Sobre el diseño, Marín detalló que la pensó desde la pluralidad que evoca la explanada del coloso de mármol. “Este es un espacio muy diverso, por eso tenía que buscar la manera de representar lo que es mi momento histórico en este país, pero también para que, desde lo individual, la gente pudiera apropiarse de la pieza, por eso en ella hay íconos universales que a todo mundo motivan, usados de una forma inquietante e inusual”

“Estamos en un momento muy especial, de crisálida; algo se está generando en el fondo de todos nosotros como individuos y como comunidad que es muy evidente. Es un cambio esperanzador que espero salga de esas figuras veladas, porque somos una nación joven y tenemos mucho futuro. Para mí, la pieza es un mensaje esperanzador, con miras a construirnos como una nación fuerte”, concluyó Marín.

 

 


Vídeo Recomendado

Previo

Identifican las bases cerebrales de las emociones humanas

Siguiente

Escuchar música mejora nuestra memoria

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *